Gerardo Tecé: «es más probable el trifachito que una coalición de izquierdas que el PSOE no quiere»

¡Hoy para todos ustedes tenemos el placer de presentaros a una modelo y actriz que….! No, ahora enserio, que esto no está como para tomárselo a cachondeo. O bueno sí. El humor sagaz, corrosivo y verdaderamente certero, aunque con dosis de realidad política, es la herramienta de trabajo del polifacético Gerardo Tecé, o así se le conoce en las redes (@gerardotc).

Andaluz y periférico, así se define en su cuenta de Tuiter, «observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto» a través de sus brillantes columnas en CTXT. También escribe para el Late Night de Andreu Buenafuente, Late Motiv, y en la Agencia Plop, junto con @norcoreano y @diostuitero. Hoy, un poco más serio, aunque en ningún caso aburrido o distante, dispuesto a analizar el panorama político.

Sin más dilación y en frío, que hoy el día pinta helado, pasamos a las cuestiones que por aquí acontecen. Haciendo un repaso general a la campaña electoral, ¿tu opinión al respecto podría definirse tal y como culminaste tu columna entorno al debate, con un: «hasta los cojones»? ¿»Hasta los cojones» de qué exactamente?

Pues sí. En esta columna, que escribí el otro día en CTXT, a la que haces referencia, hablaba de Estanislao Figueras que fue el primer presidente de la Primera República Española que terminó su mandato diciendo esta frase: «Voy a ser franco con todos ustedes, estoy «hasta los cojones» de todos nosotros».

El hombre lo decía porque estaba ya harto de no llegar a ningún acuerdo, que fuera imposible el debate y que no se pudiera llegar a ningún tipo de pacto mínimo con las otras fuerzas. Y a esto me refería un poco. Estamos en una situación en la que el bloqueo, del que hablan las televisiones y tal, que en los grandes medios siempre se habla de esta manera poco profunda o con poco sentido.

Bloqueo porque no sale un nuevo presidente, pero bueno va más allá porque desde la izquierda no se están articulando posibilidades de hacerle frente a la extrema derecha y a sus socios, que también están cada vez más a la derecha. Y me refería un poco a eso.

>>Democracia en España: ¿qué significan cuatro procesos electorales en dos años?<<

La situación es un «hasta los cojones» porque nos plantamos ante otro nuevo debate en televisión en el cual ya nos sabemos las posturas de cada uno. Es como si fuéramos los espectadores de un circo del cual ya nos sabemos cada truco y cada número.

No nos sorprende, sin embargo ellos siguen jugando a sorprendernos y quizá les funcione, pero… Sí, yo me refería a ese «hasta los cojones«, no «hasta los cojones» de la política. La política es necesaria. Es hacia este tipo de política, me refiero al gesto, el movimiento de manos, de Rivera enseñando la cartulina, de política vacía, la política de la nada.

Yo creo que esto se está notando cada vez más. Ahora partidos honestos, digamos, que en estos momentos, creo que hay dos. Entiendo que por un lado lo es Unidas Podemos, que tiene un programa que va de frente y que explica lo que harían, y por otro lado está la extrema derecha, está VOX, que también tiene un programa honesto y no se esconde, dice lo que quieren hacer y cómo lo quieren hacer, y es bastante claro, no ocultan que son extrema derecha y lo demuestran cada día. Estos dos no juegan al juego político de la nada.

En la anterior respuesta haces referencia a los grandes medios de comunicación y esbozas un poco cómo esta montado esto para favorecer las campañas políticas que defines vacías, de la nada. Respecto a estos grandes medios y en relación con las últimas elecciones y los últimos sondeos ¿consideras que la cobertura mediática que cada partido ha recibido ha sido adecuada?

Pues hombre… Aquí hay varias lecturas. En España los medios son privados, todos están centrados en dos grandes grupos de comunicación que manejan la opinión pública y que, como medios privados tienen sus intereses particulares y le dan la voz, y la forma de la voz, a quién quieren y como quieren.
Efectivamente no vas a esperar que partidos que quieren impugnar el «status quo» vayan a tener un beneficio por parte de estos medios de comunicación, que son «status quo«. Otra lectura es por ejemplo, partidos como VOX, volvemos a esta dualidad, en según que países europeos no tendrían ese favor y esa cobertura.
No se, no sigo la televisión de Francia pero me cuesta imaginarme a Marie Le Pen bailando con Trancas y Barrancas. No sé si se hará eh, quizá se haga pero desde luego hay otra cultura. En Europa se tiene claro que la extrema derecha es un peligro que tarde o temprano crea problemas bastante graves en un país y entonces se la trata como eso, como un problema.
En España no porque la extrema derecha ha vivido siempre. Salimos de ahí. En España no hubo una ruptura con el régimen anterior sino una transición, que como la propia palabra indica es un cambio de estado de lo mismo. Partiendo de esa base tenemos que entender que los medios de comunicación vienen de donde vienen, de los movimientos económicos que vienen y tienen la mentalidad que tienen. Esa mentalidad no pasa por tener claro que tienen que señalar a la extrema derecha y que tienen que tener un poco de responsabilidad social.
Hablas de los movimientos económicos de los que provienen los medios de comunicación y sobre esto cabe preguntarse ¿qué influencia tiene el Ibex 35 y las grandes potencias a la hora de presentar la realidad política? ¿Sus medios de comunicación son capaces de generar una opinión tangible sobre lo que ellos desean? Es decir, ¿realmente influyen en la opinión de la gente?
Por supuesto. Quienes tenemos cierta edad y vivimos en el mundo, por ejemplo, de las redes sociales nos creemos que todas las elecciones las va a ganar Alberto Garzón. Cuando llegan las elecciones solo estamos rodeados de gente que le encanta o que le gusta Garzón o cualquier otro político de izquierdas joven, pero la realidad es otra.
La realidad es que España sigue votando de cierta manera y sigue teniendo como referente ciertos medios de comunicación.
Probablemente Ana Rosa Quintana tenga más influencia que cualquier cabecera de un periódico digital. Muchísima más. Una entrevista por la mañana puede blanquear al fascismo, puede condenar al partido que ella considere que debe condenar y con esa calidad, digamos, democrática nos movemos.
El Ibex, como dueño de empresas que tienen medios de comunicación, por supuesto que es responsable. Yo creo que España tiene un problema muy jodido de democracia que es que, igual que en cualquier estado se debería producir la separación de poderes, en la política también se deberían producir la separación de poderes y los medios de comunicación deberían vigilar al poder político y no trabajar para él mediante empresas que tienen intereses.
Es decir, es un circulo vicioso de puertas giratorias, medios de comunicación, funciones publicitarias y favores a bancos que tiene al sistema herido gravemente. Entonces sabiendo esto hay que moverse, no queda mas alternativa que refugiarse en medios libres como ElEstado.Net o en el que yo trabajo, CTXT, que tienen esa voz distinta y allí tenemos esa voz pequeñita, pero tenemos esa voz y esperemos que sea una cuestión generacional. Es necesario que el cambio este se vaya produciendo.
Mientras, sí, el Ibex tiene una capacidad de influencia grandísima y sus medios de comunicación también.
Has hablado sobre cómo influyen los medios de comunicación en favor de la ultraderecha, pero en esta campaña quién también ha gozado del beneplácito de los medios, a mi parecer, ha sido Errejón. Así que en relación a lo anterior, y sin acritud, ¿que opinión te merece el partido de Íñigo Errejón y que pretende con su estrategia?
Pregunta complicada, no quiero mojarme mucho porque no… Voy a ser honesto, sin mojarme mucho porque tampoco lo conozco. Creo que aquí han pasado dos cosas, creo que en la división interna de Unidas Podemos que Errejón tenga un partido propio, es un error muy grande por parte de quienes mandaban en Unidas Podemos en el momento en que Errejón decide que tiene que irse para hacer un partido propio.
Es decir, si Pablo Iglesias es el líder de Podemos tiene que preocuparse de que en Podemos estén representadas más sensibilidades que la suya y la de su entorno para hacer el partido más grande, más funcional y más adaptado a la sociedad.
Creo que ese es el error de Pablo Iglesias. Creo también que el movimiento posterior de Errejón es muy oportunista y que como tal la gente lo va a percibir. Creo que como tal Errejón nunca tendría que haber creado su propia plataforma a unos días de las elecciones de Madrid, y creo que eso supuso un golpe interno que es un «pecado» tan grande. Tan grande como el hecho de que Iglesias no supiera integrar a Errejón.
Creo que ambos tienen culpa. Creo que el momento que ha elegido Errejón para presentarse a elecciones no es bueno. Creo que el hecho de que grandes medios de comunicación lo apoyen de esa manera no es bueno ni para el propio partido de Errejón, ni para los votantes con cierta tendencia a poder votar tanto a uno como a otro.
Y cuando hablo de uno o otro me refiero a Pablo Iglesias o Errejón. Creo que en este momento de «batalla social» no era el momento, pero entiendo que Errejón es un político y que había, como ellos lo llaman, una ventana de oportunidad que como político tenía que aprovecharla.

Te has referido a los problemas que han supuesto está confrontación entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias ¿consideras que ha sabido Unidas Podemos hacer frente a los escollos que su fragmentación ha supuesto?

Creo que no, creo que Unidas Podemos no ha sabido gestionar esta fragmentación y… No es por ser equidistante en este asunto, es por intentar ser objetivo, y creo que Pablo Iglesias tenía la responsabilidad de que Errejón no terminase yéndose y Errejón tiene la responsabilidad de haberse ido de una manera que no debía haberlo hecho.

No me parece justa, no para Pablo Iglesias, sino para la gente que de una manera está detrás de ese proyecto. Y cuando hablo de gente hablo de gente en el sentido estricto, de los votantes y simpatizantes, gente que aporta su dinero y sus historias.

Finalmente, para terminar, tras haber hecho un poco de análisis y contextualización de la realidad actual y haciendo un poco de trabajo adivinatorio, ¿qué panorama nos vamos a encontrar a nivel social y político después de las elecciones?
Pues… Trabajo adivinatorio no puedo hacer, pero sí me puedo basar en lo que se supone que va a pasar o en lo que creo que puede pasar. Creo que Pedro Sánchez se ha equivocado. O bueno… No se ha equivocado, sino que hace lo que cree que debe hacer teniendo en cuenta que su norte nunca fue hacer una coalición de izquierdas.
Cuando tu no quieres hacer una coalición de izquierdas porque prefieres tener de tu lado los poderes económicos… Pedro Sánchez llegó denunciando estos poderes económicos, pero ahora ha decidido que él ya no es aquel candidato sino un presidente del gobierno, y se quiere vestir como un líder europeo además.
Pedro Sánchez quiere subir muchos escalones en muy poco tiempo y la única forma de hacerlo es con la aceptación de los poderes económicos y para eso el sabe que no puede tener como socio a un partido que quiere impugnar algunas injusticias del sistema.
Entonces, él prefiere someterse, y someternos a todos, a unas nuevas elecciones en las que va a crecer la extrema derecha, va a crecer el PP y probablemente el PSOE, yo creo, perderá fuerza y veamos si no hay una sorpresa mayor. Unidas Podemos según las encuestas se mantendrá, más o menos. Creo que se cerrarán muchas filas entorno a Unidas Podemos por que creo que no es complicado darse cuenta de lo que pasó en las negociaciones, en las que Unidas Podemos hizo lo posible, cometiendo sus errores y pecando de inocencia, pero no hubo un calculo como el que si tenía el PSOE, y creo que eso le va a repercutir al PSOE.
Así que con este panorama nos encontraremos, para los que tememos a la extrema derecha, la misma situación que en las elecciones anteriores. Es decir, dos bloques de los cuales ninguno suma mayoría. Solo que hay una diferencia, que un bloque todos están bien dispuestos a pactar entre ellos si dieran los números, y es el de las derechas.
En el bloque de la izquierda no, ya que el principal no quiere eso. Así que depende del resultado que nos encontremos, Pedro Sánchez, que se mueve únicamente por intereses que tienen que ver con su imagen y su gestión personal, entenderá que tiene que hacer una cosa u otra.
Yo he visto a Pedro Sánchez con el puño en alto cantando la internacional y lo vi el otro día defendiendo a Amancio Ortega sin que nadie hubiera atacado a Amancio Ortega. Así que no sé… Con Pedro Sánchez es imprevisible y puedes encontrártelo levantando el puño dentro de un mes si las cuentas son las que necesita.
Yo dudo, creo incluso que es más probable que vayamos a unas terceras elecciones o que haya una coalición PSOE y PP o que incluso se produzca la sorpresa y tengamos «trifachito«. No lo se, cualquiera de esas opciones me parece más probable que una coalición de izquierdas que el PSOE ha demostrado que no quiere.

Queremos leer tu opinión.