La hegemonía política de Núñez Feijóo en Galicia. ¿Hacia un cuarto mandato?

Situación política actual de Galicia

Todos los sondeos publicados hasta la fecha dan al Partido Popular y a Núñez Feijóo una nueva mayoría absoluta. Aunque sea “por los pelos”,la única que mantendrían los populares en una comunidad autónoma, aunque cayendo en su porcentaje de votos. A esto se une el problema de conseguir el apoyo de ningún partido político para la investidura. Pues parece que el resto del espectro de la derecha (Ciudadanos y VOX), no tendrán representación suficiente para entrar en el nuevo Parlamento gallego.

El Partido Socialista de Galicia, por su parte, llega a las autonómicas en un buen momento, después de conseguir el gobierno central. Y no dejan pasar ninguna oportunidad para recalcar la necesidad de dar un cambio de aires a la política gallega, señalando también que el “ciclo” de Núñez Feijóo debe acabarse. Con los cambios internos producidos en el PSdeG, en octubre de 2017, la situación parece haber mejorado para los socialistas. Esta tendencia se plasmó en las elecciones generales del 28 de abril, cuando el PSdeG consiguió desbancar al PP como primera fuerza política gallega. Además, la unión de PSdeG y BNG podría permitir superar a Núñez Feijóo en la presidencia de la Xunta.

También el BNG mantiene una tendencia al alza desde las últimas elecciones, lo que le permitiría convertirse en el tercer partido, tras el PSdeG, y podrían desbancar al PP, gracias a un pacto entre esas dos formaciones.

>Carolina Bescansa sale derrotada en las primarias de Podemos Galicia<<

Los resultados que se predican en las encuestas parecen ser el reflejo de la valoración que los líderes políticos gallegos encuentran entre su electorado. Núñez Feijóo se ha mantenido como presidente de la Xunta, con mayoría absoluta, durante los últimos 11 años, y ha logrado la mejor valoración en las últimas encuestas, por encima del resto de candidatos de las otras fuerzas políticas.

Los votantes del PP también han apoyado la postura negativa de Núñez Feijóo frente a la propuesta de pactar con la formación naranja de Ciudadanos, y eso ha reforzado su postura en la convocatoria electoral, frente a la dirección nacional el partido.

Razones del liderazgo

El PP se presenta a las elecciones reforzado por el hecho de ser el único partido de derecha que se presenta con un liderazgo claro y un proyecto con recorrido visible. Eso ha servido a Núñez Feijóo a hacer un llamamiento al voto útil entre los votantes de centro-derecha, derecha y extrema derecha. Así espera aglutinar los votos que se pierden de Ciudadanos o VOX (que no presentan un candidato a la presidencia de la Xunta). Además, VOX sigue teniendo unos resultados totalmente marginales en Galicia. Esos votos pueden ser clave para evitar que la Xunta quede en manos de la izquierda.

Sin embargo, en el caso de que VOX consiga unos buenos resultados sería a costa de los votantes del PP más conservadores, lo que perjudicaría al candidato popular.

A pesar de todo, parece que los gallegos apostarán, una vez más, por la continuidad que suponen el PP y Núñez Feijóo. Y eso, teniendo en cuenta que la mayoría de los encuestados en esos sondeos han manifestado que consideran la situación política actual en Galicia como “mala” o “muy mala”.

Las políticas de Núñez Feijóo

Desde la convocatoria de las nuevas elecciones autonómicas, Núñez Feijóo ha variado su forma de actuar ante los electores: ha comenzado a dejarse ver en cafeterías, parques, etc., de diversas localidades gallegas. Es decir, está intentando, nuevamente, dejar atrás la imagen institucionalizada del presidente de la Xunta. Para transformarse en un líder cercano y campechano, que siempre está dispuesto al “cara a cara” con la ciudadanía.

Esta estrategia le ha dado réditos electorales anteriormente. Por ejemplo, en las autonómicas de 2016 recorrió Galicia conversando con los vecinos de los pueblos más pequeños. Un sistema que busca la cercanía y convencer a personas que, en otro caso, no asistirían a sus mítines. Esta estrategia del “cara a cara” no quiere decir que se abandonen los grandes mítines o los encuentros con los principales sectores sociales, económicos y políticos gallegos. Se trata de una combinación de ambos elementos. Tras un mitin multitudinario recala en un café para darse un pequeño baño de pequeñas masas, que pueden tomarse un café con el candidato.

El segundo aspecto más importante de esta estrategia, además de su búsqueda de la cercanía, es la centralidad de la figura del “líder” Núñez Feijóo. Las siglas del partido se desvanecen, frente a la figura de Núñez Feijóo, que se ha convertido en la auténtica marca electoral del partido.

Todo esto va acompañado por un discurso populista, en el que destacan sus propuestas de “apostar por los servicios públicos”. Eso, a pesar de las políticas populares, que siempre han buscado la privatización de esos servicios públicos. Una política que tantos problemas está dando, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, ante el problema del coronavirus.

El proyecto político de Feijóo

El proyecto político de Núñez Feijóo se caracteriza, en primer lugar, por el hecho de que es totalmente diferente al del resto del partido en otras comunidades o a nivel nacional. Su proyecto se basa en la moderación de sus políticas, el regionalismo y, por encima de todo, la falta de competencia política dentro del espectro de la derecha. Ese regionalismo se basa en un galleguismo que no se identifica en exclusiva con el nacionalismo, tal como se entiende en otras comunidades españolas.

Esto le ha permitido convertirse en un contrapeso dentro de su propio partido, a nivel nacional, sobre todo ante los planteamientos más conservadores de la dirección nacional de Génova. Las políticas más cercanas a la extrema derecha del PP pueden hacer que Núñez Feijóo pierda votos por el centro y entre los sectores de extrema derecha. Estos pueden verse atraídos por la “marca verde” de VOX, en lugar de la “marca blanca” del PP.

En su intento de aglutinar el voto de la derecha, Núñez Feijóo ha iniciado una campaña frontal, de corte incluso ideológico, con los dirigentes de VOX. Con ese movimiento, intenta aglutinar el voto de centro más moderado del espectro conservador.

Los votos que Núñez Feijóo necesita para afianzar su mayoría los está buscando entre el nacionalismo galleguista de centro. Pero también entre sectores del PSOE que se demuestran dispuestos a votar a Núñez Feijóo (no así al PP). Eso se basa en el discurso de que a la izquierda sólo se le puede ganar desde el centro, pero también reconociendo que la diversidad en España es una realidad. Por eso, su discurso del “voto útil”, dirigido al espectro de la derecha, espera conseguir convencer a esos sectores para votarle.

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctor en Historia Moderna y Contemporánea, especializado en nazismo. Intento mantener viva la memoria de los que desaparecieron.
Redactor de El Estado.

Miquel de Toro

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctor en Historia Moderna y Contemporánea, especializado en nazismo. Intento mantener viva la memoria de los que desaparecieron. Redactor de El Estado.

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: