La victoria de Pablo Iglesias

La táctica de Pablo Iglesias desde el pasado mes de marzo estaba clara y se dirigía a una entrada suya, de dirigentes su formación (Podemos), y de su coalición electoral (Unidas Podemos) en el ejecutivo de España.

Su estrategia fue invariable en favor de la consecución de esos objetivos. No importó que llegasen momentos en los que todo parecía estar en contra por la resistencia mediática del PSOE, ni tampoco durante las intensas campañas de manipulación mediática que lo señalaban a él como el culpable de que no hubiera un gobierno progresista. El pulso que el líder de la izquierda le echó a la pata izquierda del Régimen del 78 no iba a terminar hasta que hubiera un derrotado, y un vencedor. Y el vencedor ha sido Pablo Iglesias.

>>Diccionario Político: Pablo Iglesias Turrión<<

Esta apuesta por la entrada de cuadros de la izquierda alternativa en el gobierno se ha debido a dos cuestiones de supervivencia política.

La primera y más importante, demostrar que Unidas Podemos es la única herramienta de la que la mayoría social dispone para mejorar su vida. El PSOE ha estado más de un año en el gobierno, y como en anteriores ocasiones, no ha tocado nada de lo realizado por el anterior gobierno del PP, sosteniendo la precariedad y el aumento de la pobreza a la vez que favorecía, con políticas neoliberales, un aumento de los multimillonarios.

>>«Lo que más ha crecido en España en tiempos de crisis son los millonarios»<<

Con Pablo Iglesias de vicepresidente y varios ministros de Unidas Podemos, la coalición morada y roja puede demostrar que con ella en el poder ejecutivo, las condiciones materiales de los trabajadores mejoran.

La segunda cuestión responde a lo interno tanto de Podemos como de UP. El liderazgo de Pablo Iglesias no estaba asentado hasta ahora, a causa de no haber podido mantener la cuota de poder institucional de su primera irrupción en las instituciones, por lo que muchos cuadros se quedaron sin poder vivir de la política, iniciando una serie de críticas que ponían en duda la posición del próximo vicepresidente de España. Entrar en el gobierno permite recuperar la posibilidad de colocar a un número importante de cuadros en diferentes responsabilidades del poder.

La reflexión sobre por qué Pedro Sánchez ha accedido ahora, y tan rápido, a lo que antes se negaba en rotundo, es necesario hacerla, porque indica la correlación de fuerzas, en la disputa por la hegemonía del relato, con las que cuenta cada una de las dos fuerzas en el inicio de esta coalición.

>>Roberto Uriarte: «Que UP tenga fuerza evitará un nuevo viraje a la derecha de Pedro Sánchez»<<

Pese a que ambas aparecen unidas, la realidad es que ahora comienza una batalla por hacerse con la imagen social del «progreso». Es decir, el PSOE y Unidas Podemos ya están disputando una batalla para aparecer ante la sociedad como los responsables de los avances sociales y económicos para la mayoría social que están por llegar.

El PSOE para mantener su posición de primera fuerza en el campo progresista y así poder marcar la agenda en base a su propia agenda política, que responde más ante el IBEX35 y la dinámica franquista de la transición -no en vano su ley de Memoria Histórica no aparece por ningún lado del acuerdo, ya que no quiere que se toque ni la monarquía, ni las relaciones con la iglesia, ni la justicia franquista, ni los privilegios económicos de la oligarquía española que alcanzó esa posición robando las propiedades de los afectos a la democracia republicana durante la dictadura-.

Unidas Podemos, más liberada para maniobrar en el campo progresista, que es donde se disputa esta batalla dialéctica, actúa con el objetivo de arrebatar la primera posición al PSOE, y ser ella la que pueda dirigir la política con la intención de romper el régimen del 78, avanzando en un estado social alejado del neoliberalismo.

>>Análisis de los argumentos electorales del PSOE<<

Gracias a la victoria de Pablo Iglesias en la primera batalla de esta disputa por el relato, Pedro Sánchez se ha visto obligado a ceder ante sus exigencias, quedando de facto en una posición de debilidad, al no haber podido pedir nada a cambio. Es decir, Pablo Iglesias ha hecho valer de la mejor manera posible el veto que aceptó de Pedro Sánchez durante las anteriores negociaciones, dejando al presidente sin excusas para justificar que no hubiera gobierno aunque el líder de UP hubiera aceptado su petición, que además no estaba justificada.

Pero no solo ha servido para conseguir el gobierno de coalición anhelado por Pablo Iglesias, la vicepresidencia y varios ministerios, sino para que el PSOE haya tenido que aceptar el acuerdo programático más a la izquierda de todos los que se han ido negociando (el acuerdo para los PGE 2019), y también ha servido para establecer a Iglesias en el imaginario colectivo como el vencedor de estas elecciones siendo cuarta fuerza política.

>>Pablo Iglesias no cede ante la presión de Pedro Sánchez<<

Ahora el líder de Unidas Podemos aprovechará esta posición para hacerse el principal representante del gobierno, esperando así que la ciudadanía lo identifique con las políticas progresistas que se aprueben en conjunto, para desplazar al PSOE como principal fuerza de la izquierda de cara al próximo ciclo electoral.

Soy el director de ElEstado.Net.

He escrito varios libros:

- Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010).
- Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009).
- El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018).

Gerard Ticó Guiu, siempre en el recuerdo. Descansa En Paz hermano.

¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.Net. He escrito varios libros: - Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010). - Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009). - El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Gerard Ticó Guiu, siempre en el recuerdo. Descansa En Paz hermano. ¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Un comentario en “La victoria de Pablo Iglesias

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: