Apuntes sobre historia de la India y la lucha del pueblo indio (I)

La crisis de la información y solidaridad con el pueblo indio

Este artículo es una crítica a los medios de comunicación y a los camaradas que informan de manera solidaria sobre los naxalitas, que a raíz de la gran y profunda crisis del movimiento comunista, se quedan anclados en sus propias lineas políticas incapaces de mirar más allá de sus “fronteras”. En España no existe mucha solidaridad con la insurgencia naxalita ni tampoco existe un conocimiento más allá de la linea purista que algunas sectas, quienes quieren hacer ver que los maoístas indios son la vanguardia de la clase obrera y campesina de la India.

Nada más lejos de la realidad. También hay otros comunistas que rechazan la lucha armada “porque es una vía violenta“, haciendo caso omiso a las profundas contradicciones del sistema capitalista que, en una sociedad tan rural y humillada por el sistema de castas como la India, provoca regularmente que surjan rebeliones violentas. En el país asiático las ha habido mucho antes incluso del dominio del Raj Británico sobre los últimos reinos indios y territorios del Imperio Mogol.

La información que nos puede llegar de algunos camaradas, en las que se afirma que las víctimas de los naxalitas son otros comunistas y sindicalistas, sin mostrar ninguna prueba que verifique esa acusación, solo muestra lo encarnada que está la crisis del movimiento comunista en India. Si esta situación es verídica se debería probar y posteriormente formular unas preguntas al PCI(maoísta) sobre su forma de organizar al PLGA.

En cambio, si estas acusaciones se hacen en base a la idea que la lucha armada siempre es “mala”, -hay que dejar claro que en todas las luchas armadas que han existido, se han producido (por desgracia) víctimas no involucradas en el conflicto, y recordar algo históricamente demostrado por la historia de la lucha de clases: la lucha armada no es el camino que algunos deciden, sino el que les ha dejado el capitalismo y el imperialismo-. Citando al comandante Fidel Castro, “la lucha armada no es el camino que hayan escogido los revolucionarios, sino que es el camino que los opresores le han impuesto a los pueblos. Y los pueblos entonces tienen dos alternativas: o doblegarse o luchar“.

La crisis del movimiento comunista pasa factura a los maoístas, lo que lleva a que cometan errores preocupantes empujados por un ultraizquierdismo y, en algunos sectores marginales, por fanatismo. Si bien su objetivo es construir la Democracia Popular para la India, deben trabajar con otras organizaciones comunistas y democráticas del país de las cuales tenemos muy poca información. La Revolución China podría ser un ejemplo para los seguidores de Mao Zedong, que podrían aprender de sus aciertos y  sus errores. El PCCh no construyó la China Popular solo durante la guerra contra Chian Kai Shek, y tampoco luchó solo contra el reaccionario Imperio Japonés.

Véase el ejemplo del KMT de izquierdas (una escisión del KMT dominado por el golpismo de Chian), el cual trabajó codo con codo con el PCCh con el objetivo de construir una China mejor. Pero hubo más: la Liga Democrática China de Wu Han, un liberal burgués que colaboró con los comunistas chinos, y los ocho partidos políticos de la burguesía china, que aún con muchas diferentes entre ellos rechazaron a Chian Kai Shek y aceptaron la Conferencia Consultiva del Pueblo Chino propuesta por el PCCh, -realizada el 19 de Septiembre de 1949-. Incluso algunos anarquistas chinos se unieron a la construcción de la República Popular China (RPCh). Con esto se pone de manifiesto que en los países más castigados de Asia por los antiguos imperios, y que en la actualidad tienen gobiernos incapaces de sacar el país adelante, no es que sea necesaria la unidad de fuerzas de los partidos comunistas y otras organizaciones progresistas en pos de crear la República Socialista y Secular de la India, es que es una obligación.

Esta información, sorprendentemente, no aparece en ninguna página ni blog especializados en la política india que informan sobre el PCI(maoista), el PLGA y sus actividades. Esto supone establecer una oscura neblina en la solidaridad internacionalista, por ser reacios al estudio profundo desde otros puntos de vista, o quizá por simple ignorancia.

Los conocimientos de la historia de la India durante sus primeros años de independencia, por parte de los camaradas que apoyan el naxalismo son muy básicos o poco extendidos, lo cual es un grave error ya que no podemos llegar a entender sucesos importantísimos que ocurrieron por ejemplo en India y Pakistán que afectaron profundamente a las clases obreras de estos dos países injustamente enfrentados por la vendetta al Imperio Británico.

Francesco D’orazi Flavoni y el Trueno de Primavera

Flavoni vivió diez años en la India. Primero como cónsul general de Bombay y después en la embajada de Islamabad y Nueva Delhi. Ha sido testigo de la mayores crisis internas del país y ha estudiado tanto sus problemas sociales como económicos.

>>Libro recomendado: Historia de la India (De la independencia de 1947 a nuestros días)<<

Flavoni era muy conservador, pero aún a pesar de sus prejuicios sobre los naxalitas y los comunistas indios en general, pudo estudiar de primera mano la India desde un punto de vista muy lejano del análisis eurocentrista, con el que muchos comunistas se dan el lujo de analizar a otros países, y hablar las tareas de la clase obrera desde el sofá. Flavoni expone una información muy concreta sobre el Trueno de Primavera durante los cinco años de esta rebelión armada, campesina y maoísta.

En el año 1967 la CNI con Indira Gandhi como líder pierde las elecciones en Bengala Occidental, y gana el Frente Unido con el PCI(marxista).

El Naxalbari situado entre Nepal, Butan, Skkin, el Tibet y Pakistán Oriental, forma parte la tierra conocida como Corredor de Siliguiri. Allí estalló un levantamiento campesino que dará sus frutos décadas después con la creación del PCI(Maoísta) y su brazo armado PLGA. Unos de los pueblos indígenas que se une a los naxalitas son los Santal, un pueblo tribal que fue severamente castigado en los siglos XVIII y XIX por el colonialismo y la gran comercialización de la agricultura. Fueron obligados a adoptar modos de vida sedentarios y se les colocó en lo más bajo del sistema de castas.

Este pueblo se dedicaba antes a la cultivo móvil. Con su líder Kamu Sanyal mantuvieron durante tres años de lucha contra sus opresores (terratenientes, policías, usureros, políticos) y en cierto momento contra el Estado indio. No solo se rebeló Naxalbari en 1967, también Mindrapore y Birbhum. Entre 1967 y 1970 se registraron, según fuentes oficiales, por lo menos 5.424 episodios de agitaciones agrarias. El PCI(ml) entre militantes y simpatizantes llegó a tener entre 15 y 20 mil miembros. En el propio desarrollo del conflicto del Trueno de Primavera no solo nacieron partidos y grupos maoístas, también se produjo un nacimiento de varios grupos armados impulsados por distintas injusticias que se desarrollaban en India. Y también por intereses geopolíticos.

Entre estos grupos se encuentra el Ejército Popular de Liberación de Manipur, el Frente Unido de Liberación Nacional fundado por Areambam Samarendra Singh el 24 de noviembre de 1964, este grupo tubo alianzas con tribus como los nagas y mizos, con su ala política (Manipuri Youth League – MAYOL) dividido entre los más participes de la lucha armada y los que apoyaban la vía pacifica, Partido Comunista de Manipur, el Ejército Popular de Liberación de Tamil Nadu, el Frente Unido de Liberación de Assam, (este último ha tenido relaciones con grupos que han sido financiados por Pakistán, unos más progresistas que otros), algunos incluso han sido de corte socialista, organizaciones comunistas de Bangladesh, grupos nacionalistas nepalíes…

En China, durante la GRCP (Revolución Cultural), Radio Pekín apoyó el levantamiento de Naxalbari, señalando como traidores al PCI y PCI(marxista).

Tras el triunfo en las elecciones de 1971  del CNI, Indira Gandhi nombra a Siddartha Roy ministro encargado de los asuntos de Bengala Occidental. Tanto Siddartha como los militantes de la CNI iniciaron una gran represión que incluyó torturas, asesinatos que llenaron fosas comunes, detenciones… En 1972 Indira Gandhi gana las elecciones por mayoría aplastante y en enero de 1974 se detiene a más de 20.000 naxalitas.

El Estado indio crea cuerpos militares y paramilitares para luchar contra la guerrilla: CRSF (Central Reserve Security Force), CISF (Central Industrial Security Force), BSF (Barder Security Force) y RAW (Reseach and Analysis Wing) para la coordinación de los servicios secretos. También la legislación se cambia para permitir el ataque a las guerrillas. En 1971 se funda el MISA (Maitemace of Internal Security).

No solo participan en la batalla grupos creados por el Estado, sino también grupos de brahmanes de manera independientemente crean sus propias milicias armadas para cazar a los “enemigos de la democracia y el orden”, como sucedió  en junio de 2015 cuando un grupo llamado Ranvir Sena en la aldea de Bathani Tola asesinó a 21 dalits (la casta baja de la India), escribiendo en las paredes “matamos a los hijos de los dalits para que de mayores no sean naxalitas”. Este execrable grupo armado liderado por Brameshwar Singh -estuvo en la cárcel en 2002-, está pagado por las castas altas de Bihar para mantener su posición privilegiada de terratenientes.

Flavoni en su libro tergiversa la obra de Marx, afirma que el marxismo no tiene cabida en la India porque la teoría de Marx busca la unidad de las clases mientras que la India está social y económicamente dividida. Si bien es cierto lo primero es falso lo segundo no lo es, ya que Karl Marx hablaba de la lucha de clases con el objetivo de su desaparición, no de la unidad entre ellas, y esto los comunistas indios lo saben muy bien.

Aunque no especifica muy profundamente sobre el tema de la división de clases en India (castas), una brahmán es socialmente “superior” a otras castas. Sin embargo esto no lo practican todos. Para ser justos con la historia, los primeros que lucharon por abolir las prácticas feudales y ultra patriarcales como el “sati” fueron hindúes, brahmanes o exbrahmanes, cristianos y musulmanes organizados que exigieron estas reformas al Raj Britanico.

Incluso años después de la Rebelión de los Cipayos en 1857, el propio Congreso Nacional Indio no era independentista cuando nació, fue un partido más autonomista creado por un liberal escocés llamado Allan Octavian Hume, aunque confluían varias tendencias políticas dentro del CNI, de este partido nació lo que es ahora la burguesía nacional India que durante la dominación del Raj Británico sirvió de chivato y colaborador de la justicia colonial en la India contra el creciente movimiento de liberación nacional y obrero. Flavoni expone cuatro momentos históricos destacados en India en los que se ha intentaron hacer una revolución:

  • Telehaga, un movimiento de aparceros, que se organizaron para conseguir un aumento de la parte de la cosecha que les correspondía. Su lucha inició en 1944 y continua hasta 1947 en algunos distritos de Bengala del Norte, hoy convertido en una parte de Pakistán Oriental.
  • La Rebelión de Nizam. Una rebelión empujada por maoístas y grupos árabes progresistas en Hyderaba a raíz del alzamiento del principesco de Nizam. Fue reprimida duramente por Nehru, ya que esta se extendió hasta la frontera con India.
  • El levantamiento de Naxalbari y Srirakuham.
  • El movimiento de Andra Pradesh. Luchas agrarias por las tierras dirigidas en el bienio de 1969 y 1971 por los maoístas.

Hay que recordar una cosa importante: el gobierno de Indira Gandhi siempre tuvo enfrentamientos fuertes con los estados en los que mandaba el PCI(marxista) con su Frente Unido, y aunque el PCI(marxista) no siempre ha tratado bien la causa naxalita ni a sus simpatizantes, alcanzó un mejor acuerdo en la liberación de presos maoístas que algunos miembros de la CNI, que lejos de encontrar una solución pacífica, organizaban paramilitares para cazar guerrilleros y adivasis.

Queremos leer tu opinión.