Matrix y el universo gamer: una simbiosis necesaria para inaugurar el siglo XXI

Estos días se emite en cines de nuestro país la película «The Matrix». Coincidiendo con el vigésimo aniversario del estreno del primer filme de la saga más popular de las hermanas Wachowski, las salas españolas aprovechan la ocasión para reclamar la presencia de los cientos de miles de fanáticos que la franquicia ha arrastrado durante décadas. Estos mismos seguidores que a finales de los años noventa lograron crear todo un fenómeno de masas y hacer de «Matrix» una empresa de gran poder y rentabilidad.

El universo de ciencia ficción de «Matrix» inauguró el siglo XXI abarcando todos los campos comerciales y culturales posibles: el cómic, los fanfics, la literatura, los cortos de animación, los juegos de mesa, la moda y el que tal vez fue más rentable y relevante: la industria del videojuego. Por este motivo, en este artículo hablaremos sobre el impacto que el mundo gamer tuvo en la saga «Matrix» y de los juegos que la franquicia creó a raíz del gran éxito de la trilogía.

El primer videojuego de la franquicia: «Enter the Matrix»

«Matrix» simboliza un claro ejemplo de simbiosis entre el mundo del videojuego y la industria cinematográfica. «The Matrix» es, en efecto, uno de los grandes casos de películas influenciadas por el universo gamer. Esta influencia se puede percibir de manera más o menos evidente en varias de las escenas de acción que impresionaron al mundo a finales del siglo pasado, destacando entre ellas la que introduce el conocido como «efecto bala», tan característico de la saga protagonizada por Keanu Reeves.

Así, tiempo después, la franquicia sacó su primer videojuego, «Enter The Matrix», diseñado por Shiny Entertainment, distribuido por Atari y disponible para todas las plataformas de sobremesa de aquel tiempo (Xbox, PlayStation 2,  GameCube y PC). Esta creación sería junto con los demás juegos creados posteriormente, una de las piezas clave del complejo puzzle de la saga. Pieza que vendría exigida por las necesidades de un público que quería pasar de ser un mero espectador a ser un activo partícipe.

«Enter the Matrix» salió al mercado el 15 de mayo del año 2003. Gracias a la convergencia mediática entre la industria del cine y la la del videojuego fue posible que los creadores de «Matrix» lograsen satisfacer a una gran parte de las masas, que ya a finales del siglo pasado reclamaban la evolución que el cine de acción debía tener hasta convertirse en una suerte de cine interactivo. Desarrollado bajo la dirección de las hermanas Wachowski y estrenado el mismo día que la segunda película de la saga, «The Matrix Reloaded«, este juego resultó ser una de las claves para la formación del complejo universo transmedia de «Matrix» y la primera toma de contacto que la productora decidió crear con el público gamer.

Si bien podríamos decir que una película de acción tan innovadora y rompedora como «Matrix» ya venía exigiendo desde un inicio un videojuego propio, lo que no resultaba tan evidente era que la historia este juego formase parte de una nueva narración de los acontecimientos. Lejos de tratarse de una simple adaptación de los filmes, «Enter de Matrix» añadía una intriga necesaria para los consumidores. Este entretenimiento debía ofrecer nuevos contenidos para poder establecer un vínculo sólido con unos seguidores muy inconformistas y ávidos de historias.

Dentro del contexto de la retrocontinuidad, «Enter the Matrix» se sitúa canónicamente en el intervalo de tiempo después «The Matrix» y durante «The Matrix Reloaded». La trama del videojuego se halla intersecada con el universo de la película, además de anexionar sucesos del corto «El último del Osiris», basado en el anime «The Animatrix”. Cabe destacar que la banda sonora del juego es también la de la película original.

Una vez nos encontramos en el contexto de la historia, vemos cómo podemos escoger a Niobe, capitán de la Logos, y a Ghost, su segundo de a bordo. Estos personajes que en la película funcionan como secundarios son aquí los protagonistas de la aventura y toda la narración, tanto la nueva como la coincidente con la trama de la película, está descrita desde su punto de vista.

La historia posee acciones que serían propias de la película: peleas, tiroteos o el uso del popularizado bullet-time (efecto bala) y una parte innovadora de conducción y tiroteos simultáneos. Los acontecimientos que se desarrollan en el vídeo son paralelos a «Matrix: reloaded» y la parte jugada genera una inmersión que el jugador no podría alcanzar siendo un simple espectador.

David Perry, presidente de Shiny Entertaiment comentó: «No es un juego sobre una película, es un juego sobre un mundo».«Enter the Matrix», además de ser un universo propio forma parte de un universo, y de ahí radica su gran interés.

De «Matrix online» a «The Matrix: Path of Neo»

Sin embargo, como ya es deducible en un universo tan fascinante con un público exigente e interactivo, «Matrix» no se pudo conformar con la creación de videojuegos tradicionales. Es por eso por lo que posteriormente se puso en funcionamiento una plataforma online para PC («Matrix online»), un emulador con juegos de rol masivos, donde el jugador puede, además de jugar, tener la sensación de pertenencia a una comunidad y conocer a fans de todo el mundo con los que compartir sensaciones y un universo al estilo de Second Life con el añadido de la acción propia de «Matrix».

El 8 de noviembre de 2005, dos años después del lanzamiento de la tercera película de la saga, «Matrix: Revolutions» salió al mercado el segundo y, hasta la fecha, último videojuego de la franquicia, «The Matrix: Path of Neo».

Con el mismo desarrollador, los mismos creadores y disponible para las mismas plataformas que su juego antecesor, «The Matrix: Path of Neo» podría ser descrito como un videojuego de disparos en tercera persona (third-person shooter) donde el jugador puede al fin manejar al indiscutible protagonista y predilecto Neo. Se trata también de un videojuego individual beat’em up con fases de acción intercaladas con secuencias de vídeo. En el caso de «The Matrix: Path of Neo», la mayoría de estas secuencias son tomadas de la primera película, si bien el videojuego en sí se basa en poder cambiar los acontecimientos sucedidos en «Matrix: Revolutions» y generar así algo que resulta de especial interés en la mayoría de sagas de ciencia ficción: la creación de un final alternativo.

Actualmente, se puede disfrutar de estos videojuegos, ya sea a través de emuladores o comprando los discos para las diferentes consolas. Una experiencia muy recomendable para nostálgicos.

Dirijo la sección cultural de ElEstado.net

El periodismo es la historia del día a día. La cultura es la vida de la historia.

Marta Corbal Caballé

Dirijo la sección cultural de ElEstado.net El periodismo es la historia del día a día. La cultura es la vida de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: