Medidas electorales del PSOE respecto a las mujeres

Tras una indigestión de menús azules, verdes y naranjas, cortos (que no breves), pobres en opciones y de pésima calidad democrática, en los que lo único que se nos ofrece a las mujeres es el papel de abnegada paridora al servicio de la sociedad e incluso en nombre de la modernidad, del prójimo desconocido nos encontramos con la opción “roja”.
Roja…roja no, encarnada.

Encarnada por aquellos y aquellas que en sus cartas perfectamente diseñadas enseñan fotos de propuestas apetitosas que después corren el riesgo de quedar en agua de borrajas. Las y los de la rosa en la mano izquierda y que con la mano derecha empujan la puerta giratoria.

>>Medidas electorales de PP, Cs y VOX sobre las mujeres (I)<<

La verdad es que la carta tiene un título seductor: “Avanzando en la igualdad efectiva entre hombres y mujeres”.

Comienza con tres páginas de logros políticos y autobombo (en los que por supuesto se obvia la participación necesaria del elemento morado) que entre líneas supura un mensaje apocalíptico: Viene la derecha y solo ellas y ellos podrán pararlo. Sanchismo o barbarie.

Y es entonces cuando tras un tibio “para mejorar esta situación” llega una batería de propuestas que en realidad no pasa de una, a veces tramposilla, declaración de intenciones.

“Seguiremos trabajando por sacar adelante el contenido de la Proposición de Ley socialista para garantizar la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación”.

Curioso que esta “Ley socialista” es muy parecida a la que Unidos Podemos presentó a debate en febrero de 2018. Una ley que se podía haber consensuado pero que se prefirió registrar en solitario. Ahí lo dejo.

“Avanzaremos en la lucha contra la brecha salarial entre mujeres y hombres. Por ello se profundizará en materia de transparencia salarial, se potenciarán las inspecciones de trabajo y se incrementara el régimen sancionador”.

Uh, que malotes con las empresas que sean discriminatorias con las mujeres. Incluso régimen sancionador. Temblad, empresarios. Espera, espera. Mientras la brecha salarial se encuentra en el 22,35% y Unidas Podemos considera discriminatoria una brecha salarial superior al 20%, las rojazas y rojazos de Sánchez fijan el porcentaje por encima del 25 %. Vaya por dios.

“Ratificaremos el Convenio 189 de OIT con el objeto de consolidar la igualdad de Derechos laborales y de la Seguridad Social de las personas en su inmensa mayoría mujeres, que trabajan como empleadas domésticas”.

Ese convenio ratificado por 25 estados (Alemania, Portugal, Bélgica, Finlandia…) se elaboró en 2011 para que los países mejorasen los derechos laborales de las trabajadoras domésticas. Todas esas mujeres (637.000 en nuestro país) de las que un gran número trabajan en negro y que las que lo hacen de forma legal no tienen siquiera derecho a tener paro o baja maternal.

¿Pero de qué sirve ratificar un Convenio si después se vota en contra (junto al PP) de las medidas que emanan de él como hicieron con la enmienda de incorporación de las trabajadoras domésticas al Régimen General desde el 1 de enero de 2019, presentada por UP?

Tristemente estamos acostumbradas a que el café para todas se convierta en aguachirri.

Qué bien queda decir: “Seguiremos avanzando hacia el concepto de corresponsabilidad en la asunción de las responsabilidades familiares. Culminaremos el proceso de implantación progresiva de permisos parentales e intransferibles. Reduciremos la lista de espera del Sistema de Atención a la Dependencia”

Pero ¿cómo? ¿En qué plazos? ¿Con qué dotaciones presupuestarias?

Pero para ser honesta excepto en estos temas laborales en los que ya es conocida la concordancia rojiazul (tras 10 meses de Gobierno ni siquiera se ha dado la prometida derogación de la última Reforma Laboral de la ministra Báñez) el resto del menú es nutritivo y muy apetitoso.

Se implica con sustancia en muchos de los temas que más preocupan a las mujeres.

Hablemos de Violencia de Genero. Que no es de género, es violencia machista:

Hacen falta leyes y juzgados especializados. Asistencia a las víctimas y a los y las menores Prevención. Educación. Pero sobre todo dinero. Las promesas no se cumplen si no hay dinero para llevarlas a cabo.

“Complementaremos la aplicación de todas las medida contenidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Genero y la trasposición del Convenio de Estambul a nuestro ordenamiento jurídico.

  • Dotaremos suficientemente las partidas presupuestarias destinadas a los recursos de prevención, recuperación integral de las víctimas y a su asistencia social… (Real Decreto-Ley
    9/2018).
  • Dar carácter permanente al Plan Nacional de Sensibilización y Prevención de la Violencia de Genero.
  • Incorporar al currículo educativo la formación específica en igualdad, educación afectivo-sexual y prevención de la Violencia de Genero.
  • Continuaremos avanzando en la formación específica en materia de violencia de genero de todos los profesionales que intervengan en los juzgados especializados de violencia de género (judicatura, magistraduras, equipos forenses, fiscalía y equipos psicosociales).
  • Proceder a la reforma de la legislación en materia de familia y de menores para garantiza la suspensión del régimen de visitas de menores por parte de progenitores o tutores legales que estén cumpliendo condena por violencia de género”.

Y a la sazón se introduce un tema controvertido en los últimos tiempos, la custodia compartida, con una postura clara y sin ambages:

  • “Rechazaremos la custodia compartida impuesta, para garantizar el derecho superior del menor.
  • Seguiremos trabajando para desterrar la alegación del llamado Síndrome de Alienación Parental, que no está reconocido por la comunidad científica.
  • No tendrá cabida la figura de la coordinación parental privada en los juzgados de familia”.

Otro plato fundamental, la modificación de la tipificación de los delitos sexuales para darle a la ausencia del consentimiento su adecuado tratamiento.
Porque No es No. Y si no es SÍ también es NO.
“Suprimiremos el delito de abuso sexual, que no transmite adecuadamente el carácter coactivo inherente a todo comportamiento sexual que se impune a otra persona, sustituyéndolo por una tipificación más clara y específica para cada caso.”

Y seguimos pero con aquello que se debería dejar de consumir. Abolir la prostitución y erradicar la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Y sí, hay que decirlo alto y claro, son la única opción que tiene la valentía de llevarlo en su programa y proponer medidas sancionadoras.

La utilización, explotación y humillación del cuerpo de las mujeres NO se puede regularizar.

“Aprobaremos en nuestra legislación medidas encaminadas a la abolición de la prostitución:

  • Introduciendo una figura jurídica que permita sancionar penalmente a quienes contribuyeran o se beneficiaran de la prostitución ajena, lo que contribuirá a desmantelar la industria de la prostitución.
  • Sancionando la demanda y compra de prostitución”.

Es cierto que en el tercer país mundial en demanda de prostitución, según la ONU se hacen además absolutamente necesarias medidas educativas de las nuevas generaciones que impidan la normalización de la compra del cuerpo de otra persona.

Otro consumo erradicable que se introduce de forma somera, pero que al menos se habla de ello que ya es algo, la pornografía.

  • “Perseguiremos la trata y explotación sexual, específicamente de menores y los protegeremos de la creación, difusión y exposición de pornografía.
  • Impulsaremos una protección reforzada de los menores para evitar el acceso a la pornografía, sujeta a las medidas más estrictas en línea con la nueva normativa audiovisual del Parlamento Europeo”.

Dicen No a los vientres de alquiler. Yo también.

Se rechaza la gestación por sustitución o gestación subrogada, eufemismo de vientres de alquiler, porque socava los derechos fundamentales de las mujeres, en especial de las vulnerables, mercantilizando sus cuerpos y sus funciones reproductivas”.

E importante

“Se actuará frente a las agencias que ofrecen cada año a cientos de familias españolas ésta práctica a sabiendas de que está prohibida en nuestro país”.

A ver si es cierto.

Y llegamos a nuestros derechos.

>>Medidas electorales de PP, Cs y VOX sobre las mujeres (II)<<

Derechos sexuales y reproductivos. Esos que señores con traje y corbata nos quieren quitar. Los mismos que en sus menús rancios nos ven como conejas usables y desechables al servicio del sistema de pensiones.

  • “Impulsaremos políticas activas de educación y prevención de embarazos no deseados a través de campañas informativas sobre métodos anticonceptivos y planificación familiar a nivel general y de forma específica, con el desarrollo de programas educativos, a acordar con CCAA, dirigidos a los sectores poblacionales de mayor riesgo, como es la juventud.
  • Preservaremos la protección y el derecho a decidir sobre su maternidad de las mujeres de 16 y 17 años, tal y como estaba previsto en la Ley de educación sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo de 2010.”
    Porque entérense, señores abortar es un derecho pero NUNCA un plato de buen gusto.

Para terminar dos propuestas no menos importantes e imprescindibles:

La erradicación de la mutilación genital femenina.

Y la desactivación de la tasa rosa, que es esa forma tan cuqui de llamar a que pagamos más por los productos que son específicamente para mujeres.

En resumen la opción roja (es que no me resigno a llamarla roja) es altamente recomendable siempre y cuando, claro todo sea como en las fotos y la presentación de los platos.

Para que esto suceda no se me ocurre mejor forma que la supervisión morada.

Morada y feminista.

Queremos leer tu opinión.

A %d blogueros les gusta esto: