Los motivos del estallido social en Ecuador

En los últimos días se han producido en Ecuador diversas concentraciones espontáneas de miles de ciudadanos que protestaban pacíficamente contra el gobierno de Lenín Moreno. La izquierda del país sudamericano, tanto política, social, cultural y sindical, han apoyado y participado en ellas, asegurando que mantendrán las protestas contra el régimen neoliberal.

¿Por qué ha sucedido ahora este estallido social? Como siempre en estas situaciones, el último hecho que lo ha producido es solo la gota que ha colmado el vaso. La respuesta no es la subida de los combustibles, eso es solo una pequeña parte de ella. Cualquier análisis que intente explicar la actual situación de Ecuador debe partir de la base de que la expresión democrática de los ciudadanos expresada en las elecciones de 2017, ha sido vulnerada. No se ha respetado la voluntad popular.

Resulta que Lenín Moreno y Jorge Glas conformaron la fórmula presidencial que la Revolución Ciudadana de Rafael Correa presentó a las elecciones de 2017, con un programa político de izquierdas, antineoliberal. Los ecuatorianos apostaron por continuar con el proceso socialista iniciado en 2007, y votaron masivamente a Lenín Moreno y Jorge Glas, que ganaron las elecciones en la segunda vuelta.

Sin embargo, Lenín Moreno ha actuado como si se hubiera presentado en una candidatura de ideología totalmente opuesta a la Revolución Ciudadana. No solo ha ejercido el poder en favor de la recuperación de los privilegios perdidos de la oligarquía, que el gobierno de Rafael Correa convirtió en derechos gracias a una justa redistribución de la riqueza, sino que ha desatado una fuerte ola represiva contra sus antiguos compañeros.

  • Realizar una consulta popular y un referéndum saltándose los plazos constitucionales para impedir la organización del NO por parte de Rafael Correa.
  • Aprovechar la imagen favorable que Rafael Correa le construyó en la campaña electoral, para manipular a la población para colar en la consulta popular y en el referéndum, unas preguntas que ahora impiden a los ecuatorianos escoger como presidente al líder de la oposición, y los postra en materia de vivienda ante los fondos buitre, que tienen permitida la especulación inmobiliaria.
  • Haber devuelto a los banqueros y empresarios los medios de comunicación, arrebatados de manos públicas y comunitarias.
  • Sus maniobras mediáticas -desmantelamiento de la Ley Orgánica de Comunicación- han fulminado los mecanismos democráticos de control. Vuelve a ser legal poseer un banco y un medio de comunicación, por lo que el espacio mediático del país está enteramente en manos de banqueros y grandes empresarios.
  • Haber permitido con su inacción el asesinato de los periodistas Efraín, Javier y Paúl.
  • Su seguidismo del gobierno de turno de Estados Unidos (EEUU), que le llevó a manipular las cifras de migrantes venezolanos que viven en Ecuador, lo que condujo a que Venezuela lo desmintiera, situación que Lenín Moreno aprovechó para romper relaciones con uno de sus principales socios internacionales bajo el liderazgo de Rafael Correa. El fin de las relaciones provocado por Moreno, sirvió a EEUU para presionar más a Venezuela en la esfera diplomática internacional.
  • Su venganza política contra Jorge Glas, que está en la cárcel sin que su condena esté ejecutada, algo que va en contra de la ley de Ecuador.
  • Haber puesto en peligro la vida de Jorge Glas al trasladarlo de cárcel sin justificación.
  • La persecución contra Rafael Correa mediante el Caso Balda, denostado por juristas internacionales, la justicia belga, y la INTERPOL.
  • Las acusaciones contra Rafael Correa por el avión presidencial, que se han demostrado como falsas, ya que el expresidente lo usó para cuestiones de estado.
  • Lenín Moreno ha usado el avión presidencial para asuntos personales
  • Los recortes en salud y en sanidad.
  • El aumento de los combustibles más usados por la población.
  • Su lucha contra la corrupción, que ha servido como justificación para perseguir a los opositores, mientras los corruptos siguen en libertad, como sucedió con el caso de los cobros bancarios. El periodista que lo destapó fue perseguido, mientras que quienes cometieron el fraude siguen en sus cargos en el gobierno y en libertad.
  • Tener un vicepresidente de facto que vulnera la ley, al tener testaferros que gestionan sus fondos económicos en paraísos fiscales.
  • Haber permitido la huida de su anterior vicepresidenta de facto por la puerta de atrás para impedir que fuera juzgada por sus actos de corrupción.
  • Haber recibido regalos por valor de 20.000 dólares de un empresario, al que Lenín Moreno ayudó previamente a conseguir unos contratos cuando se desempeñaba como vicepresidente del país.
  • El petróleo ecuatoriano ha sido privatizado, acabando con la política de Rafael Correa que obligaba a las empresas privadas a dejar el 80% de la riqueza generada por su explotación en el país. Ahora con Lenín Moreno, las transnacionales extranjeras se llevan el 87% del dinero que les corresponde a los ecuatorianos.
  • Las privatizaciones de los sectores estratégicos.
  • El adelgazamiento del estado que ha favorecido el aumento del narcotráfico y la delincuencia en la frontera con Colombia.
  • La purga de 50.000 de funcionarios públicos por sus ideas políticas.
  • La purga de la justicia para poner a dedo a autoridades afines. Esta situación ha permitido la persecución política de políticos de izquierda y periodistas, consiguiendo que Lenín Moreno rompa la democracia al tener en sus manos el poder ejecutivo y judicial, el primero de manera ilegítima al haber engañado a los electores, y el segundo de manera ilegal al haber defenestrado a las autoridades legalmente constituidas para poner en su lugar a otras nuevas sin tener en cuenta los plazos y requisitos estipulados por la Constitución de Montecristi.
  • Lenín Moreno ha perdonado a varios empresarios corruptos 4,5 mil millones de dólares en deudas.
  • Haber mentido sobre la situación de la refinería de Esmeraldas.

La cuestión central no es que Lenín Moreno estuviera en desacuerdo con algunas cuestiones determinadas del proceso, y que hubiera formulado a las bases de Alianza País una discusión leal basada en la crítica constructiva, para mejorar de manera colectiva lo que él podría haber identificado como errores.

En vez de eso, Lenín Moreno hizo estallar el partido, incumplió la ley, ha perseguido a los que no han querido acompañarlo en su camino de regreso al capitalismo en fase neoliberal, ha purgado a los funcionarios que se han mantenido fieles a su voto de 2017, ha aumentado la pobreza, ha aplicado recortes, ha permitido la corrupción de la oligarquía, y ha aplicado paquetazos, pese a asegurar que no lo haría.

Este estallido social viene fraguándose desde que Lenín Moreno sufrió una derrota política en su consulta popular y referéndum -se visualizó que Rafael Correa seguía teniendo la base electoral que votó por Moreno en 2017-, ya que fue en ese punto cuando la población comenzó a ver la agenda oculta del actual presidente.

Soy el director de ElEstado.Net.

He escrito varios libros:

- Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010).
- Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009).
- El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018).

Gerard Ticó Guiu, siempre en el recuerdo. Descansa En Paz hermano.

¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.Net. He escrito varios libros: - Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010). - Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009). - El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). Gerard Ticó Guiu, siempre en el recuerdo. Descansa En Paz hermano. ¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Queremos leer tu opinión.