Los republicanos monárquicos

Cada día tengo más claro que en España uno de los grandes problemas existentes es la ignorancia. Sí, la palabra ignorancia abarca mucho, ¿quién no peca de ignorante en algún ámbito de la vida? Nadie se libra, pero la ignorancia a la que me refiero yo, es aquella que contamina las mentes de los que inconsciente o conscientemente mantienen un Estado heredero de un régimen que a pocos beneficia.

Si echamos la vista atrás, comprobaremos que ha habido diferentes estructuras, tanto políticas, como constitucionales. Aquí analizaremos dos de ellas, la república y la monarquía. A la hora de comparar estos dos términos, nos encontramos con varios tipos de monarquía. Lógicamente no vamos a analizar todos -lo cual dificultaría, en gran medida, nuestro cometido- lo haremos de una manera general.

La República 

La palabra república viene del latín ‘res‘ -cosa- ‘pública‘ -del pueblo- cosa del pueblo. En este sistema político el jefe de Estado lo elige el pueblo –voluntad popular– bien por voto directo de los ciudadanos o con el voto de los representantes políticos elegidos por ellos. El periodo de mandato lo limita la Constitución. Todos los ciudadanos -de manera teórica al menos- son iguales ante la ley, nadie está por encima de ella.

La monarquía

El término monarquía proviene del griego μονος –mónos-  uno  y αρχειν –arjéin- gobierno, gobierno de uno solo. En este modelo político el jefe de Estado es un puesto hereditario y vitalicio. El periodo de mandato acaba con el cambio de rey. El rey está exento de responsabilidades legales, está por encima de la ley.

Haciendo este análisis general, podemos afirmar que la monarquía y la república son los dos sistemas políticos más opuestos, posiblemente, de la Historia. Pero también deberíamos tener en cuenta el contexto, lo que me lleva a reformular la pregunta. ¿Se puede ser republicano en España y apoyar la monarquíaa? La respuesta es un rotundo no.

La monarquía en España

El rey emérito fue nombrado por Franco. Nunca firmó la Constitución del 78, firmó su promulgación. No tuvo ningún reparo, en cambio, para jurar los principios del movimiento franquista. En España el régimen franquista sigue siendo legal. La monarquía fue impuesta por el franquismo e «impuesta» en un referéndum en el que no se dio otra opción -o se aprobaba la Constitución con monarquía o ni monarquia ni Constitución-. Básicamente se obligó a aceptar conjuntamente democracia y monarquía.

El rey no tiene responsabilidad legal de sus actos. Así está escrito en el artículo 46, apartado 3, de la Constitución: «la persona del rey de España es inviolable y no está sujeta a responsabilidad». Esto no ocurre con el Presidente de la República francesa por ejemplo. Podemos afirmar entonces que la ley básica del Estado español atenta contra el principio básico de igualdad ante la ley de todos los ciudadanos.

La monarquía sigue siendo un tema tabú en España. La carencia en los medios de debates serios y argumentados entre república y monarquía, así lo confirma.

«Soy republicano pero apoyo la figura del rey» 

Siempre he pensado que todas las ideas se pueden cambiar, adaptar, desarrollar, etc. Si no fuera así, no serían ideas, sería fe. Lo que me lleva a preguntarme de qué manera alguien republicano justifica su apoyo a la figura del rey.

La República y la izquierda

Consideran rechazable que la república tenga ideología, lo curioso es que esto se da cuando la ideología de la república es de izquierdas. Pero, ¿creen de verdad que en España se puede ser republicano y de derechas? ¿No serán estos los famosos ‘obreros de derechas‘?

Derechos que yo no tengo

Otro argumento que esgrimen es que en la España actual, no se cumpliría el principio de igualdad independientemente del origen. Se refieren a la existencia y/o defensa de los fueros, los derechos históricos que algunos pueblos recuperamos con la lucha de nuestros antepasados. Esta postura me enerva y mucho, no entiendo a las personas que «luchan» -entiéndase se quejan- por quitarnos los derechos a los que sí luchamos para mantenerlos, en vez de luchar por mejorar los propios.

No eres republicano, eres «de lo que me han dicho que funciona»

La figura del rey es un insulto a principios tan básicos como la igualdad y la libertad. Tener un representante político «elegido» por consanguinidad es lo más antidemocrático que hay. La ignorancia mantiene injusticias y en este caso hace que las personas que se denominan republicanos, apoyen la monarquía, o no tienen ni idea de lo que es la monarquía o directamente, no son republicanos. Ya que ser republicano y apoyar la monarquía es como ser vegano y comerse una chuleta todos los domingos.

Si ninguno de estos argumentos te resultan válidos, quizá deberías asumir que no eres republicano, porque en España, esa que tiene las cunetas llenas de fusilados por el fascismo, no se puede ser republicano y apoyar parte de la herencia del franquismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: