La “rodilla en el cuello” la tenemos todos: gritamos “I can’t breathe” por George Floyd

George Floyd, después de que un oficial de policía se arrodilló sobre su cuello; Andrés Padilla, después de un disparo de la policía por la espalda en Ecuador; Ahmaud Arbery, mientras corría en Georgia; Breonna Taylor, mientras la policía allanó su casa en Kentucky: Marielle Franco, por ser “negra y lesbiana” en Rio de Janeiro; Philando Castile, en el auto con su esposa y su hija de 4 años; Trayvon Martin, tan solo un niño. Estas y miles de vidas son diariamente resultados de la continua discriminación racial.

El pasado lunes, 25 de mayo, la policía de Minneapolis detuvo a George Floyd por presunto ‘fraude en curso’. En el proceso de arresto, uno de los agentes policiales que se acercaron al lugar de los hechos, presionó el cuello del detenido con la rodilla por lo menos durante ocho minutos, a pesar de que este estaba en el piso, esposado, y repetía varias veces en voz entrecortada “I can’t breathe, I can’t breathe”. No podía respirar, sin embargo, los cuatro policías parte del suceso continuaron con el acto. Floyd fue declarado muerto pocos minutos después por un hospital local.

¿Cuán diferente sería la situación si Floyd no hubiera sido afroamericano? Totalmente diferente. Millones de personas, analistas, organizaciones, autoridades locales, nacionales e internacionales lo afirman. El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, a quien el Presidente de los Estados Unidos, lo describió como “muy débil y de izquierda”, declaró que “Floyd hoy estaría vivo si hubiese sido blanco”. “No soy fiscal, pero quiero dejarlo claro, el policía que realizaba el arresto mató a una persona”, concluyó el alcalde.

El vídeo rodando en redes de la detención de Floyd, grabado por un testigo, desató una ola de indignación inmediata en la comunidad nacional e internacional. Después de que los fiscales anunciaron que no habían decidido si acusar al oficial de policía, Derek Chauvin, que fue capturado en vídeo, esa ira se convirtió en caos en algunas ciudades del país.

En Minneapolis se vive la cuarta jornada de protestas. Miles de personas han salido a las calles, al menos cinco edificios en las cercanías de la estación policial se han incendiado, cientos de personas están heridas como resultado de la represión policial.

Ante esta situación, Donald Trump se pronunció en Twitter, exigiendo al alcalde de Minneapolis a retomar el control de la ciudad o caso contrario enviaría a la Guardia Nacional para “hacer bien el trabajo”. Además, catalogó a los protestantes de “matones”, lo que la red social, por su parte, marcó con un aviso de “glorificación de la violencia”.

Todos tenemos “la rodilla en el cuello. Este no es un incidente de hoy con George Floyd, es una realidad del día a día que enfrentan minorías, afroamericanos, latinos, hispanos. “La rodilla en el cuello” es una metáfora que vivimos todos por un sistema que cataloga personas, que califica razas, que evalúa condiciones sociales, que clasifica humanos, simplemente que no respeta derechos.

Omar Jiménez, reportero de CNN, de raíces latinas y afroamericanas, fue arrestado junto con dos personas durante una transmisión en vivo mientras cubría información cerca del recinto policial que fue incendiado durante las protestas. ¿Qué pasó con la libertad de prensa? Tenemos la rodilla en el cuello.

Hoy todos gritamos “I can’t breathe” por todos los sistemas gubernamentales que no priorizan al ser humano, que no respetan derechos humanos, que no defienden la justicia, que no apuestan por una sociedad más justa, más educada, más transparente, y menos opresora.

Debilidad es culpar a otros en tiempo de crisis”, respondió el alcalde de Minneapolis. Es tiempo de “reconstruir la ciudad”, dijo el Gobernador de Minnesota, Tim Walz. A esto añado que es tiempo de reconstruir el sistema de justicia, de reconstruir las relaciones entre el sistema legal y aquellos a quienes se encarga de proteger, de reconstruir gobiernos, de reconstruir ideales, y de una vez y por todas de construir una sociedad justa y equitativa, sin discriminación.

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en su sección de opinión.

Queremos leer tu opinión.