El silencio mediático como perversión de la información

Este contenido es parte de la sección Desarticulando la Información. En ella seleccionamos noticias de medios de comunicación en las que exista falsificación de los datos, ocultación de la verdad o cualquier otra circunstancia que no se ajuste a la ética periodística, y la desarticulamos para mostrar la manipulación a la que los medios de comunicación de masas someten a la información.

El silencio mediático es una de las formas de manipulación más injustas de las que se usan para construir una realidad distorsionada, porque hace invisible una determinada situación, anulando cualquier atisbo de debate que sí existe en las informaciones que se dan, aunque estas estén totalmente manipuladas. Debido a ello en esta nueva estrega de Desarticulando la Información no vamos a analizar ninguna noticia concreta, sino que vamos a analizar el silencio mediático existente en varias noticias importantes.

Hace dos domingos se celebraron las elecciones presidenciales de Venezuela, con una participación similar a la de otros procesos electorales celebrados en la región, y un apoyo al ganador de los comicios igual o superior al del resto de presidentes del mundo. Sin embargo los medios de comunicación centraron sus informaciones en señalar que la participación y el apoyo del censo a Nicolás Maduro convertían en farsa las elecciones.

El fin de semana pasado se cometió un asesinato político contra la oposición de izquierdas colombiana horas antes de las elecciones. Gabriel Muñoz testigo electoral y coordinador local de Colombia Humana en La Argentina, cayó como una víctima más de la violencia contra los sectores progresistas. En Brasil, el dictador Michel Temer reprimió durísimamente una jornada de huelga, y en España Irene Montero y Pablo Iglesias se compraron un chalet.

El País
  • Noticias sobre las elecciones de Venezuela: 14.
  • Noticias sobre el asesinato en Colombia: 0.
  • Noticias sobre la represión de Michel Temer: 0.
  • Noticias sobre el chalet de Montero e Iglesias: 7.
ABC
  • Noticias sobre las elecciones de Venezuela: 32.
  • Noticias sobre el asesinato en Colombia: 0.
  • Noticias sobre la represión de Michel Temer: 0.
  • Noticias sobre el chalet de Montero e Iglesias: 20.
El Mundo
  • Noticias sobre las elecciones de Venezuela: 14.
  • Noticias sobre el asesinato en Colombia: 0.
  • Noticias sobre la represión de Michel Temer: 0.
  • Noticias sobre el chalet de Montero e Iglesias: 20.
La Razón
  • Noticias sobre las elecciones de Venezuela: 19.
  • Noticias sobre el asesinato en Colombia: 0.
  • Noticias sobre la represión de Michel Temer: 0.
  • Noticias sobre el chalet de Montero e Iglesias: 20.

Tenemos por tanto una información incompleta, que muestra lo que los dueños de esos medios de comunicación quieren convertir en debate. Casualmente, esos cuatro medios de comunicación coinciden en silenciar un asesinato político y una represión violenta a una huelga de trabajadores. Y poner el foco del debate en unas elecciones presidenciales y en la compra de un chalet.

¿Es por la importancia de las informaciones? ¿La compra de un chalet es más importante que un asesinato político horas antes de las elecciones presidenciales de un país? ¿Tanto como para redactar 20 noticias sobre el chalet y ninguna sobre el asesinato? ¿Es Venezuela un país más importante que Brasil como para justificar 32 noticias sobre sus elecciones, y ninguna sobre la represión de una huelga que ha dejado vacíos supermercados y gasolineras en unas horas?

Es posible que las empresas y bancos dueños de esos medios de comunicación tengan intereses económicos que no quieran perder, o que quieran ganar. Por ejemplo, ¿alguno de los accionistas de esos emporios comunicativos se enriquecería si en Venezuela se privatizase el petróleo? ¿Alguno de los accionistas de esos grupos comunicativos se está enriqueciendo con los recursos hidrocarburos de Brasil y Colombia? ¿De llegar Pablo Iglesias al poder, esos accionistas perderían algunos privilegios?

Poner foco en un determinado hecho y apagar la luz en otro no responde a una labor periodística democrática, que busca el fin de, por ejemplo, la dictadura de Venezuela. Si eso fuera así las noticias contra el gobierno de Israel, de Honduras y de Arabia Saudí coparían las páginas de esos diarios. El silencio mediático se selecciona atendiendo a los intereses de los accionistas, que usan sus medios de comunicación, no para informar a la población, sino para mantener o incrementar sus privilegios.

Nadie se ha enterado del asesinato político en Colombia, por lo que el terrorismo practicado por el estado de ese país, que provoca muertes casi diarias de líderes sociales y político,s seguirá siendo desconocido. Nadie sabe que Michel Temer -alcanzó el poder mediante un golpe de estado- ha reprimido brutalmente una huelga de camioneros, por lo que no se enterarán de que el neoliberalismo que ha aplicado durante su liderazgo político, está empeorando las condiciones laborales de los brasileños.

Sin embargo sí se han enterado de la baja participación de las elecciones presidenciales de Venezuela, el apoyo sobre el censo obtenido por Nicolás Maduro, y de que las elecciones han supuesto un fraude democrático. Pero con el contexto robado por el silencio mediático. No sabrán que la participación es la misma que en la mayoría de los países del mundo, que ha obtenido un mayor apoyo sobre el censo que Mariano Rajoy y Trump entre otros muchos, y que han acudido observadores internacionales de diferentes tendencias ideológicas calificando las elecciones como un proceso limpio. Desconociendo que a los accionistas les da igual el hambre y los déficits democráticos que pueda tener Venezuela, lo que quieren es la privatización del petróleo, y usarán sus medios de comunicación contra quién se lo impida, en este caso Nicolás Maduro.

¿Y la barbacoa en el chalet, cuándo es?

Soy el director de ElEstado.Net.

He escrito varios libros:

- Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010).
- Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009).
- El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018).

¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.Net. He escrito varios libros: - Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010). - Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009). - El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). ¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: