Venezuela: la juventud en la comuna

La común-unidad de la juventud

Una característica muy propia del ser humano, desde la conformación de las primeras relaciones sociales en la etapa primigenia de nuestra evolución, es la común-unidad, característica que ha sido indispensable para la adaptación y supervivencia de nuestra especie, tanto en los momentos más crudos e inhóspitos como en las situaciones de caza, recolección de alimentos e incluso en la conformación de grandes civilizaciones desde la antigüedad hasta el día de hoy.

Esta característica es aún más visible dentro de las masas populares juveniles, siendo esta el pilar fundamental para el cambio y las transformaciones socio-culturales pertinentes en el mundo de hoy y del porvenir.

>>Las comunas de Venezuela, socialismo real<<

La Juventud, como agente histórico determinante de las revoluciones del mundo, cumple su loable papel en los espacios de construcción y deconstrucción de saberes e identidades que nos permiten crear nuevos horizontes o alternativas distintas al proyecto moderno-colonial burgués, una de ellas es el Estado Comunal.

El problema es cultural… ¡Independencia o nada, Comuna o nada! Hugo Chávez, 7 de octubre 2012.

Es por ello que vemos el papel de la juventud como vital para la conformación del Estado Comunal y como un actor crucial para implosionar la estructura del actual estado neo liberal-burgués heredado de la Revolución Francesa de 1789.

El espíritu de la unidad, la unidad de la juventud y la juventud misma como pueblo debe ser la primera en impulsar el legado del primer líder de la Revolución Bolivariana, el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

Para poder dirigir el punto de partida de la unidad política en la construcción de las comunas se debe partir desde una unidad como concepción de fraternidad mutua, para que en la marcha del tiempo vaya realizándose una práctica absoluta de unidad para la acción; lo que nos lleva a contextuar, enfatizar y dirimir una doctrina y una teoría que no es más que los aportes teóricos y los lineamientos filosóficos del Comandante Chávez, empezando desde la auto-crítica para la reflexión y el debate acerca de lo que tenemos que mejorar dentro del proceso revolucionario, como lo recordaba el Comandante Chávez en aquel Golpe de Timón del 7 de Octubre del 2012.

Participación y protagonismo

A pesar de las circunstancias y adversidades socio-económicas que ha atravesado la juventud venezolana debido a la Guerra Económica, la cual afecta y atañe directa e indirectamente el día a día de los y las jóvenes de nuestro país, se siguen implementando políticas públicas en materia juvenil.

Las mismas aseguran y resguardan la participación y el protagonismo activo de este sector en la construcción de espacios de encuentro, debate, producción, socialización e implementación de propuestas comunitarias encaminadas a solucionar las diversas problemáticas en el territorio.

De igual manera se brinda a la juventud las herramientas necesarias para el desarrollo pleno de las y los jóvenes como motor crucial del proyecto bolivariano, consolidando así la revolución y creando un fuerte lazo entre la juventud y las comunas.

Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica. Salvador Allende, discurso en la Universidad de Guadalajara (México, el 2 de diciembre de 1970).

El espíritu de la juventud en la comuna

El espíritu de unión y fraternidad revolucionaria -ambas características necesarias para la construcción de la fuerza joven y no joven en el territorio- debe ser acompañado por una mística renovadora, que nos permita tener una fuerza motriz al impulsar el entendimiento de las nuevas relaciones sociales, económicas y culturales.

Mística transformada desde el nuevo enfoque de la territorialidad, que no es mas que la comuna; y desde la identidad de lo venezolano: nuestras raíces afro-indigenas; este proceso nos llevará a tener vicisitudes y sacrificios el cual nos hará tener un mayor valor y un mayor entendimiento sobre la construcción de la comuna, y es oportuno en este contexto económico, político, social y cultural de crisis generada e inducida donde la respuesta debe ser: mayor organización, mayor unión y entendimiento del contexto político actual.

Debemos unificar la doctrina comunal, vale decir la unidad de los hombres y mujeres comuneros y empezar a percibir e identificar a la juventud que produce en la comuna de alguna manera como iguales, apreciar y reconocer también el trabajo hecho por la juventud en esos territorios.

Pensando en los nuevos desafíos de la Revolución Bolivariana, los más inmediatos y los más lejanos, encuentro en ustedes el caudal inagotable de amor para afrontarlos. A ello hay que sumarle, el desarrollo permanente de la conciencia revolucionaria que va creciendo en cada joven de nuestro partido. Hugo Rafael Chávez Frías.

ElEstado.Net no tiene por qué compartir todo el contenido de los artículos que se publican en su Sección de Opinión.

Estudiante de Relaciones Internacionales de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) Investigador de la Cátedra libre África de dicha Universidad, Estudiante de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNERS), miembro de la Comisión Nacional de Relaciones Internacionales de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), Activista del Frente Antiimperialista Afrodescendiente José Leonardo Chirinos y Dirigente Estudiantil.

Ender Sabalsa

Estudiante de Relaciones Internacionales de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) Investigador de la Cátedra libre África de dicha Universidad, Estudiante de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNERS), miembro de la Comisión Nacional de Relaciones Internacionales de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), Activista del Frente Antiimperialista Afrodescendiente José Leonardo Chirinos y Dirigente Estudiantil.

Queremos leer tu opinión.