Colombia: El movimiento de Gustavo Petro llama a la movilización por la paz

El asesinato de activistas sociales que desempeñan labores en contra del neoliberalismo lleva sucediendo en Colombia varias décadas. Sin embargo se incrementó con la llegada de Álvaro Uribe a la presidencia en 2.002, quién convirtió la persecución en una política de estado, lo que aumentó el número de asesinados y amenazados. Según el Programa Somos Defensores, desde noviembre del año 2.002 hasta el mismo mes de 2.017 se han cometido 641 asesinatos y 4.300 ataques sin resultados mortales.

En los últimos meses el número de activistas asesinados ha vuelto a aumentar debido al ascenso meteórico de Gustavo Petro en la política colombiana. Una victoria de su movimiento Colombia Humana podría comenzar a revertir el neoliberalismo aplicado en Colombia de manera intensa desde 1.991. El propio Estado colombiano, mediante la Defensoría del Pueblo, ha expresado que solo en 2.018 123 líderes sociales han sido asesinados, la mayoría de ellos en lucha por defender los recursos naturales de Colombia frente a empresas extranjeras.

El Estado colombiano ha aumentado la persecución que ahora también asesina a líderes regionales del partido de Gustavo Petro, en un intento de sembrar el terror en la población que apuesta por el cambio para impedir que suceda. Sin embargo Gustavo Petro y su organización han decidido movilizarse para mantener vivo el movimiento ciudadano que ha surgido a su alrededor, y aumentarlo para conquistar el poder en las próximas citas electorales, incluyendo las municipales del año que viene.

Colombia Humana ha llamado a todos los colombianos a movilizarse en todos los municipios del país y en las principales ciudades del mundo. El motivo de la protesta es proteger la paz. No solo los acuerdos alcanzados entre el Gobierno de Juan Manuel Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sino también contra los asesinatos de activistas sociales. Ha sido el propio representante del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos en Colombia, Alberto Brunori, el que ha mostrado su preocupación por estos asesinatos políticos.

Gustavo Petro ya avisó que su oposición no iba a quedarse recluida en el senado. La movilización en las calles supone una parte importante de la estrategia del líder de la izquierda colombiana, con la que espera incrementar los apoyos de Colombia Humana. Esta primera toma de contacto con las calles tras la segunda vuelta de las elecciones, servirá para medir el apoyo real del movimiento, sin votos prestados de otras fuerzas políticas como Alianza Verde y Partido Liberal.

Comentarios