Er furbol

Dicho así, en modo Villar.

Comentaremos en esta sección los distintos avatares que se vayan produciendo en el considerado, casi por unanimidad, deporte rey. Ya tenemos los partidos de ida de la semifinal de la Copa, así como la primera jornada de los octavos de la Champions, también partidos de ida.

A priori, buenos resultados para el Madrid (a mi juicio resultado corto para sus merecimientos), y para Valencia (aquí, resultado largo, tal parece una burla del destino hacia el lenguaraz míster del Betis). Pero aviso a navegantes, sin temor a equivocarme, vaticino que uno de los dos a priori favoritos tras estos resultados favorables, se quedará fuera, cumpliendo la tradición de sorpresas aneja a esta entrañable competición.

Y ahora vamos con la Champions.

Fuerza es reconocer que el Ajax no mereció perder, o lo que es lo mismo, el Madrid no mereció ganar.

Admirable el vendaval de fútbol desplegado por los jovencitos del Ajax; este humilde cronista no recordaba una exhibición así ni un repaso similar propinado al Real Madrid desde aquella exhibición del legendario Borussia Mönchengladbach en el Bernabéu.

La apisonadora holandesa laminó a nuestro real (ahora con minúsculas), durante toda la primera parte, excepto en cinco minutos a partir del primer cuarto de hora en los que pareció (solo pareció), que el Madrid se haría con el control del luego. Mi felicitación también al Barcelona por la contratación de De Jong (vaya pedazo de jugador).

Si el pacato entrenador holandés llega a tener la valentía de sacar un nueve, a buen seguro que este se habría inflado a goles. Pero llegó el debut del VAR en esta competición anulando un gol holandés por obstaculizar al portero, que yo sinceramente no hubiese anulado, y llegó sobre todo Vinicius (vaya descubrimiento, mi felicitación por la gestión de su adquisición), y el Madrid, con la ayuda como casi siempre de la Diosa Fortuna, se encontró con un resultado muy, muy favorable. Y a mi juicio, muy, muy injusto.

Y digo lo de la fortuna del Real porque como ya he apuntado en otras ocasiones, aunque para muchos es justo que el Real Madrid sea considerado el mejor equipo de la historia, bien es verdad que parece no corresponderse la posible diferencia de calidad de la plantilla con la enorme diferencia en títulos (de los más importantes, por si lo lee Guardiola), que ostenta con relación a los demás.

Y es que el día que aparezca un estudio sobre las jugadas de suerte, los largueros a favor, los postes en contra, y los goles obtenidos en esos momentos psicológicos que los tertulianos puristas denominan decisivos, muchos se van a sorprender. Quiero suponer, eso sí, que ese espíritu rebelde y orgulloso de no darse nunca por perdido y la voluntad enorme de vencer también tienen mucho que ver.

En los otros partidos disputados, algo parecido, fantástico gol del español Adrián tras un churro gigantesco, cuando el Oporto perdía justamente por dos a cero, y cuya obtención le coloca como favorito.

Imperial y aplastante el paseo militar del PSG en Old Traford con un contundente cero a dos, dejando la sensación de que si hubiese estado Neymar, la goleada hubiese podido ser de escándalo. Y Verrati. Armonioso, eficaz, fuerte, listo, el mediocampista italiano, pese a estar limitado y tenerse que retira antes de tiempo, dio todo un curso ante el Manchester, y nos recordó juntos, reunidos en su buen hacer, a toda esa pléyade de jugadores italianos que le antecedieron y que hasta ayer, parecían todavía un pelín por encima de él: Rivera, Baresi, Pirlo, Zola.

De ese raro tipo de jugadores que en ocasiones te hacen dudar viendo el partido que el fútbol sea cosa de veintidós jugadores, dado que el balón parece dirigirse siempre solo a hacia su persona, y moverse conforme a una partitura perfecta deprisa cuando es necesario, despacio cuando procede, ahora la defiendo y un regate por aquí, ahora te la entrego cómoda y me la devuelves dos metritos mas allá, ahora un desplazamiento largo, ahora a mi portero y se la pido otra vez…. En fin, un espectáculo. Por un momento, dada la proverbial y admirable deportividad inglesa, pensé ver a sus adversarios aplaudiéndole.

Y el Tottenham, ya clasificado. Cero a tres. Eriksen, otro casi Verrati. Pobre Borussia de Dormunt…..

Seguiremos informando.

Delenda est Moscardó.

Comentarios