Ecuador toma las calles contra el gobierno de Lenín Moreno

Ayer, 16 de julio, el pueblo ecuatoriano tomó las calles cansado de la gestión neoliberal de su presidente Lenín Moreno, quién gobierna con el programa de la oposición, hastiado de ver la persecución política y social contra los que disienten, alarmado por ver cómo la delincuencia sube sin encontrar un techo, dolido por al ver que se cierran servicios hospitalarios, y cómo se pierden empleos públicos y privados.

Se habían ido produciendo manifestaciones locales, pero ayer el pueblo tomó las calles para defender a Ecuador y sus instituciones, rechazando el acuerdo con el FMI que ya está causando estragos: subidas de impuestos, recortes públicos y menos servicios reconocidos como derechos por la Constitución de Montecristi.

Cabe destacar también que el pueblo salió a defender al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) que está tratando de ser controlado o eliminado por el gobierno de Lenín Moreno, después que cuatro de los siete consejeros anunciaran su intención de revisar todo lo realizado por sus antecesores.

Al conocer esa intención, el gobierno engrasó la maquinaria judicial, haciendo que un juez ordenase medidas cautelares contra los consejeros prohibiéndoles revisar lo actuado por el CPCCS Transitorio. Lo que muestra la concentración de poderes del ejecutivo tras acabar con la institucionalidad del país. El Transitorio nombró la Corte Constitucional de manera espuria, la cual fue la que dictó la prohibición de fiscalizar al Transitorio.

Algunos de estos consejeros ya han recibido cuatro demandas penales y se les pretende juzgar también políticamente.

Ayer el pueblo se manifestó masivamente para defender la institucionalidad del Estado ecuatoriano y sus derechos como ciudadanos del mismo. Salieron a las calles para mostrar su rechazo contra Lenín Moreno y sus aliados, en contra del acuerdo con el FMI y para defender al Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, con lo que se empieza a forjar un antes y un después en el escenario político ecuatoriano.

Comentarios