Enver Hoxha y la crisis del movimiento comunista en España

La experiencia del socialismo en Albania es una experiencia interesante debido a su evolución y desarrollo. No se puede negar que la labor del Partido del Trabajo de Albania (PTA) fue decisivo no solo para industrializar el país, sino también para las reformas agrarias, la resistencia y la organización de los partisanos antifascistas albaneses que hicieron frente a la invasión de la Italia fascista.

Enver Hoxha, optó por no federarse con Tito por sus posiciones ambiguas frente al PCUS, la Internacional y la administración de Stalin en la Segunda Guerra Mundial (SGM). Podemos considerar que Enver Hoxha no tenía el ego del que sí adolecían otros líderes socialistas como Ceaucescu en Rumanía. Hoxha no era un burócrata y sí una persona atenta, cercana a los intereses de clase, trabajador e intelectual.

También el trabajo asambleario del PTA en las comunidades agrícolas de campesinos y campesinas fue decisivo para sacar a Albania de la crisis económica que padecía desde mucho antes de la independencia que la ataba el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial.

Enver Hoxha también profundizó e insistió en acabar con muchos prejuicios patriarcales de sus camaradas del partido y también de las juventudes por su desprecio al sector femenino de la resistencia antifascista, y por no valorar el trabajo doméstico de la casa, que sería vital para construir un socialismo en el que se valorara todos los ámbitos del trabajo laboral incluyendo el de la casa.

Todo comienza con la muerte de Stalin y el XX Congreso del PCUS, aquí hay un cierto balance. Primeramente el XX Congreso iba a llevar (y al final se acabó demostrando) a que la URSS se dirigiría hacia el capitalismo.

Hoxha, saluda este XX Congreso, tras las críticas del PCCh, Hoxha cambia su posición compartiendo la crítica de Mao, que se podría considerar correcta y aceptable. Con la llegada de la Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP), Hoxha apoya de manera férrea a Mao llegando incluso a mantener relaciones comerciales con la RPCh.

Aquí Mao aumenta su crítica la burocracia y al capitalismo cada vez más presentes en la economía soviética, así como la economía sumergida y la terminología del partido del pueblo, el cual había dejado crecer muchos nuevos ricos y la corrupción en los países socialistas del este de Europa.

Mao Zedong pasó de tener una crítica dialéctica a terminar usando términos antisoviéticos para referirse al revisionismo de la URSS, llegando a tener posiciones muy reaccionarias para hacer frente a lo que el definía como el socialimperialismo soviético, apoyando a Pinochet en Chile y oponiéndose a la descolonización de África.

Estas posiciones colmaron el vaso en los países socialistas, ya que el dogmatismo de la GRCP y la mala política llevada a cabo por los revisionistas para terminar de manera directa o indirecta con la dictadura del proletariado en la URSS, llevaron incluso a tensiones y conflictos que ya habían generado desconfianzas entre los distintos países socialistas.

En la guerra chino-india, Nehru tras declararle la guerra a China por su intervención en el Tíbet (por el financiamiento de los feudos tibetanos que recibían de la CIA), Jruchov, que era un líder muy detestable incluso para muchos miembros del parlamento soviético y el PCUS, mandó en secreto antiaéreos a la India para apoyarla contra China.

Usar el término “a cual peor” creo que define la crisis del movimiento comunista, así como las rivalidades entre países, por revisionismo y dogmatismo. En mi humilde opinión, el único que actuó con cierta cabeza fue Kim Il Sun, del Partido del Trabajo de Corea, que no aprobaron el XX Congreso del PCUS pero se proclamaron neutrales ante las críticas de Mao Zedong. No tomaron posición en el conflicto entre países socialistas y se centraron en liberar a Corea del Imperio Japonés y del Estadounidense, llevando a cabo proyectos de industrialización, construyendo escuelas, pidiendo ayudas frente al bloqueo, y solicitando preparación militar y armamentística frente a posibles guerras.

Volviendo al punto inicial, Hoxha demostró su apoyo sin fisuras a Mao, iba cambiando bruscamente de chaqueta frente a los dos gigantes comunistas y eso no genera confianza. Tras la muerte de Mao Zedong, Enver Hoxha se declara abiertamente en contra de todo lo que decía Mao, tanto en sus aciertos como en su errores más graves.

Claro que una crítica se recibe con cierto interés, hay que saber cuáles son nuestros defectos y corregirlos con dialéctica y trabajo. Pero Hoxha, ya no es que se opusiera a China, que incluso en algunos casos habría sido hasta correcto, el problema emerge cuando en temas relacionados con el imperialismo y la revolución, se inventa cada una de las frases y análisis de Mao con respecto a la alianza con el KMT, el papel de los campesinos frente la intervención japonesa y la necesidad de llevar a cabo la guerra popular prolongada en países donde no existía clase proletaria.

Hoxha ya no deriva de unas posiciones chaqueteras, directamente mantiene posiciones profundamente idealistas, al igual que Mao Zedong con la Revolución Cultural. Aunque esta también tiene unas bases y victorias reconocidas incluso por grandes agentes internacionales, siendo objetivos la GRCP llevó a otras fuerzas comunistas a un desarrollo y evolución que en la actualidad son necesarias para futuras victorias de las clases populares en algunos países de Asia, como es el caso de India con los naxalitas (PCI maoista y su brazo armado PLGA), y también en Filipinas con el PKP-MLM y su brazo armado Ang Bagong Hukbong Bayan donde se sacan necesarias e interesantes conclusiones de su práctica de la Guerra Popular Prolongada (GPP).

Hoxha con este fanatismo ultraizquierdista cree llevar a los comunistas por el sendero correcto, que muy al contrario de lo que difaman los hoxistas, llevó a Albania a cerrarse más que la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Quiso llevar el ateísmo a la práctica y eso provocó emigración de muchos albaneses a Kosovo (Yugoslavia). Llegando incluso a apoyar la “resistencia afgana“, dando cobertura a los talibanes que luchaban contra la Afganistán socialista, que estaba siendo ayudada por el socialimperialismo soviético. Posiciones anti revolucionarias que también tuvo Mao con respecto al Chile de Pinochet e incluso con la España de Franco. Algunos de estos grupúculos incluso llegaron a mantener posiciones ambiguas con respecto a la desintegración de la República Federativa Socialista de Yugoslavia (RFSY) y la guerra en los Balcanes.

En España los frutos de esta crisis han sido la creación de organizaciones comunistas que, aún a pesar de sus limitaciones y posibles contradicciones, han tenido elementos interesantes contra el capitalismo, el imperialismo y la represión franquista (Leonid Ilich Brézhnev también tuvo relaciones con la España franquista).

Algunos han sido un ejemplo de militancia influenciados por el PCCh y la Revolución Cultural, partidos como OCE Bandera Roja, PTE-ORT con su organización sindical (Sindicato Unitario) que en zonas rurales e industrializadas ha compartido luchas en el movimiento obrero con Comisiones Obreras e incluso con la organización juvenil Joven Guardia Roja de España (JGRE).

También está el PCE (ml), el cual tuvo un brazo armado que mantuvo posiciones -que serían interesantes de analizar y debatir-en los frentes de autodefensa armada en huelgas y manifestaciones sindicales (muchos de estos están ahora en Comisiones Obreras).

Básicamente este partido ha estado teniendo los mismos problemas que el PTA con respecto al cambio de chaqueta de Enver Hoxha, haciendo que la crisis del movimiento comunista fuera más fuerte en España por el eurocomunismo, el sindicalismo, y las cuestiones nacionales, que partidos como Bandera Roja afrontaban con cierta dialéctica, también el revisionismo que estaba acabando con el poco poder que tenía el proletariado en algunos países del este de Europa, que se ha diluido con la llegada de las Revoluciones de Colores…

El PCE (ml) ha acabado siendo prácticamente una organización revolucionaria sin mucha fuerza y con un nivel de formación limitado por sus posiciones contra la experiencia revolucionaria china, y por no saber tratar la transición que sufrió la URSS de una manera dialéctica.

Aquí los identificados con China tuvieron sus pajaritos como UCE, -donde se han filtrado policías nacionales- y ha sido una herramienta antileninista contra partidos cercanos a la URSS, y contra el derechos de autodeterminación de los pueblos de España. Llegando a ser unos agentes nazbols llegando a pedir el voto a UPyD.

Tanto unos como otros han partido de bases dogmáticas, que los han llevado a mantener análisis idealistas preocupantes, fruto de esto, son incapaces de responder de manera correcta a algunas cuestiones que se desarrollan tanto en el flujo del movimiento comunista, como en la política internacional y en la lucha de clases…

Todos los análisis que puedan aportar nunca serán certeros porque no saben dichas ramas (maoismo y hoxismo) que parten de bases profundamente anticientíficas, que como Hoxha y Mao los llevan a posicionarse a favor de elementos ultra reaccionarios: el Kurdistán, mantener posiciones ambiguas en torno al Donbass, mantener discursos posmodernos como los de Nazanin Armanian como amiga útil de la OTAN, y la propaganda terrorista de Leila Nachawati de la familia Clinton por el malvado papel de China a favor de la paz en América Latina y Oriente Medio.

Estas organizaciones aprueban el mensaje revisionista de los medios de comunicación al servicio de EEUU contra los pueblos del mundo. Algo muy parecido como lo que pasa en Cataluña, donde muchos eurocomunistas y españolistas han hecho suyo el mensaje ¿de clase? sobre las contradicciones de los independentistas impulsadas por el Régimen del 78 y los medios de comunicación.

Son algo así como una pierda en el zapato. Un claro ejemplo de ello son algunos elementos del PCE e incluso sectas cercanas al hoxismo como la Universidad Obrera (periódico ligado a RC y Frente Obrero). Se hace evidente señalarlos como sectarios por sus claras contradicciones y su falta de capacidad formativa e informativa. Es más considero que nos quedaríamos cortos llamándolos sectarios, son más como un Libertad Digital 2.0.

Estas críticas deben ser necesarias para entender quiénes son los amigos y quiénes los enemigos, usar la ciencia y la dialéctica para poder saber cuáles son los proyectos, entendernos, explotar las contradicciones y posicionarnos.

El contenido de los artículos publicados en la Sección Opinión no tienen por qué ser compartidos en su totalidad por ElEstado.Net.
Comentarios