Caso Jorge Glas: la democracia muere en Ecuador

La degradación de la democracia en Ecuador comenzó con el referéndum y la consulta popular impulsadas por Lenín Moreno. El debate sobre las medidas sometidas a control popular no existió, una situación más ilegítima que ilegal, pero además se adelantaron los plazos de manera inconstitucional para impedir que Rafael Correa tuviera tiempo de organizar una respuesta, y eso sí va contra la legalidad vigente.

La persecución política en base a pruebas falsas y montajes contra los principales líderes de la Revolución Ciudadana, la persecución social y laboral contra los que apoyan el legado del proceso socialista que terminó con la traición de Lenín Moreno, los recortes que han conducido a muchos sectores de la población hacia la pobreza que dejó temporalmente de ser un destino obligatorio.

>>ElEstado.Net revelas las pruebas que confirman que el Caso Glas es un montaje<<

La vulneración del voto popular de 2017, la ruptura democrática que supuso no respetar los resultados que las urnas expresaron sobre el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS).

Muchas circunstancias han ido haciendo desaparecer los valores inherentes a la democracia en Ecuador. La libertad, la justicia y el respeto a los derechos fundamentales han ido siendo desterrados de las instituciones del país suramericano. Sin embargo, por la herencia recibida del anterior proceso democrático, aún quedaba un halo que ayer podría haberse convertido en un punto de inflexión que permitiera un regreso a la democracia. Pero el ejecutivo de Lenín Moreno se encargó de terminar con la posibilidad.

Ayer se celebró el recurso de casación de Jorge Glas. Tras la presión social desatada después de la revelación por parte de ElEstado.Net de las pruebas que mostraban el montaje del Caso Glas, la fiscalía tuvo que ceder y reconocer que el proceso se ha basado en una ley derogada y no en el vigente Código Orgánico Integral Penal, por lo que debe ser suspendido y Jorge Glas puesto en libertad inmediatamente.

>>Recurso de casación de Jorge Glas: la democracia de Ecuador está en juego<<

Sin embargo, pese a que la ley lo establece, como Jorge Glas está preso, no por haber cometido ilegalidades, sino por cuestiones políticas, no solo la fiscalía vulnera la jurisprudencia de Ecuador una vez, sino que propone aumentar la pena cuando ni existen nuevas pruebas que lo justifiquen, ni es posible hacerlo en el recurso de casación.

La prueba de que el poder ejecutivo representado por Lenín Moreno ha cooptado a la justicia, que no existe separación entre esos dos poderes, es que el segundo se salta sus propias normas para satisfacer los deseos del segundo.

Ecuador ha establecido el autoritarismo como base legal de su sistema.

Comentarios