Dar por acabado a Íñigo Errejón podría convertir un fracaso electoral en un relato épico

El candidato de Más país! Íñigo Errejón no está pasando por un buen momento. La crisis interna surgida a causa de su hiperliderazgo, que ha impedido hacer realidad sus promesas de democracia interna; su maniobra en Cataluña, que ha mostrado que su discurso en favor de la unidad era falso perdiendo de paso el apoyo mediático de Manuela Carmena; y su falta de personalidad política unida a su apoyo a la Operación Chamartín, no le están dando buenos resultados en las encuestas.

Por ahora ninguna muestra que sea capaz de conseguir grupo propio, y ahora se empieza a dudar de que pueda conseguir escaño por Madrid. Una situación que está siendo celebrada por las fuerzas que integran Unidas Podemos, que analizan la situación más allá de los límites políticos, a causa de que la situación responde en gran parte a una disputa personal entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias.

>>Podcast&Roll #8 de ElEstado.Net: Hiperliderazgo<<

Sin embargo ese triunfalismo de UP, surgido de la distorsión personal con la que valoran a Más país!, a un mes de las elecciones, sin haber empezado la campaña electoral, es peligroso por varios motivos. No es solo que la base electoral de Unidas Podemos se relaje y no acuda a votar pensando que la victoria sobre el de Más país! está hecha, sino que se le regala al ex de la formación morada una posibilidad de protagonizar un relato épico tras las elecciones, que lo mantenga en la agenda mediática permitiendo que su proyección política se alargue en el medio plazo.

Si Unidas Podemos da por muerto, políticamente hablando, a Íñigo Errejón, lo que consigue es bajar las expectativas electorales de éste al mínimo, por lo que cualquier resultado por encima de ese límite a ras del suelo, es una victoria, y superar un listón tan bajo es posible pese a los números que se manejan hoy.

UP y, en general el campo progresista, están asentando el argumento de que el exdirigente de Podemos se ha equivocado, que no va a conseguir grupo propio ni va a llegar al 5% del voto. Al ser la base argumental asentada en primer momento, cambiar ese discurso afectará a quienes lo han formulado, porque supondrá una incoherencia que Íñigo Errejón podrá usar si el escenario cambia y durante la campaña las encuestan muestra una hipotética subida de su partido.

Además, si el líder de Más país! consigue superar el 5% y formar grupo propio, logrará un golpe de efecto al romper el límite que otros le han puesto, consiguiendo protagonizar un relato épico gracias a sus enemigos políticos, en el que todo estaba en su contra y ha podido vencerlo, evidenciando que muchos electores que no lo apoyaron por el voto útil a otras formaciones, consideren meter su papeleta en la urna en siguientes procesos electorales, una vez que se habría demostrado que votar por él no era tirar el voto.

Comentarios