Se abre el proceso de investidura

La investidura era la entrega simbólica del bien otorgado por el señor feudal a su súbdito, solía entregarse tierra, luego una espada y por último un documento de reconocimiento feudal. La investidura se lleva a cabo este mes, empieza con la constitución de las Cortes, continúa con la ronda de consultas y finaliza con el debate de investidura. Todo ello, para llegar a la primera votación.

Si el señor feudal –Pedro Sánchez– no recibe el reconocimiento feudal -la mayoría absoluta-, dos días después habría una segunda votación. En caso de conseguir la mayoría simple, antes de finales de diciembre podría jurar ante el rey y empezar a nombrar ministros.

¿En qué punto se halla la investidura?

Para ser investido, Pedro Sánchez necesitaría que 176 diputados de los 350 que conforman el Congreso voten a favor. Es decir, mayoría absoluta. La rapidez, apenas 48 horas,con la que llegaron a un acuerdo después de la jornada electoral del pasado 10 de noviembre evidencia que hubo contacto antes de las últimas elecciones. Por el momento, Sánchez cuenta con los escaños de Unidas Podemos, que sumados a los del PSOE dan 155 escaños. Pero ¿en qué fase se encuentran los contactos de las diversas formaciones políticas?

A favor

Después de las elecciones, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez lograron un acuerdo de gobierno. Han negociado con sigilo el acuerdo y la estructura de gobierno. Unidas Podemos, por lo tanto, muestra su apoyo al PSOE. Igual que el secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, quien, con su propia agenda, se muestra totalmente dispuesto a pactar ofreciendo su escaño.

En cuanto a Más País, Íñigo Errejón se muestra favorable a apoyar a Sánchez. Desde el momento de su creación dijo que su objetivo era “favorecer la formación de un gobierno progresista“. A las pocas horas de conocer el preacuerdo alcanzado entre el PSOE y UP, anunció su apoyo. En el caso de Joan Baldoví, dependerá de que se cumplan las peticiones relativas a la Comunidad Valenciana.

En contra

El PP ha mantenido un rotundo no desde el primer momento. Pablo Casado se ha negado a hacerle un cordón sanitario a Vox. Incluso ha invitado a la formación de Santiago Abascal a formar, junto a Ciudadanos, un acuerdo a tres bandas. Vox, en cambio, ha rechazado prestar sus votos a la formación naranja. Lo que no le ha gustado al líder popular, que quiere formar y liderar una coalición de, según sus propias palabras, centroderecha. Respecto a la investidura, Vox se muestra totalmente contrario a la investidura de Pedro Sánchez.

>En busca del centro<<

Inés Arrimadas, la portavoz en el Congreso de la formación naranja, se decanta por un pacto entre el PSOE y el PP. Mientras que JxCat asegura -así lo ha expuesto Laura Borràs– que su voto será no “mientras haya presos, exiliados, represaliados y mientras no se pueda hablar del derecho a la autodeterminación“.

ERC ha pasado de un rotundo “no”, a comunicar que quieren hablar de “la autodeterminación para Cataluña y de los presos políticos“. El vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha insistido en que cambiará su no, siempre y cuando PSOE y Unidas Podemos se comprometan seriamente a la hora de crear una mesa de negociación política entre iguales.

La CUP asevera que su voto será no y exige a ERC que tanto la amnistía como la autodeterminación estén presentes en la mesa de negociación. Javier Esparza, el portavoz de Navarra Suma, afirma que su partido nunca apoyará un gobierno que dependa del independentismo y tampoco secunda el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos.

Sin posición

Aitor Esteban, el portavoz parlamentario del PNV, ha explicado que entre sus dos formaciones ya tienen mucho hablado, aunque quiere trabajar sobre la agenda vasca que ya existe. Explica que desechan votar no, por lo que cree que la investidura saldrá adelante. Así mismo, el lehendakari Íñigo Urkullu se ha mostrado totalmente abierto a ayudar en la gobernabilidad. Al igual que BNG, que ha limitado su posición a la voluntad de los socialistas a trabajar en una agenda gallega con un empeño claro.

EH Bildu ha vinculado su decisión a los planes que el Ejecutivo tenga para vascos, catalanes y gallegos. Más concretamente, reclamando hechos para resolver el problema político si Sánchez quiere conseguir la abstención o su apoyo en la sesión de investidura. Tanto EH Bildu como las fuerzas idependentistas catalanas mantienen contactos en busca de una estrategia común.

El apoyo de Ana Oramas, Coalición Canaria, está pendiente de que Pedro Sánchez explique cuáles serán los ejes de su política con la formación morada, ya que en las anteriores elecciones se mostró contraria a apoyar un gobierno con la formación que lidera Pablo Iglesias. Por otro lado, Teruel Existe votará a favor de la investidura si se respetan las peticiones principales de la formación política.

Empieza el proceso de investidura

A día de hoy, el PSOE cuenta con los apoyos de Unidas Podemos, PRC y Más País. En contra de su investidura tiene a PP, Vox, ERC, C’s, JxCat, CUP y Na+. Las demás formaciones políticas no se han posicionado claramente por ninguna de las dos opciones. Pedro Sánchez no tendría los escaños necesarios para ser presidente. En menos de tres semanas será la primera votación. Le quedan pocos para acabar de conseguir los apoyos que le harían ganar la investidura. Si no es en la primera vuelta, en la segunda.

¿Cederá el PSOE ante algunas exigencias y condiciones de las demás formaciones?¿Preferirá no ceder y arriesgarse a una segunda vuelta?¿Existe la posibilidad de que pacte con parte de la derecha?¿Formará gobierno antes de Navidad?

>La incapacidad de Pedro Sánchez de lograr acuerdos de gobierno<<

Comentarios