Los motivos del interés golpista de Colombia sobre Venezuela

Las contradicciones entre la política exterior colombiana y venezolana datan desde la época de Simón Bolívar. El proyecto monroista que pretende la legitimidad de la hegemonía estadounidense en la región, y ademas acogido por Francisco de Paula Santander, un oligarca colombiano, encuentra su antítesis en el proyecto bolivariano antiimperilista.

Pero la oligarquía colombiana tiene sus propios intereses en Venezuela, lo que hace que el interés sea más profundo y arraigado a intereses propios que del exterior.

>>Bolívar y Miranda, crónicas de una traición<<

Juan Guaidó, un personaje nefasto para la República Bolivariana de Venezuela, representa los intereses de la oligarquía colombiana, lo que hace entender el por qué de tanto interés de Iván Duque de protegerlo, ademas siendo un país satélite de Estados Unidos en la región, pretende el fin de la Revolución Bolivariana en Venezuela.

Hoy en día Colombia necesita con urgencia un cambio de Gobierno en Venezuela, pero, ¿por qué tanta urgencia?

Materia energética

Un informe de la Contraloría General de Colombia emitido en 2017, pone en alerta que Colombia ya para el 2019 perdería la autosuficiencia petrolera, y para el 2023 el petróleo no será suficiente para abastecer las refinerías, como resultado de la declinación histórica de los campos de producción del país, lo que trae como consecuencia una reducción de la exportación de crudo.

A su vez la balanza comercial se vería afectada por la importación del combustible, lo que llevaría a una situación de recortes de presupuestos en materia social para cubrir la demanda energética por parte de las transnacionales.

Siendo el mayor productor de cocaína a nivel mundial, necesitan 166 galones de gasolina para producir un kilogramo de la misma. Al compartir con Venezuela una frontera de 2.219 kilómetros, las mafias unidas a la oligarquía colombiana han diseñado diversas estrategias para el contrabando de gasolina, lo que hace oxigenar la economía colombiana.

El lago de Maracaibo

Venezuela posee el Puerto de Maracaibo, un objetivo a conquistar por los colombianos; a través del tiempo se refleja cómo pretenden, a través de planes de desetabilización, tomar lo que sería una zona geoestratégicamente importante, siendo esta zona parte de diversos planes.

  • Plan Media Luna. Buscaba formar grupos secesionistas, golpistas y desestabilizadores en los estados Zulia, Táchira, Mérida, Barinas y Apure).
  • Plan Colombia (2000). Para ejecutar dicho plan sería necesario la militarización de Colombia para el control de Venezuela.

La importancia radica en que el lago posee una salida mucho más cercana y accesible al Mar Caribe que los puertos colombianos. Al crear una República Independiente con los estados que forman parte del Plan Media Luna, no dependerán de la legislación venezolana para poder administrar los recursos de dichos territorios.

>>A Juan Guaidó no le importa fracasar<<

Además siendo el Lago de Maracaibo gran poseedor de reservas petroleras, sería una manera de solucionar el problema energético que sufrirá Colombia de aquí a tres años.

Estas serían las dos principales razones geopolíticas del interés de la oligarquía colombiana sobre Venezuela. Ahora bien, Juan Guaidó siendo representante de los intereses estadounidenses, ha sido aliado de nuevos planes en contra del territorio, la soberanía y la integridad de Venezuela.

La oligarquía colombiana sabe que la consolidación de Juan Guaidó en el poder es vital para el control de las reservas energéticas más grandes del mundo, lo cual no implicaría mayor gasto en importación de combustible.

Juan Guaidó unido con la mafia colombiana, (que a su vez responde ante el gobierno de Iván Duque), le promete a los Rastrojos, un grupo de paramilitares, la zona fronteriza, lo que permitirá de una manera más amplia la extracción de recursos, y el control sobre el lago de Maracaibo.

>>Cronología de un fracaso: Caso Guaidó<<

Esta situación de bloqueo, auspiciada principalmente por Juan Guaidó, favorece a Colombia. Así lo dejó claro la conversación entre Francisco Santos Calderón y la nueva ministra de Relaciones Exteriores, Claudia Blum, que se filtró a finales del 2019.

A pesar de que muchos medios destacan las criticas que estos realizaron a las instituciones de Estados Unidos, lo realmente importante era cómo confesaban que el Estado colombiano se estaba beneficiando del Bloqueo Económico a Venezuela, atrayendo negocios e inversiones que antes no se daban por tener una de las economías mas sólidas de latinoamérica como vecino.

Estos también muestran su interés porque la figura de Guaidó no pase desapercibida por la comunidad, y este sea el que ejecute los planes de desestabilización desde Caracas. A su vez la economía colombiana ha visto un repunte debido a los emigrante venezolanos, así lo plantea el Banco Mundial.

A largo plazo, la mano de obra barata llegada de Venezuela ayudará a equilibrar el déficit comercial, ya que en caso de tener que comprar petróleo, lo equilibrarán con los salarios bajos pagados a los venezolanos.

Recientemente Aída Merlano fue capturada por el cuerpo de Seguridad del Estado venezolano, posteriormente declarando ante las autoridades competentes habla sobre la compra de votos por parte de Iván Duque en las elecciones del 2018.

>>EEUU, Colombia y España protegen a los terroristas que atacaron el sistema eléctrico de Venezuela<<

Estas declaraciones dejan mucho que desear sobre la oligarquía colombiana, lo que inicia un proceso de investigación por parte del Senado al presidente Iván duque por Tráfico de votos y denegación de funciones y presunta prevaricación.

Siendo esto así, es conveniente que una figura como la de Juan Guaidó esté presente, porque pese a no lograr el principal objetivo, que es derrocar al presidente Nicolás Maduro, igualmente beneficia a la oligarquía colombiana.

Comentarios