La vacuna ecuatoriana

El SARS-COV-2 llegó al Ecuador en el tiempo en que los bárbaros que nos gobiernan habían ya desmantelado el sistema de salud pública, y lo poco que quedaba lo habían repartido a sus cómplices a cambio de favores políticos.

Nunca sabremos los ecuatorianos cuántos compatriotas dejaron morir, ni dónde fueron sepultados, lo que sí sabemos es que se hicieron infames negocios, vendiendo las medicinas de los hospitales públicos, comprando a precios exorbitantes las fundas para disposición de cadáveres y de insumos de bioseguridad, todo con la venia de quienes fueron elegidos para procurar el bienestar de los ciudadanos con servicios públicos de calidad, los que el gobierno de la Revolución Ciudadana durante la década ganada implementó y nos acostumbró a ser tratados como personas y no como clientes electorales.

Hoy el SARS-COV-2 ha mutado y una vez más ataca a la población indefensa que se encuentra expectante a los devaneos políticos de un gobierno que, en sus días de agonía, se apresta a concretar privatizaciones de las empresas públicas, sigue repartiendo prebendas a cambio de “favores”, esta vez a la prensa radial a quienes ha entregado en concesión las radiofrecuencias del espectro radioeléctrico en medio de un proceso poco transparente, que evidencia a todas luces los compromisos adquiridos por radiodifusores cómplices que hablan cuando no deben y callan cuando deben hablar.

Moreno, es el virus y en medio de todo, discursea citando a Sócrates con citas que nunca dijo el filósofo griego, y son tantas ya las sandeces que ha dicho desde que asumió la presidencia, que solo son superadas por la pésima ejecución en la administración pública, destruyendo la institucionalidad estatal, violando la Constitución, restando derechos a los ciudadanos y haciendo concesiones a sus patrones, la banca chulquera, la empresa evasora y explotadora y la prensa mentirosa y servil.

Hoy surge la nueva cepa de este virus, se llama Lasso, quien con gran desparpajo declara abiertamente que Moreno gobierna con su receta y es así que han destruido las plazas de trabajo, suprimido los controles para sacar dinero hacia paraísos fiscales, y han vuelto a cobrar los bancos ingentes cantidades por los “servicios” que le dan a quienes tienen su dinero en las cuentas de sus bancos, pagándoles por su dinero ahorrado, apenas el 0.5% de interés, pero al concederles créditos – con su propio dinero- les cobran hasta el 16%, y así es que este bachiller quiere gobernar el país.

Entonces, el pueblo ecuatoriano que ya conoció un gobierno popular que lideró la región en servicios públicos de educación, salud, vivienda, trabajo, y sobre todo que le devolvió la dignidad, ha diseñado una vacuna contra el virus y la nueva cepa, esa vacuna estará lista para ser inoculada el 7 de febrero de 2021, el nombre de la vacuna es A-ARAUZ-RABASCALL, y será aplicada en una sola vuelta en apenas 10 horas entre las 07:00 y las 17:00 de ese grandioso día en que los ecuatorianos recuperaremos la salud del estado, eliminando el virus y su nueva cepa en una sola dosis.

TODO UNO, la de Correa.

Comentarios