Andalucía: La incongruencia de prohibir banderas

El pasado 2 de enero, durante los actos institucionales para el Día de la Toma de Granada, registramos la noticia de que la policía nacional había prohibido colocar la bandera de Andalucía sobre las vallas de la Plaza del Carmen (o Plaza del Cambio, como se conocía a raíz del movimiento antifascista del 3D), en tanto que se mostraban en el mismo lugar banderas españolas sin ninguna restricción.

>>Análisis histórico y contexto político de la Toma de Granada<<

Como ya hicimos en su día, dado que un periodista de este medio estuvo presente y pudo dar fe en primera persona y tras entrevistar a varios asistentes, queremos hacer hincapié en diversas informaciones erróneas que hemos detectado en otros medios y algunos comunicados de partidos políticos que no estuvieron presentes, y la mayor parte de los cuales se pueden contrastar visionando el vídeo que les facilitamos:

  • La bandera no se confiscó, la policía prohibía ponerla sobre la valla, al igual que se hacía en el resto de la plaza con banderas españolas y hasta con la insignia del grupo xenófobo y de extrema derecha Hogar Social.
  • La bandera en cuestión no se trataba de una arbonaida, la de la estrella roja, sino de se trataba de una simple tela con franjas verdes, blanca y roja y sin distintivo alguno. Aunque se hubiera tratado de una bandera estrellada, no hubiera incumplido ningún precepto, y de haberlo hecho, estaríamos ante un caso de discriminación.
  • Diversos testimonios y noticias hacen referencia a que la policía nacional increpaba a las manifestantes opositoras a la celebración del Día de la Toma. Aunque hemos podido recabar muchos testimonios al respecto, hemos decidido, en base al rigor periodístico, no incluir estos datos en nuestra noticia, al carecer de una única versión de los diversos hechos relatados y no contar con más prueba. Por ende, aunque no ponemos en duda el testimonio de muchas manifestantes y testigos, no consideramos información contrastada al nivel profesional que supone su publicación.

“Nosotros somos unos mandaos”. Agente de la Policía que impidió la exhibición de la bandera andaluza.

Tras lo que sucedido en el Día de la Toma, un reportero de ElEstado.Net habló con el policía que sale en el vídeo y reconfirmó lo que sale en el documento gráfico: el funcionario declaró que se le habían dado esas órdenes, concretamente que en las vallas de ese lado de la plaza no se podía poner nada.

Al preguntarle quién dio dichas órdenes, afirmó que su superior, y se negó a contestar más preguntas. Ante la pregunta de por qué en un lado de la plaza sí y en otro no, solo se encogió de hombros, al igual que al preguntarle si entendía o le parecía correcta dicha orden.

Maribel Mora Grande, senadora de Podemos designada por el Parlamento de Andalucía, realizó una serie de preguntas al Gobierno, preguntas que, hasta donde hemos podido saber en ElEstado.Net, no han sido respondidas hasta la fecha, lo cual hace altamente improbable que lo vayan a ser ya.

En este comunicado se hace alusión a Andalucía por Sí, que también pidió en un comunicado a la Subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro, una disculpa. Por su parte, Nación Andaluza, partido del que uno de los miembros es protagonista de los hechos, pidió la dimisión de la subdelegada, por escrito y mediante una concentración ante la citada subdelegación.

La Subdelegación del Gobierno en Granada respondía el pasado 4 de enero diciendo a través de Europa Press que “no había ninguna instrucción de retirar ninguna bandera de las que había” y que fue un “hecho absolutamente aislado” en “un momento muy concreto” y anunciaba que abriría una investigación interna al respecto. Llegaron incluso a comunicar, que, “una vez visionados los vídeos” se podría deber a un “malentendido”, llegando hasta el extremo de indicar que podría estar “provocado” por los mismos manifestantes.

El pasado día 24, la subdelegación sacaba las conclusiones de su investigación facilitándolas, de nuevo, a Europa Press. Según este comunicado, no existió ninguna ordenpor parte de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional ni de la coordinación del operativo de seguridad” para la retirada de ninguna enseña en la mañana del 2 de enero.

En ambos casos, el 4 de enero y el 24 de marzo, la información de la subdelegada se contradice con la información que facilitaban los días previos a la Toma de Granada a Europa Press, que relataba la Junta Local de Seguridad celebrada en diciembre, dentro del dispositivo de seguridad llamado Operación Reno.

Esta reunión fue presidida por el alcalde de Granada, Francisco Cuenca Rodríguez, y acudieron la subdelegada, representantes de la Guardia Civil, Policía Nacional, Autonómica y Local. En ella se definió “que no se permitirá simbología radical” y que había que “disuadir a posibles grupos radicales que quieran fastidiar la fiesta«.

También se hacía saber que diversas cámaras de seguridad grabarían todo lo sucedido en la plaza, que la policía revisaría las grabaciones en caso de altercado, y que los servicios de información estarían visionando continuamente la actividad de los “grupos radicales”.

De toda la información facilitada por la Subdelegación del Gobierno se desprende lo siguiente:

  • Cuando hablaba de elementos radicales, se referían a los grupos opositores a la celebración del Día de la Toma, y no a quienes esgrimían esvásticas, hacían saludos romanos, portaban banderas de Democracia Nacional, España 2000, Falange Española, Hogar Social, Carlistas y similares.
  • Para la Subdelegación de Gobierno, las enseñas “radicales” y que “incitan al odio” son banderas como la andaluza o, en cualquier caso, cualquier símbolo que llevara quien protestara contra los actos que se llevaban a cabo en la Plaza del Carmen.
  • Que la orden para que no se permitiera el despliegue de cualquier insignia que portasen estos grupos ya se dio a la policía en la misma reunión del 20 de diciembre, dentro de la cual, al menos en el criterio de la policía, se encontraba la bandera andaluza.
  • Que consideran que el hecho de haberse censurado la bandera reconocida en el Estatuto de Autonomía Andaluz, de manera premeditada o no, es excusable al tratarse de un hecho aislado. La coletilla de que se trate de “un momento muy concreto” no hace más que arrojar dudas sobre su afirmación de que se trate de un malentendido.
  • Que no han visionado un vídeo donde queda claro lo que sucedió, y tampoco las grabaciones de las que hacían alarde apenas unos días antes de los hechos, o bien que no las han considerado pruebas para la investigación interna.
  • Que no están dispuestos a dialogar, pues solo facilitan la información de manera unidireccional a un medio, Europa Press, sin facilitar más datos que los que ellos desean, ni esclarecer en qué ha consistido esta investigación interna, que ha acabado afirmando exactamente lo mismo que antes de empezar.
  • Que no están dispuestos a reconocer la gravedad de los hechos que les achacan diferentes formaciones políticas y ciudadanas, ni a depurar responsabilidades.

Por desgracia, ya hemos visto en estos últimos tiempos la utilización de banderas en general que ha hecho el PSOE desde el gobierno. Baste con ver su “homenaje” a Antonio Machado y a Manuel Azaña, a quienes hizo ofrendas con la bandera constitucional de España, la rojigualda, en lo que muchas consideran un insulto a dos figuras murieron defendiendo el distintivo tricolor y huyendo de la misma enseña con la que se les ha ofrendado.

También el PP ha hecho alarde desmesurado de la insignia española. Sin ir más lejos, en el citado Día de la Toma repartieron 4.000 banderas. El 11 de octubre repartían 600 más en Sevilla y 1.000 más en Boadilla del Monte (Madrid) y en diversos puntos de Madrid, Almería y Ceuta.

Ciudadanos ha amenazado varias veces con denunciar a cualquier edificio público que no muestre “en el interior y el exterior” de manera notable la bandera española.

En numerosas ocasiones se ha prohibido el acceso a estadios deportivos, por parte de un gobierno u otro, con banderas como republicanas, esteladas, arbonaidas o cualquier tipo que incluya símbolos socialistas o comunistas. A nivel legal europeo, solo está contemplado que un árbitro pueda parar un partido si detectan símbolos racistas, xenófobos y discriminatorios, como la “SS” de la Schutzstaffel, soles negros, cruces celtas o de Odín, águilas y esvásticas nazis, crosstars, dobles ochos, etc. Se aduce al respecto la Ley 19/2007, Capítulo II (Obligaciones de las personas espectadoras y asistentes a las competiciones y espectáculos deportivos), la cual al respecto de banderas solo especifica:

Art 6.b: Introducir, exhibir o elaborar pancartas, banderas, símbolos u otras señales con mensajes que inciten a la violencia o en cuya virtud una persona o grupo de ellas sea amenazada, insultada o vejada por razón de su origen racial o étnico, su religión o convicciones, su discapacidad, edad, sexo o la orientación sexual. Ley 19/2007, Capítulo II.

Art 7.c.: No exhibir pancartas, banderas, símbolos u otras señales que inciten a la violencia o al terrorismo o que incluyan mensajes de carácter racista, xenófobo o intolerante. Ley 19/2007, Capítulo II.

VOX utilizó la bandera de España en su publicidad electoral de 2015, lo que causó que se paralizasen 900.000 sobres de propaganda electoral, al considerar la Junta Electoral Central, si bien el Supremo lo legitimó “por no venir el nombre del partido escrito sobre la bandera”, y facilitó el reparto de urgencia de este material electoral, consiguiendo de paso una mayor difusión para el partido de extrema derecha. Además, en sus mítines y actos no están permitidas más banderas que la española y la del partido.

El pelotari Iparralde Bixintxo Bilbao acaba de ser “indultado” de la suspensión de 12 meses por haber mostrado la Ikurriña al recibir la medalla de oro en Barcelona por el presidente de la Federación Internacional de Pelota Vasca, Xabier Cazaubon.

En Eurovisión prohibieron en 2016 la Ikurriña y la de Palestina, colocándolas al mismo nivel que la bandera del Estado Islámico.

Todos estos grupos, todos, minimizan las banderas de cada pueblo que pertenece al estado. Cualquier bandera que no represente al Estado español tal y como se constituyó en 1978 parece no tener cabida cuando deciden qué se puede mostrar y qué no, sea legal o no, dentro y fuera de edificios oficiales.

>>¿Es posible ultrajar símbolos? La patria no se resiente<<

Cabe recordar que la bandera de Andalucía está reconocida desde 1919 en la Asamblea Regionalista de Córdoba, y por un organismo oficial en 1932, la Comisión Organizadora de la Asamblea Regional. Pero sus orígenes se remontan muy atrás en el tiempo. Tanto, que muchos la se consideran como la bandera más antigua de Europa y de las que se siguen usando a día de hoy en el mundo.

Si bien ha habido multitud de insignias verdes y blancas durante la historia de Al-Ándalus, la primera referencia escrita que tenemos de ella es del reinado de Al Mutasim de la Taifa de Almería del año 1051, que ha llegado hasta nuestros días gracias a los versos del poeta Abú Asbag Ibn Arqam:

“Una verde bandera

que se ha hecho de la aurora blanca un cinturón,

despliega sobre ti un ala de delicia,

que ella te asegure la felicidad

al concederte un espíritu triunfante”

La arbonaida, bandera andalucista reconocida desde 1990, con estrella roja, saca su nombre de la lengua romance andalusí, la aljamía, y significa “blanca y verde”, razón por la que se use también este término ocasionalmente para referirse a la bandera andaluza sin distintivos o con el escudo oficial autonomista.

Consolat de Marinaleda en Sant Esteve de les Roures
redactor en ElEstado.net

Consolat de Marinaleda en Sant Esteve de les Roures

Consolat de Marinaleda en Sant Esteve de les Roures redactor en ElEstado.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: