La visita de Mike Pence cambia la política de Ecuador

Mike Pence es el actual vicepresidente de Estados Unidos (EEUU). A finales del mes de junio viajó a Ecuador para reunirse con el presidente Lenín Moreno, poniendo fin a diez años de tensa relación con el gobierno anterior de Rafael Correa, quién se opuso a seguir la agenda política marcada por el gobierno turnista estadounidense, en favor de una propia con una mayor apuesta por la relación con los países de América Latina.

Mike Pence expresó que la relación entre ambos países se encontraba en un buen punto, y que a partir de ese momento se volvería más intensa. Además confirmó la ayuda de Estados Unidos a Ecuador, una cuestión criticada por la oposición a Moreno, organizada en el Movimiento de Acuerdo Nacional por la Revolución Ciudadana (MANA-RC), mediante una de sus máximas líderes, Gabriela Rivadeneira quién expresó que la ayuda de EEUU se termina pagando.

La predicción de Rivadeneira se ha cumplido a los pocos días. Ecuador ha renunciado a su condición de proponente en la Asamblea Mundial de la Salud, ente adscrito a la Organización de las Naciones Unidas. La diplomacia de Lenín Moreno ha cambiado su posición en lo que respecta a la leche materna. El anterior gobierno apoyaba la lactancia materna en los primeros meses de vida del bebé, ahora Ecuador se posiciona en contra para apoyar acuerdos con multinacionales estadounidenses de producción de fórmula infantil.

>>Los motivos que explican la confrontación entre Lenín Moreno y Rafael Correa<<

Por otro lado, el ejecutivo de Lenín Moreno ha propinado un duro golpe a uno de los principales legados de Rafael Correa: la apuesta por la integración latinoamericana sin el tutelaje de Estados Unidos. Una de las instituciones que se crearon para ello fue la Unión de Naciones del Sur (UNASUR), que integraba a todas las naciones de Suramérica. El gobierno de Moreno, tras la visita de Mike Pence, ha decidido expulsar del país la sede de la institución integradora.

La UNASUR quedó seriamente afectada cuando seis países decidieron salir del organismo siguiendo las instrucciones de la Administración de Donald Trump para aislar a Venezuela, en los momentos previos a la votación de la posible aplicación de la Carta Democrática de la Organización de Estados Americanos en ese país.

>>Ecuador se vuelca en las calles en favor de Rafael Correa<<

Argentina, Brasil, Paraguay, Perú, Chile y Colombia atendieron las exigencias de la nación del norte, terminando con varios tratados comerciales, militares y culturales que blindaban las democracias de los países suramericanos ante golpes de estado, mantenían una banca pública internacional para otorgar créditos a trabajadores organizados en cooperativas o comunas, y educaban a sus ejércitos en una cultura de respeto al poder civil emanado de las urnas.

Ahora el Ecuador de Lenín Moreno parece haber iniciado ese camino, pese a que en el documento político que consignó ante el poder electoral durante la campaña electoral, se comprometió a mantener su apoyo a las instituciones surgidas para profundizar la integración latinoamericana, nombrado a la UNASUR, ALBA y CELAC.

Soy el director de ElEstado.Net.

He escrito varios libros:

- Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010).
- Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009).
- El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018).

¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Gonzalo Sánchez

Soy el director de ElEstado.Net. He escrito varios libros: - Socialismo en Sudamérica (Editorial El Perro y la Rana, 2010). - Honduras: el sueño liberador convertido en pesadillas opresora (2009). - El libro negro del bipartidismo (Editorial Mandala, 2018). ¡Muchas gracias por leer ElEstado.Net!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: