El pasado 9 de octubre el País Valencià demostró que es antifascista

Este pasado mes de octubre se celebró un día que pasará a la historia de la memoria de los antifascistas, revolucionarios y demócratas del País Valencià. El 9 de octubre, día del País Valencià, en la Diada del pueblo valenciano, se produjo una marcha fascista surgida a raíz del profundo odio generado por la propaganda de grupos fascistas, terroristas y neoliberales.

La fiesta nacional del País Valencià ha estado influenciada por la extrema derecha durante mucho tiempo. Desde 1979 llevan produciéndose agresiones, amenazas e insultos por parte de grupos fascistas impulsados por el ultracentralismo de Madrid con el llamado blaverismo, el cual se jacta de querer defender la lengua valenciana y su tradición cuando en realidad no ha sido más que un instrumento del Estado español para vulnerar la lengua valenciana, castellanizarla hasta la vergüenza, llegando incluso a crear un diccionario de “lengua” valenciana.

Estos grupos profundamente reaccionarios, aliados con nazis en Valencia agredieron a unos compañeros el pasado 9 de octubre de 2017, con el tabú del catalanismo y bajo excusas sin sentido, se organizó una contramarcha contra la cultura y lengua valenciana de una manifestación que se lleva organizando desde 1979. Agrediendo a compañeros, atacando misóginamente a compañeras, amenazando de muerte bajo la mirada de una policía que dejó los hechos en la impunidad.

Este año han fracasado los cuñados, los ignorantes y los fascistas que desprecian el progreso. Vieron impotentes llegar columnas de todo el País Valencià y buses solidarios que vinieron de Euskal Herria. Cientos de antifascistas, compañeros y compañeras que con miedo fuimos a una marcha que es solo de la clase trabajadora valenciana, que se siempre se ha intentado desde el Estado reducirla a una fiesta de los que se dicen orgullosos de ser españoles, y después en aras de su patriotismo hipócrita, insultan a Cataluña y al pueblo catalán con profundos mensajes de odio en las calles, de lo que una vez fue capital de la Segunda República Española y tumba del fascismo.

Este 9 de octubre hemos aprendido una cosa, que siempre seremos muchos más. La marcha fue un rotundo éxito, asistimos porque teníamos miedo sí, miedo de que País Valencià fuera un nido de asesinos reaccionarios, de que nuestra lengua, nuestra cultura y forma de vida desapareciera a causa del ultracentralismo españolista de los blaveros. Vinieron trescientas personas de todo País Valencià y algunos internacionalistas de Euskal Herria.

Aunque esta marcha por desgracia fue protagonizada por nacionalistas burgueses, pancatalanistas y nacionalistas, se da la casualidad de que contra el fascismo no hay discusión que valga ni debate a llevara cabo. O vamos juntos y avanzamos o nos matarán si estamos separados. Hoy no nos han hecho currito; se han callado, el GAV ha pasado de largo, la policía ha hecho un cordón de seguridad correcto, la organización ha sido perfecta, hemos respondido a todas sus amenazas e insultos, no nos hemos callado aún estando rodeados, hemos respondido a todas sus agresiones.

Podemos estar muy orgullosos de esta gesta heroica antifascista, la organización y la unión contra el fascismo debe prevalecer, muy orgulloso de todos nosotros y nosotras.

¡Siempre Antifascistas!

¡Vísca el País Valencià!

¡NO PASARÁN!

Comentarios