Vicepresidente constitucional Jorge Glas, un mes en huelga de hambre ante la indiferencia del gobierno

2

El vicepresidente constitucional ecuatoriano, Jorge Glas, cumplió este martes un mes en huelga de hambre tras su traslado desde la denominada cárcel 4 (situada en Quito) hasta el centro de detención de Latacunga (a 110 kilómetros de la capital).

La familia del dirigente de la Revolución Ciudadana, encabezada por su esposa, Cynthia Díaz, ha llevado adelante gestiones para que el Ministerio de Justicia (ahora desaparecido por decreto presidencial) reconsidere la decisión de llevar a Jorge Glas lejos de su residencia natural y lo retornen a Quito.

Ella se reunió con el presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, Eugenio Arellano, pero su gestión no ha tenido eco en la Iglesia Católica de la cual se esperaba actúe como intermediaria ante el gobierno de Lenín Moreno.

El 21 de octubre, el gobierno de Lenín Moreno resolvió trasladar al vicepresidente constitucional por razones de seguridad, con base a un informe de inteligencia luego de que el exsecretario de Comunicación, Fernando Alvarado, saliera del país alegando persecución política.

No obstante, la decisión fue calificada por la defensa de Jorge Glas como un acto de revancha política por parte del régimen golpeado por las críticas. La fecha generó expresiones de apoyo en favor del vicepresidente constitucional conjugadas con llamados a la acción por parte del gobierno y de las entidades vinculadas a la defensa de los derechos humanos.

“Hoy Jorge Glas cumple UN MES de huelga de hambre en la cárcel de Latacunga. A pesar del pedido de sus familiares, la iglesia y defensores de DDHH, el gobierno ignora sus pedidos, como preso político, lo están dejando morir”, escribió en Twitter la parlamentaria andina Rosa Mireya Cárdenas.

El 7 de noviembre, el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CDH) alertó sobre el progresivo deterioro del estado de salud de Jorge Glas, debido a la huelga de hambre. Billy Navarrete, secretario ejecutivo del CDH, indicó que hasta el momento la defensa de Glas no conoce del supuesto informe de inteligencia que justificó su traslado a Latacunga.

Tras su traslado, se produjo la visita de David Armendariz, observador internacional del caso, quien denunció las condiciones de detención en Latacunga y logró medidas cautelares para mejorar el estado de la celda.

Jorge Glas está detenido desde el 2 de octubre de 2017 tras ser encontrado culpable de integrar supuestamente una asociación delictiva y de haber recibido sobornos por parte de la compañía brasileña Odebrecht, todo en base a los testimonios de directivos de la empresa que no han sido acompañados con pruebas. La defensa del vicepresidente constitucional alega que la Fiscalía no ha podido probar sus acusaciones.

La ciudadana Leonor Cedeño recordó lo que podría ser el motivo de fondo para que Jorge Glas esté en prisión:

Comentarios