Las declaraciones antivenezolanas de Moreno provocan una oleada de ataques xenófobos en Ecuador

Apagar “el incendio” con gasolina fue la mejor alternativa que encontró el Presidente Lenín Moreno luego del asesinato de Diana Carolina, una mujer en estado de gestación y madre dos niños. Tras tenerla como rehén durante 90 minutos, Yordi Rafael L., de nacionalidad venezolana, la mató con dos cuchilladas. la noche del pasado sábado 19 de enero en Ibarra (ciudad ubicada al norte del Ecuador).

>>Indignación en Ecuador por asesinato de mujer embarazada y la errática reacción del gobierno<<

He dispuesto la conformación inmediata de brigadas para controlar la situación legal de los inmigrantes venezolanos en las calles, en los lugares de trabajo y en la frontera”, fue el comunicado que Lenín Moreno expuso en los medios de comunicación y en sus redes sociales. Lo que desató una reacción xenófoba en las calles de Ibarra en contra de ciudadanos venezolanos, que han llegado a tierras ecuatorianas a trabajar unos y a mendigar otros.

Incluso hubo ibarreños que fueron a las casas rentadas por venezolanos a sacarlos y quemar sus bienes. Otros los perseguían por las vías de la ciudad, gritándoles que se vayan del Ecuador en una espeluznante escena ocurrida luego de las declaraciones del mandatario ecuatoriano, horas después del hecho.

La ministra del Interior, María Paula Romo informó, al día siguiente, que tuvieron que llamar al Comandante General de la Policía y al Director Nacional de Operaciones para que grupos especiales lleguen a apoyar en la zona. Personal de UMO, GOE y GIR permanecerá en Ibarra hasta nueva orden, expuso Romo mientras era fustigada por miles de sus compatriotas en las redes sociales, en donde muchos claman su renuncia con feroces críticas ante el incremento de la inseguridad que soporta el Ecuador.

Pese a que Hernán Carrillo, Director de Operaciones de la Policía, ha expresado que el 53% de las muertes en el 2018 fue entre personas que se conocían, este asesinato de Diana Carolina no sucedió entre viejos conocidos. Ni tampoco, la masacre de Posorja, en donde una turba se levantó contra 3 supuestos secuestradores de niños que  fueron asesinados por la muchedumbre. La ministra Romo negó que esto esté sucediendo en el país y, en septiembre del 2018, la policía negaba la existencia de una banda organizada para secuestrar niños, pero un mes después se informaba de arrestos a secuestradores de niños en Quito.

Anteriormente, en abril del 2018 llegó la noticia del asesinato a 3 periodistas de El Comercio, las amenazas de bombas en el primer trimestre del año pasado. Así, la seguridad es un derecho que el gobierno de Lenín Moreno no ha podido brindarle a su país pese a las ruedas de prensa y anuncios televisivos que pululan en la prensa nacional.

>>Comparación política: Fascismo en Ecuador y en Brasil<<

El Vicepresidente Otto Sonnenholzner, no quiso quedarse fuera de la comparsa, y brindó una rueda de prensa para añadir que Ecuador exigirá desde el 21 de enero del 2019 la presentación del pasado judicial apostillado a todos los ciudadanos venezolanos.

Así, el morenismo puso de manifiesto su escaso entendimiento frente al fenómeno de la delincuencia que no tiene nacionalidad, bandera, etnia ni color piel.

Comentarios