SAT, el combativo y polémico sindicato andaluz del campo

El 11 de marzo por la mañana era detenido Curro Romero, portavoz jiennense del SAT y participante en los hechos del Mercadona de Écija de 2012. Por estas acciones, que explicamos en el actual artículo, hay 40 personas encausadas, que se enfrentan a unas penas de entre 1 y 3 años de cárcel, y pago de responsabilidad civil. En total, se trata de más de 100 años de cárcel por una acción de denuncia social.

Han detenido a mi compañero Curro Moreno por denunciar la pobreza en Andalucía con la expropiación de comida de primera necesidad que hicimos hace 7 años en Mercadona. Él como yo, como la dirección del SAT, es insumiso judicial, porque la cárcel debería ser para quien castiga al pueblo, no para quienes luchamos pacíficamente por un mundo mejor. ¡Curro Libertad! Óscar Reina.

Cuando Óscar Reina, Portavoz Nacional del SAT, se presenta en el juzgado número 1 de Jaén para interesarse por su compañero y llevar a cabo las gestiones pertinentes, fue también arrestado. Al poco tiempo, Curro Romero es liberado, mientras que Óscar Reina pasa la noche en el calabozo.

¿Por qué se les ha arrestado? ¿Corresponde la detención de Curro Romero a una especie de trampa para detener a Óscar Reina, quien ya ha sido detenido y liberado en varias ocasiones? Estas detenciones responden a un hecho asociado a la política del SAT: la Insumisión Judicial. Debido a causas anteriores, ambos tenían notificaciones jurídicas pendientes, lo cual no llega a explicar que se les retenga durante horas. ¿Existe una opresión hacia este sindicato andaluz por luchar por los derechos de las trabajadoras?

¿Qué es el SAT? ¿Qué tipo de acciones llevan a cabo? ¿En qué círculos se mueven? ¿Qué pasó realmente en el famoso caso del Mercadona? ¿Luchadores por los derechos de los trabajadores o delincuentes sin escrúpulos? ¿Qué tienen que ver Marinaleda y su alcalde, Sánchez Gordillo con este sindicato?

Algunos arrestos de miembros del SAT

En septiembre de 2009 la policía detiene de manera irregular a Francisco Javier Alfaro en su casa, acusado de participar en las movilizaciones sindicales de septiembre de ese año. En ningún momento pidieron permiso para acceder a su vivienda. Una vez detenido fue interrogado sobre las actividades que tenía planeadas el SAT, los nombres de sus dirigentes e incluso declaró que el agente que le escoltaba le amenazó con “Cañamero os va a meter a todos en la cárcel”. El SAT también denunció que Francisco no recibió ningún tipo de alimento en todo el día al ser liberado por la tarde.

En 2012, Carlos Cano y Carmen Bajo, ambos del SAT y miembros de la asamblea del 15M, participaron en unos piquetes informativos durante una huelga en 2012. En 2013 se les aplica, conforme al artículo 315 del Código Penal que castiga a sindicalistas y participantes en piquetes. El SAT organizó una huelga de hambre. Finalmente, más de 5 años después, este 11 de marzo se les ha concedido un indulto que conlleva la reducción de pena de 3 a 2 años, lo que impedirá su ingreso en prisión.

En 2013 Diego Cañamero, Portavoz Nacional por aquél entonces del SAT, es detenido por su negativa a declarar sobre la “expropiación forzosa” de los supermercados en 2012. En su detención participa un coche de policía de paisano.

Andrés Bódalo, miembro del SAT y cabeza de lista de Unidos Podemos por Jaén, fue detenido y condenado a tres años y medio de cárcel en 2016 por la agresión a un concejal socialista durante una protesta jornalera en Jódar durante el año 2012.

Bódalo siempre ha afirmado que él nunca ha realizado ninguna acción violenta. La condena era en base a atentado contra la autoridad. Los hechos relatan que, cuando Juan Ibarra, alcalde de Jódar, intentó entrar a la fuerza en el ayuntamiento a través de una sentada, fue agredido, pese a contar con un cinturón de seguridad.

Algunos policías locales testificaron a favor de Andrés, y en los vídeos presentados por la Guardia Civil no se aprecia atentado. El análisis forense sólo da fe de algún hematoma, sin lesiones de gravedad. El caso de Andrés Bódalo se trató con mayor gravedad al contar con el agravante de reincidencia debido a protestas sindicales pasadas. Sin la Ley Mordaza, Andrés no hubiera entrado en prisión. Andrés recibió el tercer grado penitenciario en septiembre de 2017.

Andrés Bódalo frente a la prisión de Fran Molero

Fran Molero, afiliado al SAT, fue detenido en 2013 por durante una de las manifestaciones de “Rodea el Congreso”. Según relata, “fueron policías infiltrados en la manifestación (…) los que reventaron la protesta”. El año pasado fue condenado a 5 años de prisión y 17.000 de multa en una causa en la que la sentencia se basa en la identificación de los policías denunciantes: “llevaba ropa oscura y pañuelo palestino”, la misma indumentaria que declaran testigos que llevarían estos supuestos policías infiltrados. Actualmente cumple su pena en la cárcel de Archidona, Málaga.

Fui arrollado por una carga policial con una brutalidad enorme. Cuatro agentes me hicieron un placaje al estilo de jugadores de rugby. Fran Molero.

En junio del año pasado se detuvo a Óscar Reina fue detenido por injurias contra la corona por declaraciones vertidas a través de redes sociales a favor de la república. Esto sucede a continuación de la denuncia sobre la explotación de las temporeras de Huelva, y varios medios relacionan los dos hechos.

Tras negarse a declarar, salió en libertad. En julio se le vuelve a detener por orden de la Audiencia Nacional tras calificar al monarca de “miserable” en un tuit de 2017. Al personarse la Guardia Civil en su domicilio subió un vídeo a las redes sociales y se entregó. Tras varias horas en comisaría, sale en libertad sobre la media noche. En noviembre vuelve a ser detenido, y sus acompañantes identificados, en Granada, mientras promocionaba los actos del Día Nacional de Andalucía, el 4 de diciembre.

Antecedentes y contexto

Las luchas campesinas en Andalucía han sido constantes desde la conquista por parte del Reino de Castilla. Lo que era un territorio con un 70% de su superficie repartida entre pequeños y medianos propietarios se vio invertido al gran latifundismo que conocemos hoy día.

Esto ha llevado a una situación desesperada de una clase proletaria del campo: Las jornaleras a menudo tienen que vivir en itinerancia hacia donde puedan encontrar trabajo según la época del año. Si bien el proletariado en otros sectores es más común, no es tan corriente en el caso de la agricultura, donde el campesino suele tener en propiedad una mayor o menor cantidad de tierras que trabaja.

Las jornaleras son una figura clave para entender Andalucía y su idiosincrasia, como bien sabía Blas Infante. Quien no conoce la desdicha de la figura pobre y paupérrima de quien nada tiene y tiene que luchar para trabajar día a día para otros no puede empatizar con esa tierra. Cuando escuchamos el cante jondo, ese quejío que rompe el alma, no debemos olvidar que “flamenco” viene del andalusí, “fellah min gueir ard” (campesino sin tierras).

El pueblo que pasa hambre ha de ser, tarde o temprano, combativo. Nos lo demuestra claramente el Trienio Bolchevique (1918-1920). Si bien en lugares como Cataluña las sublevaciones, huelgas y protestas fueron mayoritariamente en las urbes, en las fábricas, en Andalucía tenemos muchos casos de levantamientos en el campo, y su posterior represión.

Movimientos que continuaron posteriormente, como por ejemplo los famosos Sucesos de Casas Viejas de 1933. El motivo de la mayor parte de las revueltas, de marcado carácter anarquista contrapuesto al comunismo mayoritario en las empresas, no se debía a las condiciones de trabajo y la pobreza directamente, no. Se trataba de protestas por querer trabajar para comer.

El 60% de nuestro suelo no se cultiva, el 40% de las tierras cultivadas se explotan deficientemente, y el 79% de las incultas aprovechables, carecen de arbolado. Mientras tanto una gran parte de la población no encuentra trabajo y tiene que vivir miserablemente o emigrar. Pascual Carrión, integrante de la comisión para Ley de Reforma Agraria durante la II República.

Este hecho da una doble dimensión a la reclamación de “La Tierra para quien la Trabaja“: no se trata (solo) de una expropiación para quitársela al gran propietario (que la explota indirectamente, usando mano de obra, pero no la trabaja él mismo) para dársela al campesino. También hace referencia a que toda tierra a la que no se le dé uso, en tanto haya gente que necesite trabajar, ha de ser usada para este fin.

A día de hoy esta situación sigue vigente. Hay muchísima tierra sin explotar, y a veces el propietario gana más dividendos dejando las tierras baldías que contratando mano de obra que la trabaje, mediante ayudas agrarias o por pura especulación. El hecho de que buena parte de estos propietarios ni siquiera residan en Andalucía no hace más que agrandar la brecha entre latifundista y jornalero.

Por todo ello en Andalucía encontramos un sindicato agrícola fuerte y con amplia extensión. Primero fue el Sindicato de Obreros del Campo (SOC), fundado en 1976 y actualmente integrado en el SAT.

¿Qué es el SAT?

El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) se constituyó como una organización sindical andaluza mediante la unificación de diversos sindicatos del campo en septiembre de 2007. Como unidad sindical, se describen como de clase, unitaria, autónoma, independiente, antipatriarcal, republicana, soberana e internacionalista.

La realidad social y laboral en Andalucía hacía que los sindicatos estatales no estuvieran preparados para asistir a los trabajadores del campo, como las jornaleras, ni a nivel legal ni cultural. De las cenizas de la opresión nació la lucha del SAT.

Actualmente cuenta con unos 20.000 afiliados. Aunque inicialmente arrancó con más fuerza en Andalucía Occidental, lo cierto es que sus acciones con el campo jiennense les hicieron ganar fama y fuerza en toda Andalucía.

Óscar Reina es el Portavoz Nacional desde el II Congreso Nacional en sustitución de Diego Cañamero, que había ejercido el cargo desde el I Congreso Nacional en 2007 y se presentó por Unidos Podemos en Jaén.

Nótese el hecho de aplicar la palabra “nacional” cuando se trata de todo el territorio andaluz, al igual que otras organizaciones nacionalistas de izquierdas como la CUP o Nación Andaluza. Así es el caso, por ejemplo, con la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), uno de los antiguos fundadores de Izquierda Unida, conocido ampliamente por Marinaleda y su alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo. También han trabajado a menudo con otras organizaciones de izquierda, principalmente nacionalistas andaluzas como Nación Andaluza. También han trabajado con otras que no lo son, como Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR).

Además de con diversas formaciones políticas, el SAT también ha trabajado en numerosas ocasiones con otras asociaciones sindicales. Por ejemplo, en su II Congreso Nacional se invitaron a representantes de sindicatos como LAB de Euskal Herria, la Intersindical Alternativa de Catalunya, la Intersindical Valenciana, la CUT de Galicia, la CNT y la CGT y también la francesa Solidaries.

Durante su historia, el SAT ha tenido y sigue teniendo una cercanía de acción y colaboración con grupos de izquierdas, y ha trabajado con los territorios más oprimidos, sin importar las consecuencias legales. Son numerosas las causas abiertas contra diversos miembros de esta sociedad, y en todos los casos por luchar contra lo que consideran injusticias.

Actualmente el SAT trabaja en otros sectores de alto interés además del agrícola, como hostelería, administración pública, construcción, metal y enseñanza, además de áreas específicas para juventud, género y migrantes. El hecho de que mantengan una estructura asamblearia encaja completamente en la línea de una auténtica organización social, con conocimiento e interés en arreglar los problemas reales de las andaluzas.

Las luchas más mediáticas del SAT

Algunas de las acciones que llevaron a cabo las declaran como una llamada de atención a la sociedad y al gobierno central. Este es el caso de la llamada “expropiación forzosa” de artículos de primera necesidad en el Mercadona de Écija en agosto de 2012 para donarlos a ONGs para su reparto entre los más necesitados. En este hecho, los medios han relacionado a Sánchez Gordillo, miembro del Comité Nacional, si bien estaba con otro grupo en el momento en que se sacaron los carros y solo apareció después de sacarlos.

En otras ocasiones han logrado éxitos mediáticos como el caso de Cayetano Sánchez de Irujo en 2011, que pasó de los insultos a las andaluzas a pedir disculpas e incluso apoyar a las jornaleras.

Aunque en múltiples medios se habla con frecuencia de una versión partidista de los hechos del Mercadona de Écija y otros casos, con objeto de distorsionar la imagen pública de Juan Manuel Sánchez Gordillo y, por extensión, de la lucha del SAT, no suelen dar el contexto para explicar cómo se llega a esta situación.

Fuentes de Mercadona declararon: “dirigentes del SAT, entre los que se encontraba (…) Juan Manuel Sánchez Gordillo, han entrado este martes en un supermercado Mercadona de Écija y han agredido a dos trabajadoras”, y muchos medios se hicieron eco de esa versión como la única.

Como bien sabemos a día de hoy, el alcalde de Marinaleda se encontraba en esos momentos por otro lugar de la ciudad de la ciudad lebrijana, tal y como atestiguan las grabaciones de los mismos medios de comunicación que transmiten la denuncia del Mercadona. En cuanto a las agresiones, solo tenemos constancia de que una de las empleadas fue empujada para poder sacar los carros, tal y como se aprecia en este vídeo.

Gran parte de la lucha que se ha hecho más conocida es la que conlleva expropiaciones de grandes terratenientes. El SAT cree firmemente que la tierra debe ser para quien la trabaja, y en esa línea han ocupado las siguientes fincas:

  • Finca de Somonte en Coria del Río (Córdoba), propiedad de la Junta de Andalucía en 2012, actualmente ocupada.
  • Finca Las Turquillas en Écija (Sevilla), dependiente del Ministerio de Defensa en 2012 y sucesivas ocupaciones. Aunque actualmente se encuentra desocupada, el SAT ha expresado su intención de volver a entrar.
  • Finca El Aguardientero, hoy Cerro Libertad, actualmente propiedad de BBVA, ocupada en 2017 y actualmente continúa estándolo.
Cerro Libertad
Marinaleda

Marinaleda se ha convertido en uno de los bastiones más importantes y bandera del SAT, junto con Cerro Libertad. Este caso requiere un estudio aparte, pues es un buen ejemplo del tipo de opresión contra el cual el SAT hace su cruzada.

En la II República se apoyó a los republicanos y al Frente Popular. Cuando se proclama el golpe de estado, más de 30 personas de sus aproximadamente 2300 habitantes son asesinadas, incluido su alcalde. La segunda mitad de la década de 1940 sobreviene la hambruna y las jornaleras se ven abocadas a comer bellotas y otros restos del campo. En el pueblo aún se recuerda cómo la guardia civil tomó por “deporte” arrancar los dientes a las vecinas que descubrieran rapiñando estos frutos. Se produce entonces un éxodo de la población hacia otras regiones en la península y fuera de ella.

En el año 77 se funda el SOC, en el por aquél entonces Jardín de Queipo de Llano. El año 1979 gana las primeras elecciones municipales, con 9 de los 11 concejales, la CUT. Enseguida desaparecieron los nombres de calles de represores sustituidas por otros más altruistas y andalucistas: Queipo de Llano, Primo de Rivera, General Mola, Franco, Sanjurjo, Calvo Sotelo, etc. se reconvirtieron en Libertad, Jonaleros, Antonio Machado, García Lorca, del Pueblo, de la Libertad, Andalucía, Blas Infante, etc. Aunque parece una medida menor, muchísimos de nuestros municipios aún tienen nombres de calles, plazas y avenidas recordando lo peor del franquismo.

En los 80 se llevó a cabo una de las huelgas de hambre más multitudinarias de las que se tiene memoria: 700 personas la secundaron, reclamando los medios necesarios para acabar con el hambre y la pobreza extrema. El grupo lo constituían 300 jornaleras en paro y 400 vecinas.

Siguieron las ocupaciones, más de 100, en terrenos mal o nada explotados, para trabajarlos. Aunque la guardia civil les expulsaba a diario, y pese a los procesos judiciales, la presión continuó.

En los años 90 comenzaron las ocupaciones para llamar la atención de la drástica situación que se está sufriendo: Banco de España, Canal Sur, aeropuerto de Sevilla, etc. Esta medida, junto con manifestaciones diarias por las calles de Sevilla, mejoraron las condiciones administrativas relativas a las peonadas.

A continuación, se puso en marcha el Cortijo del Humoso, del que la Junta expropió cerca de 1.200 hectáreas al Ducado del Infantado, y posteriormente la industria cooperativa arrancaría para procesar y preparar los frutos de la tierra.

Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda

Este municipio sevillano, de la mano de su alcalde, ha llevado a cabo una auténtica revolución socialista, empujada por la grave crisis que sufrían sus habitantes. Cercana al pleno empleo (actualmente se registran 106 personas en la oficina de empleo), ha desterrado el hambre por medio del trabajo en cooperativas, sacándole rendimiento a tierras y otros activos que estaban sin utilizar, que se poseen de manera comunal.

Su lema, “Una Utopía hacia la Paz”, se refleja en todas las acciones, y ha sido anfitriona del Encuentro Estatal del Movimiento Antiglobalización en 2002. Cuenta con unos 3000 habitantes y la jornada se paga por igual a peones y gerentes, sobre 1.200€ al mes.

Cualquier persona empadronada allí tiene derecho a recibir una parcela (de 90 metros cuadrado de vivienda y 100 de jardín) para hacerse una vivienda, y el ayuntamiento provee la mano de obra y el material para construirla, en tanto la persona participe en la construcción, y una vez finalizada el alquiler es de 15€ por mes. La especulación urbanística no está permitida. Los servicios son públicos, y la guardería con comedor cuesta 12€ al mes. Los acuerdos se llevan a cabo mediante asambleas de vecinos. La Semana Santa se ha sustituido por una semana lúdico-festiva llamada Semana por la Paz.

Pese a las presiones externas, Marinaleda es el mejor ejemplo de que es posible una sociedad más justa, mediante el trabajo entre todos y sin diferencias de clases sociales.

Comentarios