Bernie Sanders articula su campaña en base a un discurso contra el neoliberalismo

El pasado mes de febrero el senador Bernie Sanders anunció, durante una entrevista en la radio pública de Vermont, su candidatura de cara a las elecciones presidenciales de 2020. En esta prometió “llevar por todo el país los valores de los que en Vermont estamos orgullosos: una convicción en la justicia, en la comunidad y en asambleas municipales“.

En la entrevista Sanders reafirmó que uno de sus motivos para presentarse a las elecciones presidenciales es su acérrima oposición a Donald Trump: “creo que el actual inquilino de la Casa Blanca es una vergüenza para nuestro país“, sentenció Sanders que continuó hablando sobre el jefe del ejecutivo estadounidense: “creo que es un mentiroso patológico… también creo que es un racista, sexista, homófobo, xenófobo, alguien que está ganando puntos políticos baratos tratando de meterse con las minorías, a menudo inmigrantes indocumentados“.

No obstante, tanto en esta entrevista, como en posteriores comparecencias, Bernie Sanders matizó que, por encima de Trump, su candidatura “también trata de construir un gobierno basado en unos principios de justicia económica, social, racial y medioambiental” para, así, seguir y “avanzar esa revolución” iniciada en 2016.

Cuatro horas después del anuncio, Bernie Sanders, ya contaba con un millón de dólares para respaldar su campaña electoral. Un día después según informó su equipo, este ya había superado los seis millones. De este modo Sanders ha conseguido el respaldo de 225.000 personas que han participado en la financiación. Un apoyo económico cuatro veces mayor que el conseguido para las elecciones de 2016.

En su primera promoción electoral el senador hace referencia a la necesidad de pugnar por implantar políticas de carácter social:

“Me presento como candidato a presidente. Os pido que os unáis a mí en una histórica campaña popular sin precedentes que comenzará con al menos un millón de personas de todo el país”. Bernie Sanders.

En el vídeo avisa “Hermanos y hermanas tenemos mucho trabajo por delante“, ya que como recordó posteriormente, en otra de sus intervenciones:

“Vamos a tener que enfrentarnos a los intereses concretos y basados en el poder que dominan nuestra esfera económica y política: enfrentarnos a Wall Street, a las compañías de seguros médicos, la industria farmacéutica y la de los combustibles fósiles, a las infraestructuras industriales militares, la industria privada de las prisiones y a las corporaciones multinacionales. Es la única manera de vencer, de establecer un Gobierno y una economía que funcione para la mayoría. Estos intereses especiales gozan de un poder extraordinario y estarán dispuestos a gastarse indecentes cantidades de dinero para sostener sus status quo y su riqueza”. Bernie Sanders.

Comentarios