El inesperado avance de Bernie Sanders parece molestar al poder

Nada parece fácil para los candidatos demócratas que se disputan su candidatura a la presidencia de los EEUU. En las recientes primarias celebradas en New Hampshire, Bernie Sanders obtuvo una victoria clara pero ajustada (26%) seguido de muy cerca por la sorpresa de estas elecciones, Peter Buttigieg (24,4%). Aunque lo más sorprendente de este proceso son los malos resultados que está obteniendo la candidatura de Joe Biden. Parece que a quién seguro ha pasado factura el proceso de impeachment a Trump ha sido para quien acusaba a el acusado, Joe Biden.

El candidato de Vermont, Sanders, no parece estar en una mala posición en su carrera hacia la victoria, pero aún queda un largo camino y las primarias tanto en Iowa como en New Hampshire no responden más que a una ínfima realidad del proceso electoral en los Dem’s.

>>Bernie Sanders y América Latina, ¿amor imposible?<<

Cabe recordar que Sanders ya ganó en 2016 las primarias en New Hampshire. Lo que sí parece entreverse hasta ahora es que la disputa entre candidatos será dura y los resultados serán muy similares tanto para Buttigieg, Sanders, Bloomberg, Warren, Biden o Klobuchar. Un fenómeno que si se hace realidad marcará el futuro político del Partido Demócrata y su lucha contra la consolidación de la era de la mentira y el despotismo encarnado en Trump.

Sanders, ¿qué tal candidato sería?

Vale la pena recordar que Sanders casi consiguió en las pasadas primarias derrotar a la todo poderosa Hillary Clinton, con medios mucho más escasos. Bernie Sanders es una figura política de reconocido prestigio surgido de la base -fue alcalde de Burlington durante 8 años, y es destacado activista del Movimiento por los Derechos Civiles-. Su campaña contra el poder de los oligopolios empresariales de Wall Street y su reconocida defensa de la Health care (salud pública), y el cambio energético hacia el verde, son sus puntales programáticos.

Hasta ahora, sus máximos seguidores son los ciudadanos entre 19 y 25 años, y los que menos parecen gustar a este senador por Vermont son los electores de la franja de los 60 años. Parece mantener un buen apego con los votantes negros así como con los blancos más jóvenes.

>>Perfil político de Joe Biden, la apuesta del aparato demócrata para frenar a Bernie Sanders<<

Sanders sigue flaqueando en franjas muy importantes del electorado rural y también con el electorado blanco obrero, muy influenciados éstos últimos, por la tormenta perfecta que está provocando Trump.

¿Está Sanders en condiciones de luchar contra Trump en las próximas elecciones?

Los demócratas salen quemados del proceso de impeachment a Trump. Es más, el impeachment ha reforzado la campaña del actual presidente. No parece salir escaldado Sanders de este embrollo, y eso que él mismo formaba parte del tribunal que juzgó a Trump en el Senado americano.

La respuesta a esta pregunta sería decir un “ya se verá, queda mucho camino por recorrer“. Ahora bien, no parece que candidatos como Buttigieg, Biden o Bloomberg se ganen la mayoría de la simpatías del electorado demócrata. Existe un cierto cansancio entre las filas de los Dem’s hacia el típico perfil moderado formado entre las filas del mundo de los “buenos y ricos chicos progres” que encarnan los candidatos de las tres B (Buttigieg, Biden, Bloomberg) y Sanders es justamente lo contrario a estos perfiles.

Esta misma semana The Guardian publicaba un artículo firmado por Adam Gabatt que sacaba a la luz la inmensa preocupación que existe entre el stablishment demócrata (medios de comunicación, grandes empresarios, políticos que maman de estos medios y estos empresarios etc), con el auge de Sanders en estas últimas primarias celebradas en New Hampshire. Algunos incluso empiezan a pensar en unir candidaturas para ganar a Sanders.

No se sabe cual será el resultado de estas elecciones en la casa Dem’s pero si una cosa parece vislumbrar la candidatura de Sanders, es que el ex-mayor va agitar la vida interior del partido, y eso es una buena noticia para todos.

Bernie Sanders no es un chico nuevo en la clase de los políticos, pero no está marcado ni por su pasado oscuro ni forma parte del elitismo demócrata. Encarna un modelo de político luchador, con argumentos programáticos sólidos y realza la verdad en contra de la mentira sesgada de Trump.

No cabe duda que su edad (78 años) será un condicionante para él, pero también puede ser una ventaja su experiencia frente a un candidato como el multimillonario de New York, Trump, que sin duda tratará de menospreciarlo y calificarlo de semilla del nuevo “comunismo blochevique” para deslegitimarlo.

¿Sanders es el espejo de todo aquello que rechaza Trump?

Fifty, fifty. Sanders se ha creado a sí mismo, y su figura parece más dirigida a combatir a los poderes económicos que se reparten el pastel -de derechas como de izquierdas-, que a crear un candidato preparado solo para resistir el embate que los republicanos echarían sobre él en caso de ganar las primarias demócratas.

Sin embargo, Sanders cuando habla agita, mueve el electorado demócrata -al menos una parte importante-, y en vista de cómo está la situación en el seno de la supuesta izquierda americana.

Comentarios