¿Por qué la FANB es leal al chavismo?

Chávez se definía como guevarista, como hijo de la guerrilla de Fidel Castro.

“Soy guevarista y creo que todo el pueblo venezolano camina en esa dirección siguiendo el ejemplo del Che Guevara, el guerrillero heroico”.

Hugo Chávez era tan solo un joven de 14 años cuando el Che fue asesinado.  Pese a tan corta edad, ya había adquirido un gran sentimiento revolucionario. En 1971, Chávez entra en el ejército donde seguiría nutriéndose de lecturas de Fidel y el Che.

En 1975, con apenas 21 años, llega a jefe militar antiguerrillero. Su sentimiento revolucionario sale a flote y en noviembre de 1977 funda la primera célula del movimiento revolucionario bolivariano en el ejército. Durante el Caracazo de 1989, Chávez fue el Comandante que se negó a disparar contra los manifestantes.

En 1992 Hugo Chávez junto con sus compañeros de las células del Movimiento Revolucionario Bolivariano, llevarían a cabo un golpe de estado fallido. Golpe que pretendía devolver la libertad al pueblo y por el que Chávez sería encarcelado. En 1998 sería elegido presidente y asumiría el cargo el 2 de febrero de 1999.

Una vez en el gobierno y contando ya con la experiencia de las células, dentro del ejército, del Movimiento Revolucionario Bolivariano, Chávez empieza a inculcar el sentimiento de protección a la patria. Acabó con cualquier inclinación antipopular y autoritaria, es decir, acabó con lo que hace al ejército corruptible.

Además Hugo Chávez impuso la lectura obligatoria para la formación de los militares. Entre esos libros podemos encontrar “La Guerra periférica y el Islam revolucionario” de Jorge Vestringe.

El expresidente de Venezuela fue moldeando un ejército de carácter popular, patriota y bolivariano. Un ejército en el que predomina la unión cívico – militar, un ejército en alianza con el pueblo. La FANB compuesta por: Armada, Aviación, Guardia y Milicia cumple una misión que garantiza la independencia y soberanía de la Nación, así como asegurar la integridad del espacio geográfico.

El líder revolucionario impregnó al ejército de un sentimiento de defensa de las garantías sociales, de un sentimiento revolucionario contra el Imperialismo, de lealtad al pueblo. Por todo esto, salvo casos aislados, ni Estados Unidos, ni la derecha venezolana han podido comprar al ejército. Se mantienen fieles al legado de Chávez.

Comentarios