Íñigo Errejón: expectativa frente a la realidad

Hace unos meses se produjo el punto final de la ruptura política entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias, mediante la alianza Más Madrid, pero el escenario de una posible reconciliación se esfumó con la presentación de Errejón como líder de Más país!, una nueva formación que se presenta a las elecciones generales. Varias hipótesis empezaron a circular. Las alarmas por la división del voto sonaron con intensidad, puesto que el daño que podía ocasionar a su ex partido estaba dentro de lo posible. Pero, ¿se está cumpliendo la hoja de ruta marcada por el líder de Mp!?

Las expectativas de Íñigo Errejón

La actualidad política es un juego que precisa de varios recursos para dirigir el camino a los objetivos marcados. Las últimas horas y las noticias novedosas son necesarias para mantener el interés político en una formación. Más país! supo crear ese interés, aunque no ha sabido mantenerlo. El anuncio de un nuevo partido, creó interés en quién sería el candidato, si habría deserciones de Unidas Podemos, qué ocurriría con Carmena, Colau y el resto de las alianzas de UP.

El problema de este tipo de juego es que es difícil, sino imposible, ser novedad todo el tiempo. Esta posibilidad puede convertirse en real si Errejón no encuentra espacios electorales propios. El techo electoral limitado del que dispone y las grandes expectativas creadas, pueden evitar que los votos a Más país! entren en las urnas si Errejón no presenta una consistente oferta política.

>>Dar por acabado a Íñigo Errejón podría convertir un fracaso electoral en un relato épico<<

Algo que no parece estar en sus planes, puesto que su apuesta por el populismo de izquierdas de Laclau lo postra a unos significantes vacíos que un día lo llevan a ofrecerse sin condiciones al PSOE, y al siguiente a culpar a sus antiguos compañeros de la repetición electoral, y después a provocar una disputa con los Comunes por incumplir su palabra de presentarse solo donde no divida el voto.

A esto, habría que sumarle los acontecimientos que se están dando los últimos días, los cuales están ocupando la mayor parte del tiempo de debate e información existentes en los medios sobre Más país! Lo que ha supuesto que el boom mediático que tuvo la candidatura de Errejón, se haya ido diluyendo, hasta quedar en un mero susurro.

La falta de apoyo social y electoral que padece Errejón se puede deber a su la falta constante de posicionamiento claro en las cuestiones importantes, lo que ha traído como consecuencia dejar en el aire la expectación creada de que iba a resquebrajar Unidas Podemos.

>>Pablo Iglesias: ¿cómo afrontar la irrupción electoral de Íñigo Errejón?<<

También ha ido perdiendo fuerza la expectativa de que Manuela Carmena fuera una figura visible en el partido. Íñigo Errejón fracasó en el intento de unir la imagen del nuevo partido a la de Carmena. Primero cuando la exalcaldesa de Madrid rechazó encabezar la lista y ocupar un puesto simbólico, y después al negarse a asistir al lanzamiento oficial de la candidatura -el pasado 26 de septiembre en la sede madrileña de UGT-. Esta opción terminó cuando Manuela Carmena anunció que se retiraba de la primera línea de la política y se centraría en proyectos personales.

Abandonos en “Más país!”

Varias son las personas que, por una u otra razón, han abandonado el proyecto de la formación liderada por Errejón. Para entender las razones se hace necesario analizar los motivos que ellos mismos han dado, como por ejemplo, Clara Serra y Alberto Montero.

Clara Serra

La primera crisis interna de la formación política Más país! vino con la dimisión, el pasado 7 de octubre, de Clara Serra -la número dos de la candidatura de Más Madrid a la Comunidad de Madrid-. La dimisión de la que fuera diputada en el Parlamento regional, trajo una gran tormenta.

Una de las razones del distanciamiento, podría deberse a la petición de Errejón de disponer de los asesores que a Clara Serra le correspondían -por haber relevado a Lorena Ruiz Huerta-. Serra se negó a ello, lo que enfadó a Íñigo Errejón.

Según sus propias palabras, transmitidas en las redes sociales, una de las razones para dejar la formación fue no compartir la forma en la que Más país! iba a presentarse a las elecciones del próximo 10 de noviembre. Tras las elecciones generales de mayo, Clara Serra había empezado a distanciarse del partido, perdiendo presencia. Esto se dio a raíz de que Íñigo Errejón nombrase a Mónica García portavoz adjunta, decisión que Serra no comprendió.

>>Se confirma la conspiración de Íñigo Errejón para destruir Unidas Podemos<<

Cuando se confirmó que Iñigo Errejón se presentaría con Más país! a las elecciones generales, se dio por hecho que Clara Serra sería la sucesora de Errejón en el cargo de portavoz. En su lugar, Íñigo Errejón transfirió el cargo a Pablo Gómez Perpinyà, acción que no agradó a Serra. Lo que supuso otra grieta en la relación política.

Serra ha criticado duramente el momento y las formas con las que Más país! se presenta a las elecciones, doliéndole especialmente que se presenten en Barcelona. Considera que parte del plan electoral de Más país! no tiene en cuenta, y menosprecia, la labor realizada por compañeros que han creado y puesto en marcha proyectos imprescindibles en esos lugares.

La exdiputada también ha achacado a Errejón el uso que le da al feminismo, expresando que solo lo utiliza de cara a la galería y en comicios electorales, mostrando su pena por no aprovechar el tiempo fuera de cámaras para ahondar en el tema, por lo que anunció que se iba a otro lugar a “hacer feminismo“.

Su última reflexión para el partido fue recordar que hacía falta adaptar espacios de debate donde estén incluidas la crítica y el disentimiento, dejando de afrentar al que piensa diferente. Resumió sus razones en darle a la organización unas reglas, unos procedimientos y formalidad.

Alberto Montero

El de Alberto Montero es uno de los nombres que se escuchó como posible cabeza de lista de Málaga, algo que él mismo no desechó. Aunque desde el principio se le asoció políticamente con Íñigo Errejón, se acabó confirmando que haría campaña por Unidas Podemos en Málaga.

Las razones por las que Montero se ha decantado por UP son diversas. Por un lado no comparte el proyecto de esta nueva formación y por el otro, considera que no es el momento, ya que la consecuencia puede ser que la fuga de votos quite representación a los partidos de izquierda.

Cuando Más país! anunciara a Carmen Lizárraga como cabeza de lista para la candidatura de Málaga, Alberto Montero mostró su inquietud con el desarrollo que había llevado la conformación de las listas de la formación que lidera Errejón.

¿Por qué no es el momento de Íñigo Errejón?

Muchos han sido los que han afirmado que Íñigo Errejón hace su puesta en escena con una nueva formación en un momento que no le corresponde. Los argumentos que refuerzan esta afirmación son variados. Entre ellos encontramos las consecuencias negativas que la diversificación del voto puede suponer para las fuerzas de izquierdas. Esa fue por ejemplo, una de las razones que dio Alberto Montero para acabar decantándose por la formación morada y roja.

>>La Otra Cara: Íñigo Errejón es de izquierdas, ¿no?<<

Otras personas, como Clara Serra, afirman que el partido que lidera Errejón está inmaduro, poco formado. Lo achacan a las prisas con las que han formado la organización. No lo ven suficientemente organizado y formalizado como para abarcar todas las expectativas provinciales que se ha marcado.

Las expectativas que se ha marcado como objetivos, serían otra razón que explica por qué este no es su momento. Creía poder capitalizar parte del voto progresista, gracias al descontento que el fracaso de las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos ha generado entre los votantes. Algo que parece que no va a ser tan fácil como él pensaba a causa de una mayor fidelidad de voto que la estimada. Así se ha podido comprobar en los intentos de alianzas fallidos.

Pablo Iglesias acusa a Más país! de formarse para dividir, ya que el proyecto de ambas formaciones comparten los mismos puntos base. El líder de la formación morada denuncia que el proyecto no es ni original, ni novedoso.

Comentarios