Análisis mediático: el sesgo de la información sobre Bolivia es favorable al golpismo

La consecuencia más importante de la derrota del campo progresista a la hora de establecer el relato que vertebra la hegemonía cultural, es que el campo conservador puede establecer los términos del debate a su antojo. En el golpe de estado que se ha dado en Bolivia, tan grosero en las formas como evidente en su aplicación, está pudiendo ser vendido como una sucesión presidencial acorde a la institucionalidad del país.

¿Cómo es posible que una renuncia nula en cuanto a que se produce por la amenaza del ejército y de la policía que ha había desencadenado la represión, que una sesión parlamentaria sin quórum, que una acusación de fraude electoral sin pruebas, lo que constituye un golpe de estado de manual, se pueda disfrazar de un evento democrático? No teniendo que confrontar con una agenda mediática contrapuesta, por supuesto.

>>El golpe de estado no logra imponerse en Bolivia<<

La izquierda, que ha permitido el avance de la derecha sobre la cuestión venezolana, ha terminado sufriendo las consecuencias: cualquiera que no rechace categóricamente a Nicolás Maduro o es también un dictador, o quiere convertir al país que sea en una “nueva Venezuela“.

Ese avance ha permitido al campo conservador variar el significado de las palabras, otorgando a “democracia“, “presidente“, “dictador“, “represión“, unos contenidos que pervierten el significado real, pero que se ajustan a lo que los poderosos quieren expresar.

Ahora, cuando Evo Morales sufre un golpe de estado, en realidad es “una renuncia” a causa de la “crisis” provocada por el “fraude electoral” con el que pretendía “perpetuarse en el poder“, siguiendo el ejemplo de la “dictadura de Venezuela“.

>>¿Pueden los golpistas bolivianos organizar unas elecciones creíbles?<<

Quizás si el campo progresista no hubiera abandonado a Venezuela porque hacer pedagogía no da votos en el corto plazo, el relato sobre lo que es políticamente “malo” y “bueno” seguiría en disputa, lo que abriría la puerta a romper el argumento de “dictadura venezolana” con el que la derecha lleva tumbando gobiernos de izquierda desde principios del presente siglo.

El País
  • Noticias sobre los golpistas bolivianos: Quince (15).
  • Lenguaje usado: “Jeanine Áñez es la nueva presidenta de Bolivia”, “pacificar”, “dirigir”, “nombrar”, “presidenta interina”, “paz social”, “elecciones libres”.
  • ¿Qué destaca?: Que Jeanine Áñez es la nueva presidenta de Bolivia porque, al ser la segunda vicepresidenta del poder legislativo de Bolivia, asumió el cargo de manera legal, al haber renunciado los cargos que tenía por encima.
  • ¿Qué oculta?: Que la presidenta constitucional del poder lagislativo no había dimitido, por lo que la autoproclamación de Áñez no era legal.
  • Noticias sobre los demócratas bolivianos: Cuatro (4).
  • Lenguaje usado: “Evo Morales no supo irse”, “permanecer en el poder a cualquier precio”, “sesgo autoritario creciente”, “Evo Morales se hizo casta”.
  • ¿Qué destaca?: Que Evo Morales iba camino de ser un dictador, por lo que está justificado el ataque golpista, que El País lo califica con todo tipo de eufemismos como “sucesión”, “cambio”.
  • ¿Qué oculta?: Que la renuncia es nula porque se consiguió mediante amenazas y chantajes.
BBC
  • Noticias sobre los golpistas bolivianos:Veinticinco (25).
  • Lenguaje usado: “presidenta”, “presidenta interina”, “pacificación, “tareas”, “elecciones”.
  • ¿Qué destaca?: La credibilidad democrática que tendrán las elecciones que Jeanine Áñez convocará próximamente.
  • ¿Qué oculta?: Que quién da un golpe de estado por no reconocer el resultado de unas elecciones limpias, no está capacitado para organizar otras sin que haya fraude.
  • Noticias sobre los demócratas bolivianos: Ocho (8).
  • Lenguaje usado: sobre Evo Morales (“perpetuación en el poder”, “cobarde”), sobre el gobierno de Evo Morales: “rabia”, “indignación”, “desconfianza”.
  • ¿Qué destaca?: La deriva dictatorial de Evo Morales.
  • ¿Qué oculta?: Que la mayoría de Bolivia se está volcando en las calles en favor del regreso de Evo Morales como presidente constitucional del país.
CNN en español
  • Noticias sobre los golpistas bolivianos: Cincuenta (50).
  • Lenguaje usado: “presidenta”, “presidenta interina”, “promete”, “nombra”, “cambia”, “elecciones”, “pacificar”, “no hay golpe de estado”, “volver a la normalidad”.
  • ¿Qué destaca?: La voluntad de cambio a mejor de Jeanine Áñez.
  • ¿Qué oculta?: La represión destada por la dictadora de Bolivia.
  • Noticias sobre los demócratas bolivianos: Ocho (8).
  • Lenguaje usado: “Evo Morales utilizó el racismo para dividir a Bolivia”, “expresidente”, “renuncia”, “instalar una madurolandia”, “estafador de la democracia”.
  • ¿Qué destaca?: La deriva dictatorial de Evo Morales.
  • ¿Qué oculta?: Que Jeanine Áñez ha sido destituida por el poder legislativo de Bolivia, que tras una sesión con el quórum constitucional necesario para que sus decisiones sean vinculantes, volvió a reconocer a Evo Morales como presidente de Bolivia.

Los medios de comunicación en poder de dictaduras de Oriente Medio, fondos buitres norteamericanos, y grandes empresas y bancos de Europa y América Latina, están consolidando un relato en el que la víctima (Evo Morales que recibe un golpe de estado por vencer en las elecciones, se convierte en culpable (es un “autogolpe” porque él mismo ha creado las condiciones que justifican la acción del fascismo: perpetuación en el poder y querer convertir a Bolivia en una “Madurolandia“).

Mientras tanto el verdugo (la oligarquía boliviana conjuntamente con Estados Unidos y Brasil), pasan a ser los buenos, que no han podido soportar más la vulneración de la democracia perpetrada por el socialismo, convirtiendo un golpe de estado -ya sangriento-, en una acción democrática.

>>El pasado político de Jeanine Áñez, la nueva dictadora de Bolivia<<

No existe contexto, se roba a propósito para que no se conozca que con Evo Morales la pobreza de redujo, y los derechos aumentaron. No se ofrece información sobre que la principal justificación del golpe, el fraude electoral, es una acusación sin pruebas, se oculta que cientos de miles de personas están en las calles protestando contra el golpe, para configurar una realidad paralela que se están asentado en lugar de la que es la realmente existente.

Comentarios