Coronavirus: 13000$ por una hora de atención sanitaria en EEUU

Para conocer en profundidad, y de manera concreta lo que está sucediendo en Estados Unidos (EEUU) con el coronavirus, entrevistamos al profesor Danny Shaw, de la Universidad Pública de Nueva York.

El académico es Investigador del Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA), con la ayuda de la investigadora Loren Rodríguez. Ambos son del Bronx, Nueva York, el epicentro de la pandemia del coronavirus.

Debido al confinamiento y la paralización de las actividades económicas, ¿qué medidas compensatorias se han tomado?

En nuestras vidas nunca hemos vivido una crisis económica y social de esta magnitud. En las últimas dos semanas hay diez millones de trabajadores que se han quedado desempleados. Necesitan ayuda urgentemente.

Este número de diez millones de familias, no cuentan en los nuevos trabajadores que antes de la epidemia en nuestros barrios, como el Bronx, Oakland, Chicago ya no tenían empleo o estaban subempleados.

Entonces las medidas compensatorias de gobierno son insuficientes. Estamos esperando un cheque pequeño de $1,200 dólares que puede tardar semanas o hasta meses en llegar. Hemos visto ayuda que ha llegado de China y Rusia, porque aquí hay necesidad de materiales médicos. Se dice que este periodo será peor que la gran depresión y apenas esta comenzando.

¿Qué consecuencias trae la suspensión de la jornada laboral pública y privada?

La suspensión de la jornada laboral trae grandes consecuencias para nosotros. Los jefes y supervisores ricos pueden trabajar seguros en sus casas atrás de las pantallas de sus computadoras. Nosotros los obreros estamos en una situación bien difícil. Si nos quedamos en casa, no comemos. Si vamos a trabajar en downtown posiblemente nos contagiamos y después podríamos contagiar a algún familiar vulnerable.

Hay un dicho, “estamos entre la espalda y la pared.” Ahora mismo estamos viendo muchas huelgas y paros laborales como en el centro de Amazon. Se calcula que hay 350 bases de Amazon con trabajadores que están contagiados del Covid-19. Christian Smalls es un héroe local que levantó la voz para protestar estas condiciones. Por eso lo despidieron.

En los hospitales hay empleados trabajando con gafas de natación, fundas plásticas de basura y pañuelos para tapar la cara. Vemos enfermeras que están arriesgando sus vidas sin tener los materiales más necesarios. De verdad es una situación bien crítica.

¿Qué ocurre con los términos y plazos en los procesos judiciales en curso?

Los presos son los que más sufren. El 99% son pobres. El 85% son afroamericanos y latinos. La gran mayoría están presos por ser pobres y buscarse la vida como se pueda. Aquí en los EEUU es la ley de la selva.

Ahora los presos y los inmigrantes que están en los centros de detención son los más vulnerables. Hay un llamado para liberar a los presos no violentos que constituyen la gran mayoría. Hay cientos de presos políticos también que pueden morir en la cárcel, por el virus o por la vejez.

Hasta ahora el sistema penitenciario no hay dicho nada. Aquí no hay justicia para el pobre. “Criminal justice” solo existe para quien puede financiar su libertad.

¿Existirá moratoria en cuanto a la ejecución de deudas y la generación de intereses?

Aquí existe algo de moratoria en cuanto a la ejecución de las deudas, pero recuerden en los EEUU la religión no oficial es el antisocialismo y el anticomunismo. Aquí el dólar reina.

El gobierno federal ha hecho muy poco, inclusive no están coordinando una respuesta nacional. Están dejando el liderazgo en las manos de los gobernantes de los estados. Están esperando la caridad del sector privado, lo que deja la gran mayoría de nosotros completamente abandonados frente esta crisis.

También hay un movimiento de ayuda mutua. Los habitantes de los barrios y del campo han tomado acciones colectivas para ayudarse mutuamente.

Por supuesto el sector financiero debe de perdonar los intereses y las deudas. Pero es todo lo contrario con un gobierno que trabaja para los millonarios. El programa de rescate favorece más a las grandes compañías petroleras sectores de energía y de aviación.

¿El segmento «vulnerable» tendrá asistencia especial con alimentación y servicios médicos a domicilio y medicinas?

El gobierno tardó mucho en informar a la gente de la gravedad de esa pandemia. Vivimos en un país muy polarizado. Los republicanos acusaban a la prensa de haber inventado “el mito” del coronavirus para debilitar a Trump, porque estos grupos antiinmigrantes lo consideran “un salvador de la economía”.

Es ridículo. ¿Por qué un hombre de negocios que tiene 4 mil millones de dólares va a salir en defensa de la gran mayoría quien vive cheque a cheque?

Aquí la salud se convirtió en un negocio. Grandes compañías privadas contratan a los trabajadores de la salud. Sacan grandes ganancias. Si tú no tienes seguro no tienes ni derecho de entrar en un hospital.

Por una hora de atención, después de que hayas esperado 12 horas, te pueden cobrar hasta $15.000. Esto es una locura. Es la anarquía del capitalismo. Aquí la prioridad no son las necesidades de la persona, sino las ganancias que pueden sacar de nuestras necesidades

¿Tiene el ejecutivo un plan de contingencia sanitaria?

Aquí hay una falta de camas, hospitales, médicos y enfermeros. Han traído un buque de la Marina y han abierto estadios para que haya más espacio. El sistema no estaba preparado para eso. Pues tanto tiempo el gobierno americano ha enfocado su política económica en guerras y en ser el poder hegemónico número uno del mundo. El abandono de la salud pública se siente más que nunca ahora.

Las contradicciones internas y externas han expuesto que el capitalismo está en bancarrota. Las amenazas y la expansión en violación de la soberanía de países como Corea del Norte, Zimbabue, Cuba, y otros, y la desesperanza interna por la caída de la economía, ha desvelado la naturaleza del capitalismo de priorizar las ganancias sobre las necesidades de los ciudadanos. Como dijo el cantante profético Bob Marley, “se puede engañar algunas veces, pero no todos todo el tiempo“.

¿El gobierno informa adecuadamente a la ciudadanía?

Aquí el gobierno desinformó más que en informa. La realidad del distanciamiento social es una para los ricos y blancos, y otra para los obreros y emigrantes. La realidad de nuestros vecindarios es que no tenemos el privilegio de trabajar atrás de la pantalla de un laptop.

Si tú ves los trenes públicos día a día todavía están llenos. En nuestros vecindarios no hay espacio para que los niños puedan jugar entonces se quedan atrapados en su casa. El cáncer, la diabetes y enfermedades así se están poniendo peor y peor. Muchos pobres no tiene otra opción que buscar el take out en McDonalds y Buger King. Eso trae peores consecuencias para nuestra salud. El gobierno no busca cuidarnos.

Más bien el gobierno desinforma a la ciudadanía. Están buscando más guerra contra Irán y Venezuela. Tienen mil millones para gastar en agresiones externas para tumbar países soberanos, mientras que no pueden resolver nuestras propias necesidades críticas aquí mismo en las entrañas de la bestia.

Comentarios