El lawfare en Ecuador (II): el retorno del conservadurismo

Segunda y última parte de un contenido reflexivo sobre la guerra jurídica contra la Revolución Ciudadnana en Ecuador. Durante la primera entrega se sentaron las bases argumentales que deben ser leídas para entender el texto que se reproduce a continuación. Para ello haga click aquí.

 

Entre los principales aliados para la configuración del lawfare, se encuentran los grandes medios de comunicación, encargados de preparar el escenario e impulsar el show. Convirtiéndose en jueces y verdugos, puesto que en su afán por hacer bien la tarea encomendada, omiten principios fundamentales como la presunción de la inocencia y convierten supuestos en hechos, logrando así manipular la información de manera tal, que en el imaginario colectivo se logra posicionar el mensaje.

Mensaje del neoliberalismo

Un mensaje acompañado de acciones que golpean la moral y los ánimos de los injustamente perseguidos. Porque así funciona el neoliberalismo, no importan las vidas y lo que hacen con ellas. Las familias fragmentadas, la soledad, la privación de libertades y derechos, y cómo pisotean nombres con tal de conseguir sus objetivos.

Es clara la estrategia, intentan derrocar desde el odio porque en las urnas que es donde la voluntad del pueblo se expresa, no pueden. La democracia, la justicia, la credibilidad institucional, la imagen nacional, que están en terapia intensiva desde el 2017, empiezan a agonizar, sin duda alguna, otras grandes víctimas del lawfare.

La guerra jurídica en Ecuador ha traído consecuencias devastadoras. El retroceso en justicia, utilizándola de la manera más vil, adaptándola a nefastas formas que les permitan conseguir sus objetivos, como arrebatar el movimiento político Alianza País a quienes les pertenecía, a través de un tribunal penal, obviando la ley ecuatoriana que les prohíbe inmiscuirse en conflictos de tinte político.

Los avances en materia internacional tirados al agua, salida de UNASUR, desmantelamiento de su emblemático edificio ubicado en Quito, entrega de Julian Assange, e insistir a INTERPOL en reiteradas ocasiones con solicitudes de difusión roja contra las víctimas de persecución. Siendo tan evidente lo que hay detrás de la situación, que INTERPOL las ha rechazado.

La democracia vapuleada

Ni hablar de la democracia, que es la más vapuleada. Secuestraron e intervinieron el Consejo de Participación Ciudadana, se tomaron el Consejo Nacional Electoral, lo repartieron y entregaron a quienes apoyaran y se prestaran para sus aberraciones, por ejemplo, la inconstitucional consulta de 2018 e impedir por cuatro ocasiones que la Revolución Ciudadana tuviera un partido.

Esta última generó en la militancia de la Revolución Ciudadana la necesidad de incorporarse en el movimiento Fuerza Compromiso Social. Con el que se logró participar en las elecciones seccionales de 2019, alcanzando resultados que demostraron que siguen siendo la primera fuerza electoral del país, dos de las tres prefecturas (gobernaciones provinciales) más importantes fueron obtenidas.

El pánico que estos resultados generaron, desembocó en acciones como el fraudulento e ilegítimo Contralor del Estado (sin nombramiento y no posesionado) dictara que se arrebatara la vida jurídica de Fuerza Compromiso Social. Alegando que no se revisaron correctamente las firmas que se entregaron para su constitución.

Queda más que claro que el neoliberalismo, la derecha, el imperio, hacen y harán hasta lo imposible por todos los medios, sean legales e ilegales, para detener la liberación de nuestros pueblos.

Porque las naciones de nuestra América rechazan las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI), porque sufren las privatizaciones, porque reclaman la eliminación del sin número de conquistas sociales alcanzadas por el progresismo en la región, por los gobiernos de izquierda, a los que tanto se han empeñado en satanizar las fuerzas conservadoras.

Procesos de emancipación social

El mandato de Lula da Silva sacó a 28 millones de brasileños de la miseria. Evo Morales redujo a 15, 2% la pobreza en Bolivia El gobierno de Rafael Correa logró reducir la pobreza multidimensional en 16,5 puntos porcentuales, 1,9 millones de ecuatorianos salieron de la pobreza entre 2009 y 2015.

Y ahí está la clave, el mensaje que desean enviar es: todo aquel que se atreva a emprender procesos de emancipación social, que impulsen la construcción y consolidación del poder popular, pagarán graves consecuencias.

A las altas esferas de poder, las castas, el “establishment”, a las fuerzas conservadoras, a la derecha no les hace gracia la práctica de una real democracia en la que el gobierno es del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

El impetuoso regreso de la restauración conservadora en el continente ha dificultado la toma del poder por vías electorales, al inhabilitar líderes del progresismo y bloquear partidos políticos. Nos han arrinconado a una postura de defensiva política y electoral, y sumando otras ofensivas han logrado asumir el control de varios gobiernos en la región.

Historia de dolor plagada de injusticias

Sin embargo, nada que no hayamos superado antes, la historia de nuestra América es una historia de dolor plagada de injusticias, pero también es el ejemplo del caer y levantarse, del resistir y vencer.

Superar este momento oscuro, dependerá como siempre, de los ciudadanos, de lo que hagamos o dejemos de hacer. Nuestra acción o inacción serán las que determinen si permitimos que nos arrebaten o arrebatamos el poder.

Es por eso que surge la necesidad de que las estructuras políticas revolucionarias, los sindicatos, la academia, el colectivo social, entiendan que este capítulo de la historia será escrito en función de lo que hagamos y pensemos. No vienen sólo por ellos, vienen por todos nosotros.

 

elestado.net no tiene por qué compartir la totalidad del contenido de los artículos que se publican en alguna de sus secciones de opinión.
Comentarios