La muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg y sus implicaciones en EEUU

Ruth Bader Ginsburg (Brooklyn, Nueva York; 15 de marzo de 1933 – Washington D.C., 18 de septiembre de 2020) fue una jueza estadounidense de la Corte Suprema que brilló, sobre todo, por su trabajo en la lucha por la igualdad de género.

Ícono del progresismo y la defensa de los derechos de las mujeres, su reciente muerte altera el equilibrio ideológico de la Corte Suprema de Estados Unidos, a favor de los conservadores, porque el Presidente Donald Trump (Partido Republicano) tiene la atribución para nominar el reemplazo de Ginsburg, y sin duda será un conservador. Tendrá que recibir la aprobación del senado, pero no habrá problema con eso, los republicanos controlan la cámara alta.

¿Cómo quedaría la composición de la Corte Suprema?

El Presidente de la Corte, John G. Roberts Jr., nombrado por el ex Presidente George W. Bush y confirmado por el senado en el 2005, puede considerarse centrista. Aunque fue instalado en su silla por los conservadores, también ha votado decisiones en favor de la inmigración, derechos de LGBTQI+, y apoyado otros casos similares. Es una especie de juez péndulo.

Por su parte, el ala progresista de la Corte es la que sufre. Luego de la muerte de Ruth Bader Ginsburg, esta ala queda reducida a sólo 3 jueces: Stephen G. Breyer, nombrado por el ex Presidente Bill Clinton y confirmado por el senado en 1994. Sonia Sotomayor, nombrada por el ex Presidente Barack Obama y confirmada por el senado en el 2009. Y, Elena Kagan, también nombrada por el ex Presidente Obama y confirmada por el senado en el 2010.

En cambio, el ala conservadora de la Corte se fortalece, ahora tendrá 5 jueces: El reemplazo de Ginsburg, que será nominado por el presidente Donald Trump. Clarence Thomas, nombrado por el ex Presidente George H. W. Bush y confirmado por el senado en 1991. Samuel Alito Jr., nombrado por el ex Presidente George W. Bush y confirmado por el senado en el 2006. Neil Gorsuch, nombrado por el presidente Donald Trump y confirmado por el senado en el 2017. Y, Brett Kavanaugh, también nombrado por el Presidente Trump y confirmado por el senado en el 2018.

En síntesis, la Corte Suprema de Estados Unidos (el judiciary act de 1869 estableció el número de miembros en nueve) quedará conformada por 1 centrista, 3 progresistas y 5 conservadores.

¿Podrían revertir la despenalización del aborto?

Es factible Jonathan Turley, reconocido profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Washington (citado por el corresponsal Gerardo Lissardy en un artículo para BBC NEWS) señala que, con un nuevo juez conservador en la corte, quizás se abriría el camino para revertir parcial o totalmente “Roe vs. Wade”.

El caso “Roe vs. Wade” es el nombre del caso judicial de 1973, por el cual la Corte Suprema de los Estados Unidos despenalizó el “aborto inducido” en ese país (Norma Mc. Corvey con el seudónimo de “Roe”, alegó que había sido violada por una pandilla y quedó embarazada producto de la violación).

Y al respecto, el abogado graduado en Harvard y actual senador republicano Tom Cotton, que está en la lista de elegibles por Trump para reemplazar a Ginsburg, dio a conocer -vía Twitter- cuáles son sus intenciones: “Es hora de poner fin a Roe v. Wade”. Es decir, no oculta su deseo de revertir al fallo emblemático de la corte que legalizó el aborto en Estados Unidos.

Este escenario no es promisorio. Los grupos defensores de los derechos de las mujeres lamentan la muerte de Ruth Bader Ginsburg, que altera el equilibrio ideológico de la Corte Suprema de Estados Unidos a favor de los conservadores. “Esta noche honramos su legado, pero mañana tendremos que luchar para preservar los ideales que defendió durante su vida”, señaló Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood.

Todo esto, a pocas semanas de las elecciones presidenciales, en un país donde existen verdaderas guerras culturales, y que influye en todo el mundo.

Comentarios