Perfecciones [Poesía]

Él se enamoró de su pequeñez, ella se enamoró de su delgadez.

Eran el rasgo perfecto.

Ella se enamoró de sus palabras, él se enamoró de sus ideas macabras.

Eran el lenguaje perfecto.

Él se enamoró de sus besos, ella se enamoró de sus versos.

Eran la poesía perfecta.

Ella se enamoró de su soledad, él se enamoró de su bipolaridad.

Eran las emociones perfectas.

Él se enamoró de su distancia, ella se enamoró de su lejanía.

Eran la longitud perfecta.

Él se enamoró de su tierno corazón, ella se enamoró de aquel gruñón.

Eran el encuentro perfecto.

 

Él se enamoró de su poesía, ella se enamoró cuando le dijo “eres mía”.

Eran las palabras perfectas.

Ella se enamoró de sus fantasmas, él se enamoró de sus sombras.

Eran la tiniebla perfecta.

Él se enamoró de su inmadurez, ella se enamoró de su madurez.

Eran el crecimiento perfecto.

Ella se enamoró de sus abrazos, él se enamoró de sus formas y trazos.

Eran las sensaciones perfectas.

Él se enamoró de sus canciones, ella se enamoró de sus pantalones.

Ella se enamoró de sus camisas, él se enamoró de aquella poetisa.

Eran la vestimenta y la rima perfecta.

 

Ella se enamoró de sus cuentos, él se enamoró de sus historias.

Eran el libro perfecto.

Él se enamoró de sus locuras, ella se enamoró de sus diabluras.

Eran la demencia perfecta.

Ella se enamoró de sus rotos, él se enamoró de sus fotos.

Eran el retrato perfecto.

Él se enamoró de su voz, ella no quería cantar ningún adiós.

Sin embargo, eran la melodía perfecta.

Ella se enamoró de sus lecturas, él se enamoró de su cintura.

Eran la inspiración perfecta.

Él se enamoró de sus sonrojos, ella se enamoró de sus anteojos.

Eran el rostro perfecto.
Ella se enamoró del azul de su corazón, él se enamoró del rojo de sus labios.

Eran el color perfecto.

Ella se enamoró de aquel caballero, él se enamoró de aquella doncella.

Siempre serán el cuento perfecto.

Comentarios