Comparación mediática en torno a Venezuela: Leopoldo López frente a las sanciones

Hasta hace unas décadas, la existencia de la lucha de clases estaba vigente, atendiendo al menos a uno de los principales mantras que niegan su existencia a día de hoy a base de señalar que “es un concepto del pasado“, normalmente haciendo referencia al siglo XIX y las primeras décadas del XX.

Esto es debido a una cuestión estética, la lucha de clases inspira a la imaginación a crear la imagen del “obrero” en una fábrica, sufriendo una explotación laboral brutal, llegando a una casa con muebles desvencijados, sin vacaciones, sin derechos. Una imagen que es muy difícil de relacionar con un oficinista sentado y yendo en su propio coche a pasar las vacaciones a otro lugar diferente del que está empadronado.

Sin embargo para que exista la lucha de clases no es necesario la existencia de ese imaginario, solo debe haber clases sociales con intereses diferentes para que entablen una lucha por conseguir que las instituciones favorezcan los de unos frente a los de los otros.

El motivo que causa la división de la sociedad en clases sigue existiendo, puesto que es la posesión privada de los medios de producción, es decir, cualquier medio que al ser trabajado produzca beneficios, como la tierra, el sector de las telecomunicaciones, la construcción, el desarrollo de videojuegos…

En la realidad objetiva del presente existen personas que son dueñas de los medios de producción, y otras que los trabajaban por un sueldo. Sus intereses son contrapuestos. El dueño de la empresa, o los accionistas, se suben el sueldo porque han aumentado los beneficios, pero los trabajadores son despedidos a la vez porque no hay dinero para pagar los sueldos a todos.

O los trabajadores ven subidos sus sueldos mientras los dueños sus impuestos para financiar el estado de bienestar de manera proporcionalmente igual al resto de la sociedad. Unos están contentos y los otros usan su poder político, social y mediático para frenar esas iniciativas que afectan a sus intereses de clase.

Por lo tanto da igual si se tiene un martillo, un teclado, una tablet, una hoz o un mando como herramienta de trabajo, si el medio de producción es privado, unos pocos lo poseen y otros muchos lo trabajan en base a las condiciones de los primeros, que se rigen por la primera regla de la economía neoliberal: maximizar beneficios. Lo que se hace a costa de los trabajadores.

En Venezuela se ha podido observar en los últimos días con claridad la existencia de la lucha de clases. Leopoldo López, un miembro de la oligarquía venezolana, ha recibido más atención mediática por su fuga a España, que los 32 millones de ciudadanos afectados por las sanciones.

La lucha de clases también se desarrolla en el campo mediático, puesto que los que poseen los medios de producción son dueños a la vez de los medios de comunicación, que los usan para crear una realidad alternativa que les permita perpetuar sus privilegios.

Cuando una alternativa política llega al poder y gobierna en favor de los intereses de la mayoría social, de los que trabajan los medios de producción, quienes los poseen usan sus medios de comunicación para demonizarlos, consiguiendo así que no se conviertan en ejemplo de otras mayorías sociales.

Bolivia demostró hace unos días que el socialismo es lo que quiere la mayoría social. Tras probarlo durante casi tres lustros, y recordar el neoliberalismo durante los meses en los que el golpe de estado triunfó, votaron con más apoyo todavía, al Movimiento Al Socialismo (MAS), que acudió a las urnas con el mismo programa político que lleva aplicando desde el principio.

Al final la realidad que han mostrado los votantes está de espalda a los argumentos empleados contra Evo Morales y los miembros de su partido. Ni era un “dictador“, ni perpetró un “fraude“, ni ha “empobrecido” más a su país, ni los bolivianos lo habían “rechazado“.

Esa realidad alternativa para proteger los intereses de los poderosos existe en torno a Venezuela. Mientras que a Leopoldo López se le conoce más en España que a los presidentes de sus vecinos Portugal e Italia, no se sabe de su implicación en el terrorismo de las guarimbas. Mientras que se conoce la crisis por la que atraviesa Venezuela, no se sabe nada de las sanciones que la han provocado.

Esta imposición de una realidad que no se corresponde con los hechos que acontecen se consigue imponer mediante una campaña mediática de alta intensidad, sostenida en el tiempo, articulada en torno a medias verdades comunicadas con total ausencia de imparcialidad, sin voluntad de informar.

Un ejemplo perfecto para observar esto es el trato mediático dispensado en los últimos días a Leopoldo López y a las sanciones que afectan a la mayoría de los venezolanos.

El País

  • Noticias sobre Leopoldo López: Cuatro (4) en los últimos días.
  • Lenguaje usado: Solo positivo: líder, exilio, víctima, la tiranía de Nicolás Maduro, juzgado con irregularidades.
  • Lo que no se dice sobre Leopoldo López: El político de Voluntad Popular fundó la Primero Justicia con fondos robados de la empresa pública petrolera PDVSA. Alentó, organizó y participó en las guarimbas, terrorismo callejero que dejó varias decenas de muertos, cientos de heridos de diferentes consideración, millones de dólares en pérdidas por destrucción de mobiliario urbano y privado.
  • Noticias sobre las sanciones: Cero (0).
  • Lenguaje usado: Sin recursos para establecer un lenguaje determinado.
  • Lo que no se dice sobre las sanciones: Impiden la llegada de medicinas, por lo que decenas de miles de ciudadanos han muerto por no disponer de, por ejemplo, insulina. Impiden la llegada de alimentos, retienen fondos económicos para comprar insumos necesarios para cubrir las necesidades básicas. No hay recambios para vehículos ni para arreglar las fallas que sufre la infraestructura del país, como por ejemplo el sistema eléctrico.

ABC

  • Noticias sobre Leopoldo López: Once (11) en los últimos días.
  • Lenguaje usado: Solo positivo: líder, dirigente, preso político, importante.
  • Lo que no se dice sobre Leopoldo López: Que impulsó las guarimbas que provocaron actos de terrorismo como el bombardeo sobre Caracas en zona civil a una hora en la que los colegios estaban abiertos. Lo llevó a cabo el militar Óscar Pérez. Además participó en un intento de golpe de estado militar organizado por Juan Guaidó tras haber sido beneficiado con el arresto domiciliario a causa de las gestiones el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.
  • Noticias sobre las sanciones: Cero (0).
  • Lenguaje usado: No existen artículos para determinar la tendencia del lenguaje empleado para informar sobre este tema.
  • Lo que no se dice sobre las sanciones: Que Estados Unidos las ha empezado a aplicar contra políticos de la oposición porque éstos han decidido participar en las elecciones, tras un proceso de diálogo en el que tanto la izquierda como la derecha llegaron a importantes acuerdos como la renovación conjunta del árbitro electoral, el Consejo Nacional Electoral (CNE).

CNN en español

  • Noticias sobre Leopoldo López: Cuatro (4).
  • Lenguaje usado: Solo positivo. Político opositor, dirigente, libertad, Nicolás Maduro es un presidente cuestionado.
  • Lo que no se dice sobre Leopoldo López: Que fue el organizador de las guarimbas, por las que se cometieron actos de sabotaje contra cuarteles militares, se colocaron bombas al paso de policías y se asesinaron a manifestantes opositores que seguían su liderazgo para producir mártires. Durante la aplicación del terrorismo, los seguidores de Leopoldo López quemaron vivo al joven Orlando Figuera por ser chavista.
  • Noticias sobre las sanciones: Cero (0).
  • Lenguaje usado: No existen evidencias suficientes para conformar una idea de la línea editorial de CNN en Español sobre esta cuestión.
  • Lo que no se dice sobre las sanciones: Que afectan a la mayoría de la población de Venezuela cuando al principio de su aplicación se garantizó que no sucedería. La ONU pidió a Estados Unidos y a la Unión Europea suspender las sanciones durante la pandemia del COVID-19 para garantizar la contención de la enfermedad y el bienestar de los ciudadanos, pero ambas fuerzas lo desestimaron y mantuvieron las sanciones.
Comentarios