¿Por qué Venezuela no detuvo a Juan Guaidó ni a Leopoldo López?

Lo que sucedió ayer en Venezuela puede parecer extraño. ¿Un golpe de estado con apenas 30 soldados? ¿Por qué las autoridades venezolanas no aprovecharon para detener a los desprotegidos Juan Guaidó y Leopoldo López? Todo se entiende mejor conociendo el contexto político del país caribeño.

Venezuela se encuentra en una situación de golpe de estado permanente desde el año 2013, que desde la autoproclamación de Juan Guaidó ha entrado en fase crítica. El chavismo domina el frente interno, es decir, es hegemónico en el interior de Venezuela, como se pudo comprobar ayer, después de dos horas de la sublevación de Juan Guaidó, había 60 000 ciudadanos en el Palacio de Miraflores, mientras que Guaidó y López seguían solos, ya que apenas 200 guarimberos acudieron a su llamada.

Sin embargo la batalla se da en el frente exterior. Cada acción de Juan Guaidó esta perfectamente medida por parte de la administración de Donald Trump para provocar al presidente Nicolás Maduro, buscando un exceso por parte del presidente revolucionario que justifique una acción militar.

>>Ricardo Capella: “En 2018 los medios mostraron 3200 noticias sobre Venezuela y ninguna positiva<<

Ayer, el contingente militar que acompañó a Leopoldo López y a Juan Guaidó, fue en su mayor parte engañado. Al ver a los fascistas, se fueron retirando hasta que quedó un reducido grupo de golpistas, que apostaron ametralladoras apuntando a la base militar de La Carlota.

Una declaración de intenciones como esa, acompañada con una llamada a un baño de sangre por parte de Juan Guaidó se hubiera resuelto mediante un enfrentamiento con fuego real tras una primera advertencia, y los que quedasen vivos serían juzgados. Pero Venezuela no se puede permitir actuar como una democracia consolidada porque si lo hiciera los medios de comunicación aliados de Estados Unidos (EEUU) lo venderían como una masacre contra los “luchadores por la democracia“, y si le pasase algo a Juan Guaidó, considerado como presidente por Donald Trump, la intervención militar podría llevarse a cabo.

El presidente constitucional de Venezuela Nicolás Maduro, es consciente de ello. Por lo que ayer desactivó el golpe de estado con movilización popular, con diplomacia -no en vano fue canciller de Venezuela durante varios años- y paciencia.

Tras conseguir que la mayoría de los soldados que acompañaron a Juan Guaidó y a Leopoldo López se retirasen, ordenó a los militares de La Carlota que no usaran la fuerza, por lo que cuando los guarimberos tumbaron una zona vallada de la base aérea, los militares dialogaron con ellos, en vez de responder recíprocamente.

>>Ayuda humanitaria en Venezuela, lo que se dijo y lo que fue<<

Que Juan Guaidó no tenga capacidad de convocatoria entre la ciudadanía venezolana, ayudó a que los golpistas acabasen huyendo tras no haber conseguido la violencia planificada, ni haber podido sostener a su lado al contingente militar que los acompañó -engañado- unas horas antes.

Ahora mismo hay algunos golpistas detenidos, ya que a parte de los dirigentes políticos, las embajadas de los gobiernos de derecha aliados del golpismo, no han aceptado proteger a los militares leales a Juan Guaidó, que han vuelto a ser abandonados como los que usaron en el intento de invadir Venezuela con la excusa de entregar ayuda humanitaria desde Colombia.

Comentarios