Bharat Mata: La unidad con forma de tractor

Hoy 26 de enero, los agricultores de la India organizan una gigantesca marcha de tractores para rechazar contundentemente las reformas antipopulares y antiagrarias del gobierno del Janapata Party.

El 26 de enero de 1950 se firma la Constitución de la República Unida de la India. El pueblo de la nación asiática no olvida que, por encima de cualquier credo, religión, norte, sur o etnia no deberían existir las castas, el comunalismo es predicador del divisionismo fascista ultra hinduista, sin embargo todas y todos son indios.

La India tiene un presente muy turbio en el que prevalecen los intereses de las multinacionales indias por encima del legado de la liberación nacional del Hindustán, que es su constitución.

El comunalismo

El comunalismo fue la política usada por el Raj Británico consistente en crear, bajo el funcionariado y los mensajes fóbico-religiosos, pequeños grupos sueltos de etnias y religiones para dividir al pueblo indio frente al discurso revolucionario de liberación nacional, que empezaba a florecer a finales del siglo XIX.

 

Este comunalismo fue llevado a cabo -se sigue usando- por los primeros grupos de extrema derecha hindúes, secundadores ya no solo del sistema de castas, sino opuestos verticalmente a la nueva Constitución de la India que iba a aprobar el laicismo y la protección de las minorías castigadas en el país (musulmanes, cristianos, dalits y adivasis).
Fue creciendo una tensión que no se debía a la redacción de la Constitución de la India, sino que fue motivada por el enfrentamiento irreconciliable por la cosmovisión de una India moderna, laica, tolerante y más justa, contra una que solo podía persistir con un aconfesionalismo bajo el paraguas del hinduismo más castoso y violento.
La Ley de Ciudadanía
La Ley de Ciudadanía, redacta por el BJP en noviembre de 2019, es una iniciativa legal que lleva a la práctica la división social de la India por confesiones religiosas, suponiendo el mayor ataque e insulto al respeto, al progreso, al avance y a la construcción de la unidad nacional que firmaron las y los indios en su lucha justa contra los británicos, y que la extrema derecha india nunca ha aceptado.
Que la India es de los peshaw, moholes, marathas, sijs, hindúes, jainistas, cristianos, musulmanes, y santal (adivasis), de la selva y de la ciudad.
 
El Registro Nacional de Ciudadanos (National Register of Citizens), una ley que se remonta a 1955, se aplicó muy fuertemente en el estado de Assam (perteneciente a la India), por la ola de musulmanes que huyeron de países como Birmania o Bután en el año 2014.
El BJP, es portador de un discurso de islamofobia, fascismo y divisionismo que provocó tensas protestas de toda las comunidades religiosas de la India y fuerzas democráticas, por el trato dado a tantos inmigrantes, basado en el discurso de las supuestas invasiones musulmanes a la India.
 
La Ley de Ciudadanía, una ley aprobada en diciembre de 2019 por el BJP,  otorgaba la Amnistía a los inmigrantes ilegales de los países vecinos de Pakistán, Afganistán y Bangladesh. Aquí es hasta donde llega el odio frenético del fascismo de hinduvta contra su propio pueblo.
La multiconfesionalidad es patrimonio histórico de la India
Las medidas de la Ley CAB solo pudo garantizar la nacionalidad si se ha trabajado para un estado federal de la India durante 11 años. Las fuerzas democráticas como el Frente de Izquierdas, los maoistas, las tribus adivasis en sus distintas asociaciones, y las comunidades religiosas salieron en protesta contra esta ley por excluyente, por violar principios valiosos de laicismo de la constitución y, sobre todo, porque la nacionalidad no es una cuestión de fe.
La India tiene un nuevo enemigo, no viene esta vez de Londres, no reza a la meca, ni viene de Pekín o Islamabad. Está en Delhi arruinando la vida de los agricultores, agudizando las contradicciones de una sociedad que no ha conseguido sus objetivos, y se instaura en un país que vive entre cuerpos sin vida, tensiones constantes, lumpenismo como estilo de vida, explotación infantil, prostitución a niveles desproporcionados, corrupción.
Ahora, entre toda esta ruina se encuentra la necesidad de combatir el fascismo del BJP con uniforme de agricultor. India tiene una tarea pendiente: su compromiso por lo que ha representado su lucha desde 1857, progreso, desarrollo económico y ayuda al prójimo.
Estudiantes, agricultores, sijs, jóvenes trabajadores, organizadores de mujeres, los maoístas, el Frente de Izquierdas con sus sindicatos, el propio sindicato del Congreso Nacional Indio, los adivasis, dalits, comunidades religiosas, artistas callejeros, cantantes como el popular Poojan Sahil… Un pueblo unido otra vez como hace ya 164 años, que hace sus reivindicaciones un legado por las conquistas de la clase obrera, campesinos y la unidad nacional que les dio su constitución.

Hoy 26 de enero, los agricultores de la India organizan una gigantesca marcha de tractores para rechazar contundentemente las reformas antipopulares y antiagrarias del gobierno del Janapata Party que originaron la huelga general del pasado año 2020 en el mes de Noviembre convocada por los sindicatos:

Indian National Trade Union Congress-El Congreso Nacional de Sindicatos de la India es el ala sindical del Congreso Nacional de la India
All India Trade Union Congress -Congreso de Sindicatos de toda la India del Partido Comunista de la India
Hind Mazdoor Sabha- Asamblea de Trabajadores de la India
Centre of Indian Trade Unions -Centro de Sindicatos de la India
All India United Trade Union Centre-Centro Sindical Unido de Toda la India del Centro de Unidad Socialista de India
Trade Union Coordination Centre -Centro de Coordinación Sindical del Bloque Avance India
Self Employed Women’s Association-Asociación de Mujeres Autónomas
All India Central Council of Trade Unions-Consejo Central de Sindicatos de India del CPI (ML) Liberación
Labor Progressive Federation-Federación Progresista Laboral
United Trade Union Congress-Congreso de sindicatos unidos del PSR

 

India se ha convertido en el polvorín del mundo y del sur de Asia, su pueblo se encuentra ante un gobierno que sirve a los intereses de las multinacionales de los magnates Mukesh Kakambani y Gautam Adani, ante los cuales el Frente de Izquierdas ha llamado al boicot a los productos de producen sus empresas.

Las carreteras hacia Delhi se están colapsando por el ejército de agricultores punjabíes. Portan banderas de la India, del Punjab, de la confesión histórica sij, aliada desde hace mucho tiempo a la luchas populares y a las reivindicaciones del pueblo indio.

Desde Andhra Pradesh, Arunachal Pradesh, Assam, Bihar, Chhattisgarh, Goa, Guyarat, Haryana, Himachal Pradesh, Jharkhand, Karnataka, Kerala, Madhya Pradesh, Maharastra, Manipur, Megalaya, Mizorán, Nagaland, Odisha, Punyab, Rajastan, Sikkim, Tamil Nadu, Tripura, Uttar Pradesh, Uttarakhand, Bengala occidental… ¡Hasta llegar a Delhi!

Hazte grande otra vez joya de la humanidad, cuna de civilizaciones, amigo de las religiones y la paz.

Inquilab” es la palabra urdu que significa revolución.
Zindabad” significa larga vida.
¡India Zindabad!
 
¡Inquilab Zindabad!
Comentarios