Fausto Jarrín: “Urge encargarse primero de la desesperación del pueblo ecuatoriano”

Fausto Jarrín, candidato de la Revolución Ciudadana por la Lista 1 Centro Democrático, analiza las opciones constitucionales para recomponer Ecuador.

Existe un asunto pendiente de resolver en el escenario ecuatoriano. Un punto de inflexión que debe resolverse el próximo 7 de febrero, aunque su resolución no garantiza una paz social que se ausentó del país caribeño hace tres años y medio.

Y no la garantiza porque solo uno de los dos polos que se enfrentan es el que la ha garantizado cuando ha estado en el poder. Precisamente el que ganó las elecciones en 2017 pero le fue arrebatado el poder mediante un golpe de estado en la vicepresidencia, para poder iniciar el desmantelamiento de la institucionalidad del país.

Ello ha desatado desde entonces una persecución que se ha mantenido hasta ahora y que, está impidiendo al polo progresista participar en las elecciones en igualdad de condiciones, de hecho a su principal candidato, Rafael Correa no le han dejado presentarse ni aparecer en los spots publicitarios.

Uno de los principales dirigentes de ese polo progresista que permitiría la resolución del asunto con unas consecuencias de paz social, Fausto Jarrín, ha estado conversando con el analista Andru Llabi en una entrevista en exclusiva para elestado.net.

Lenín Moreno y todos los que junto a él se han encargado de destruir el país, pueden haber sido nuestros compañeros pero dejaron de serlo el 24 de mayo de 2017“, asevera el de la Lista 1, para continuar explicando la situación, “inmediatamente después de eso se transformaron el peones serviles al bloque de poder del Ecuador, que está constituído por los grandes medios de comunicación, la banca y ciertos sectores del empresariado, que además está vinculado con estructuras internacionales de poder“.

Sobre lo que Fausto Jarrín siente por ellos, expresa que “yo no les guardo ya ninguna deferencia ni ningún compañerismo. Ellos tendrán que cargar con lo que la historia les tenga preparado porque ellos han sido parte de este juego miserable de destrucción del país“.

Sobre la posibilidad de iniciar un proceso constituyente para recomponer Ecuador, el dirigente de izquierdas no lo descarta, “considero que podría ser necesario un proceso constituyente“, sin embargo hay otros caminos igualmente válidos, “la Constitución del Ecuador contiene las opciones de reforma constitucional, contiene las opciones de mecanismos constitucionales para modificar ciertos esquemas de la estructura: tenemos el plebiscito, la consulta, el referéndum y tenemos por supuesto la constituyente“, explica.

Al tener en cuenta todas las posibilidades y “dentro de ese marco, la constituyente es la opción más agresiva, si cabe el término, porque supone destruir y volver a construir todo desde cero“, detalla Fausto Jarrín.

A su juicio, “el Ecuador está en ese momento en una situación muy grave de crisis económica y crisis social, por lo que considero que una eventual constituyente no se efectuaría inmediatamente asumido el poder, porque creo que es urgente y necesario encargarse primero de la desesperación, del hambre y de la enfermedad del pueblo ecuatoriano antes de someterle a un proceso que implique nuevamente un proceso electoral“.

En un determinado escenario, Fausto Jarrín sí la apoyaría, pero eso sería en una situación extrema, “si llega a ser absolutamente necesario, creo que es una opción válida, es una opción constitucional pero que inmediatamente asumido el poder no será adecuado, porque el Ecuador está en ruinas, así que primero tenemos que preocuparnos por nuestra gente, luego encontraremos las formas de rehacer la institucionalidad destruida“.

Comentarios