Ecuador: el inicio de la conformación del Frente Neoliberal

Guillermo Lasso, Yaku Pérez y Xavier Hervás dirigidos por EEUU mediante la OEA buscan la unidad de la derecha para enfrentarse a Andrés Arauz.

La “Teoría de las Dos Orillas“, formulada por Julio Anguita, ya fallecido, sostiene que la realidad objetiva, a medida que avanzan los hechos políticos, va situando a cada actor en su lugar, sin que importe la capacidad mediática para generar relatos que manipulen lo que sucede.

En una de las dos orillas se encuentran los poderes fácticos y sus representantes. En Ecuador serían los grandes empresarios y la gran banca, por ejemplo Guillermo Lasso; y sus representantes, como Lenín Moreno. En la otra orilla se encontraría la mayoría social (trabajadores y trabajadoras, mujeres, estudiantes, afrodescendientes…) y sus representantes, como Andrés Arauz y Rafael Correa.

La manipulación mediática había logrado poner en la orilla en la que está el pueblo de Ecuador a Yaku Pérez, tras una operación informativa que puso en blanco su hoja política para que no se viese su pasado de apoyo al extractivismo, ni su retórica imperialista, su aprobación de los golpes de estado contra presidentes progresistas, ni su apoyo al neoliberalismo.

Sin embargo, al ser Yaku Pérez simplemente una pieza en posesión de Estados Unidos, -su organización Pachakutik ha sido financiada por agencias que dependen de la CIA, e incluso durante el recuento de votos la Embajada estadounidense en Ecuador le llamó para asegurarle que pasaría a segunda vuelta-, su acción está guiada por los intereses de la nación del Norte, a la que le conviene que continúen las políticas neoliberales implementadas por Lenín Moreno.

Pese a que Yaku Pérez se muestra como diametralmente opuesto al neoliberalismo, no existen críticas a las políticas de ese signo aplicadas en los últimos años, como sí hay muestras de su alegría cuando presidentes como Evo Morales sufrían un golpe de estado. Una serie de evidencias que ponen a Yaku Pérez en la orilla que le corresponde, al lado de Guillermo Lasso.

En cuanto a sus propuestas mediáticas, Yaku Pérez está más cerca de Andrés Arauz, pero se niega a reunirse con él para buscar acuerdos de cara a la segunda vuelta, tampoco para pactar ciertas medidas de urgencias en la Asamblea Nacional en favor de la mayoría de Ecuador.

El candidato de Pachakutik, al igual que hizo en 2017, ha empezado a regalar a Guillermo Lasso la credibilidad política que le han dado los indígenas y ecosocialistas que integran las bases de Pachakutik y CONAIE. Hoy se reúnen en el CNE para iniciar un acuerdo que sirva como base para revelar dentro de unos días la relación más profunda que existe entre ellos, ya denunciada por Leonidas Iza hace varias semanas.

Como la orilla en la que se ha posicionado Yaku, aún a riesgo de perder gran parte de sus electores en el camino, puesto que tras haberse creído el relato mediático que la oligarquía le ayudó a configurar, no entenderán ahora por qué se alía con el candidato que está más lejos de sus propuestas, representa a la minoría adinerada, el lenguaje y tono empleados no carecen de importancia.

Yaku Pérez es parte de la estrategia de la derecha ecuatoriana, que lo ha aupado para crear un bipartidismo que desplace a Andrés Arauz como representante de la izquierda, para que sea sustituido por Yaku Pérez. Aunque el hecho de unir a los que iban a ser representantes de esa operación política, han decidido seguir adelante con ella, en una muestra de desesperación ante la realidad impuesta por el resultado electoral.

Por ello, el de Pachakutik invoca a una reunión con Guillermo Lasso usando unas palabras que destilan un marcado sentido de estado en el que solo integra a Guillermo Lasso, intentando configurar una realidad en la que él ya haya sustituído a Arauz como representante del campo progresista, y se muestre abierto a dialogar con su máximo adversario político.

Esta primera charla es solo un teatro con el que se intenta ocultar que el final aún no ha sido guionizado. Van a mostrar públicamente que la conformación de ese Frente Neoliberal se ha hecho paso a paso, que la unión no es deseada por ninguno de los dos, pero que el enemigo que tienen enfrente, el correísmo, es lo suficientemente peligroso como para no golpearlo juntos.

Intentarán usar la imagen progresista de Yaku Pérez para desgastar a Andrés Arauz con una lógica muy simple basada en el enunciado “p implica q“: si Yaku Pérez es de izquierdas, sus críticas implican que Andréz Arauz no lo es.

Tras alcanzar hoy un acuerdo en el CNE y reconocer en los próximos días que es Guillermo Lasso el que pasa a segunda vuelta, tras otras reuniones que los vayan acercando cada vez más, el de Pachakutik hará oficial su apoyo al banquero.

Una estrategia para convencer a la mayoría de sus electores de que el Sol sale por la noche, o lo que es lo mismo, que un ecologista apoye a un neoliberal que hace riqueza con la continua explotación de la naturaleza para sostener un consumismo desaforado.