Gobernar para el pueblo y la nacionalización del litio, las condenas de Evo Morales

Bolivia está atravesando una crisis política desde el momento en que Evo Morales Ayma tuvo que dimitir forzosamente a su mandato, porque la vida de su familia y la de él mismo estaban en peligro, así como la amenaza latente de una masacre en las calles contra sus hermanos bolivianos. ¡Que él renunció dicen los fascistas! Claro que renunció, ¡pero porque hubo un golpe de estado con vandalismo mediante el que usurparon la presidencia e incluso incendiaron la vivienda de su hermana!

¿Pero por qué fue derrocado Evo Morales Ayma? Es claro y evidente que detrás de este golpe de estado operarían mafias internacionales, porque estaba nacionalizando la industria del litio, altamente rentable, y planeaba negociar directamente en el mercado internacional en lugar de exportar el producto a precios de gallina enferma a las corporaciones occidentales.

>>Bolivia: la trampa de las elecciones<<

Recordemos que Bolivia tiene las reservas de litio más grandes del mundo y empezó a fabricar autos eléctricos este año. Qué gran noticia, ¿verdad?

Veamos otras de las proezas y logros de Evo en Bolivia que no le perdonan. El analfabetismo pasó del 13.0% al 2.4%, el desempleo de 9.2% a 4.1%, la pobreza moderada del 60.6% al 2.4%, la pobreza extrema del 38.% al 15.2%, y el salario mínimo de US$60 a US$310. El PIB pasó de 9 mil millones a 40 mil millones.

«El golpe de Estado es una conspiración política y económica que viene desde EEUU». Evo Morales, presidente constitucional de Bolivia.

El martes, la senadora boliviana Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia sin el quórum necesario en el Senado, sin que nadie le tomara juramento.

>>Bolivia: la barbie del Titicaca<<

El jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, que el domingo se pronunció militarmente contra Evo Morales y lo presionó para que dimitiera, le impuso la banda presidencial y le entregó el bastón de mando. ¿Eso es democracia? No… ¡eso es golpismo!

El actor Robert de Niro manifestó que, «los golpistas de Bolivia quemaron la bandera Wiphala, símbolo de resistencia indígena. Esto es más que simbólico. Estos grupos violentos y racistas quieren revertir los logros históricos de los pueblos originarios«.

México y países dignos de la OEA, junto a Almagro, debieron ipso facto exigir una comisión de expertos independientes que verifiquen si hubo fraude en Bolivia. Si hubo, se debió sancionar a todos los culpables. Si no existió, tendrían que, inmediatamente, reintegrar a Evo al cargo de presidente constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia.

>>La OEA abre la puerta en Bolivia a la desestabilización y el golpismo<<

Se debería sancionar en primer lugar a Almagro, por haber aceptado la autoproclamación de Áñez y la salida de Evo, así como de todos los responsables, sin excepción, empezando por Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta interina por un militar que le impuso la banda.

ElEstado.Net no tiene por qué compartir todo el contenido de los artículos que se publican en su Sección de Opinión.

Queremos leer tu opinión.