Radiografía musical: Scorpions

La ciudad alemana de Hannover vio nacer a una de las bandas más exitosas de hard rock y heavy metal de todos los tiempos. Los Scorpions han conseguido trascender al gran público y llevan sobre los escenarios alrededor de 50 años. Ahí es nada.

Más allá de sus himnos imperecederos, a los Scorpions hay que concederles el mérito de llegar a todas las partes del mundo desde su Alemania natal. En un terreno en el que prácticamente todas las bandas importantes proceden del Reino Unido, Estados Unidos y otros países de carácter anglosajón, los alemanes han sido capaces de grabar su sello de identidad con letras de oro en la historia de la música.

Orígenes

Scorpions nacen en la localidad alemana de Hannover en 1965, aunque no adoptaron tal nombre hasta 1969, momento en el que se toman en serio su labor musical. La primera formación oficial con material publicado fue la conformada por Klaus Meine (voces), Michael Schenker (guitarras), Rudolf Schenker (guitarras), Lothar Heimberg (bajo) y Wolfgang Dziony (batería). Así llegaría el álbum debut Lonesome Crow en 1972, el cual formaría parte de la BSO de la película alemana Das Kalte Paradies. Fue un tímido comienzo con elementos hard rock, krautrock e influencias progresivas y psicodélicas.

Tras este pequeño paso, Michael Schenker abandona el grupo para formar parte de UFO. Su lugar es ocupado por Uli Jon Roth, un inventivo guitarrista con influencias de Jimi Hendrix. También se van Heimberg y Dziony, reemplazados por Francis Buchholz y Jan Rosenthal respectivamente. Lo primero que publican con la nueva formación es Fly To The Rainbow (1974). En él, el peso de la composición lo llevan Klaus Meine y Rudolf Schenker, aunque Uli también aportaría su granito de arena. El álbum está mucho más pulido que el anterior, pero todavía les quedaría mucho camino por recorrer.

Perfilando el sonido

Los próximos pasos son importantes a la hora de entender la evolución del grupo. Aparece en escena Dieter Dierks, productor que trabajaría con la banda alemana en sus años dorados. Adoptan un sonido más duro y cercano al heavy metal de la época, tal y como se puede comprobar en In Trance (1975), y poco más tarde en Virgin Killer (1976), ambos con polémicas portadas de Michael von Gimbut, en colaboración con Steffan Böhle de la RCA. Tuvieron que ser modificadas. En estos álbumes participa Rudy Lenners, siguiendo con el carrusel de idas y venidas en la formación, en esta caso en el puesto de batería.
En este punto, Scorpions comienzan a tener un fuerte tirón en Japón, comenzando así su expansión de forma lenta pero segura.

El siguiente álbum, Taken by Force (1978)uno de los más creativos e inspirados de esta primera etapa, ya contarían con Herman Rarebell a la batería, mantienen el tirón en Japón, motivo por el cual graban el flamante directo Tokyo Tapes ese mismo añoAntes de mirar hacia adelante, decir que la portada de Taken by Force, también obra de Michael Von Gimbut, sería censurada en diversos mercados. Esto ya no sería una novedad, puesto que sucedería más veces en el futuro.

Adiós Uli, hola Mathias.

El adiós de Uli Jon Roth por desavenencias musicales propició la llegada del guitarrista Mathias Jabs, una figura que hasta el día de hoy permanece ligada al grupo. Con él y con la vuelta efímera de Michael, hermano de Rudolf (con culebrón incluido), dan un nuevo paso adelante al publicar Lovedrive (1979), esta vez bajo el sello Harvest. Hablamos de un disco con el que Scorpions llaman la atención en los Estados Unidos. Su importancia es vital, puesto que la propuesta musical progresa hacia un sonido entre el hard rock y el heavy metal con gran poso melódico y, por momentos, con guitarras más crujientes. Comienzan a aparecer algunas baladas importantes como «Holiday» y «Always Somewhere», a la vez que mantienen su aspereza y contundencia en títulos de la talla de «Another Piece of Meat».

Sin tiempo que perder, al año siguiente y entrando en la década de los 80, publican Animal Magnetismun buen trabajo que no consigue alcanzar la calidad del anterior, pero que a la larga les reportaría un disco de platino en los Estados Unidos. Sí llamaría la atención por su portada, como no podía ser de otra manera. Esta vez diseñada por Storm Thorgerson, del prestigioso grupo de diseño gráfico Hipgnosis, famosos por crear portadas para Pink Floyd, T. Rex, Wishbone Ash, Genesis, UFO, AC/DC y muchos más.

Explosión definitiva

La actividad de los Scorpions en los años 80 crearía grandísimas expectativas y les reportaría éxitos mundiales. El primer trabajo en derribar los muros hacia la popularidad fue Blackout (1982), con el ya citado Dieter Dierks como productor. El artefacto sonoro contenía el single «No One Like You», primer hit a nivel mundial y gran artífice del crecimiento del grupo a todos los niveles. La propuesta musical se volvía más directa, melódica, pero con riffs más metalizados y estructurados.

Curiosamente y durante la grabación, Meine tendría gravísimos problemas con su voz, lo que le habría puesto en serio riesgo de perderla, o bien de obligarle a dejar de cantar. Gracias a una cirugía de gran éxito y a un entrenamiento adecuado, Klaus no solo volvería a cantar, si no que lo haría con un rango vocal incluso superior.

Los días de gloria seguirían para los alemanes con Love At First Sting (1984)un aguijonazo definitivo a la industria musical con el himno «Rock You Like A Hurricane» y la célebre balada «Still Loving You». Con él han conseguido hasta el momento tres discos de platino en los Estados Unidos, dos en Canadá y uno de oro en su Alemania natal.

Siguiendo la inercia, se embarcan en una gran gira que se inmortaliza en el directo World Wide Live (1985)coronando así el momento más equilibrado entre ventas y calidad. A partir de aquí, alguno de los dos factores comenzaría a resentirse. No sería el de ventas ni el de popularidad, por el momento, ya que Savage Amusement (1988)tendría mucho tirón en diferentes listas de todo el mundo, gracias principalmente al single «Rhythm of Love». Sin embargo, el trabajo en sí se quedaría a años luz de lo mostrado en los dos anteriores de estudio.

Crazy World, un nuevo pelotazo y el inicio de la decadencia

En la década de los 90, la situación para los Scorpions se volvería un tanto irregular. No así con Crazy World (1990)álbum con el que darían un nuevo empujón a su popularidad, aquí sí, gracias principalmente a dos baladas: «Wind of Change» y «Send Me An Angel». El resto del disco se mantenía a buen nivel, aunque lejos de sus obras maestras. Sería el primer trabajo en mucho tiempo que no contaría con la producción de Dierks. Esta vez se haría cargo Keith Olsen.
A pesar de la popularidad de los alemanes en aquel momento, no superarían las ventas de Love at First Sting.

Tras tocar el cielo con los dedos, los alemanes iniciarían un período confuso que incluiría, ahora sí, un descenso de popularidad y de calidad de proporciones bíblicas. Con la partida del bajista Buchholz y la llegada de Rieckermann, publicarían discos tan débiles como Face The Heat (1993), Pure Instinct (1996), ya con Kottak en la batería y, principalmente, Eye II Eye (1999), que mostraría la cara más mediocre del grupo. Esa que nunca había aparecido hasta la fecha. Darían por cerrada tal etapa con la grabación de Moment of Glory (2000), una recreación de varias de sus composiciones junto a la Filarmónica de Berlín, y con el desenchufado Acoustica (2001).

Scorpions despegan de nuevo

En 2004, una nueva baja sacude al grupo. Rieckermann deja Scorpions y su lugar lo ocupa el bajista Pawel Maciwoda. Unbreakable aparece en escena tras cinco años sin álbum de estudio con canciones inéditas. Supuso una mejoría con respecto a lo editado en la década de los 90.

Con una formación algo diferente al de la época dorada, con Klaus Meine (voces), Rudolf Schenker (guitarras) y Mathias Jabs (guitarras) como miembros más longevos, más el mencionado Maciwoda (bajo) y James Kottak (batería), aparecerían una serie de discos desde ese momento hasta la actualidad, que si bien no están entre lo mejor de la banda, sí ayudarían a estirar su cartel de leyendas de la música. y a olvidar la travesía por el desierto de la década pasada. Hablamos Humanity: Hour I (2007), Sting In The Tail (2010) y el más reciente Return to Forever (2015)además de un refrito llamado Comeblack (2011) que apareció entre medias. De todos estos álbumes, solamente Humanity: Hour I aportó un enfoque diferente. Fue un trabajo notable para una banda con tanto recorrido en la música.

Legado e influencia

Scorpions han permanecido, normalmente, en la línea que separa el hard rock del heavy metal. Sobre ella o con un pie en uno y en otro lado. Desde ahí han ido moldeando su propuesta con el paso de los años. Entre el gran público se harían famosos por sus baladas y unos cuantos hits memorables pero, no nos equivoquemos, la trayectoria de los alemanes está plagada de grandes canciones y álbumes formidables. Tan destacables por las baladas como por su faceta más dura.

Hasta el momento, y a pesar de que las cifras de ventas no son muy exactas en ningún grupo, se estima que los de Hannover han vendido en total entre 120 y 160 millones de discos, dependiendo de las fuentes consultadas. Y todo esto desde un país que, a priori, está lejos de exportar lo que el Reino Unido o Estados Unidos.

Han influenciado a multitud de bandas de hard rock, glam metal y heavy metal, por lo que estamos ante una de las bandas más importantes de la música en general.

Discografía seleccionada (Top 5)
5. In Trance (RCA; 1975)

Por cronología, estamos ante el primer álbum importante de la banda. Dejaron atrás las influencias psicodélicas y progresivas de los dos primeros trabajos para adentrarse en un hard rock clásico con elementos del heavy metal de la época. In Trance también fue el primero de los trabajos de Scorpions en vérselas con la censura. En la portada original, la mujer mostraba uno de los pechos. En la modificada, el mismo quedaba oscurecido, tal y como podéis ver arriba. Con un Uli Jon Roth cada vez más integrado en la formación, aportando hasta cuatro composiciones, cantando en un par de ellas y enriqueciendo así lo ofrecido por Meine y Rudolf Schenker, la calidad del álbum es incuestionable. Sobresalen cortes como el que da título al disco, la serpenteante «Dark Lady» o la también notable «Robot Man». Gracias a este disco, pudieron tocar por primera vez en Inglaterra.

Canciones destacadas: «Dark Lady», «In Trance», «Life’s Like A River» y «Robot Man».

4. Love At First Sting (Harvest; 1984)

Se podría decir que Love At First Sting es la continuación de lo plasmado en Blackouty no solamente por ser el inmediatamente posterior en el tiempo. La fórmula que funcionó con aquel explosivo álbum, también lo hizo en éste. Aportaron un himno imperecedero como «Rock You Like A Hurricane» y una balada de ensueño de la talla de «Still Loving You», un excepcional arranque con «Bad Boys Running Wild» y un pelotazo llamado «Big City Nights». Sin embargo, a pesar de que el contenido restante es fabuloso, es en las segundas espadas donde Blackout, pistoletazo de salida a una nueva manera de plasmar su música, acaba por destacar todavía más. Love At First Sting es el disco más vendido de los alemanes, pero parte del camino lo abrieron Lovedrive y el mencionado antecesor.

Canciones destacadas: «Bad Boys Running Wild», «Rock You Like A Hurricane», «Big City Nights» y «Still Loving You»:

3. Taken by Force (RCA; 1977)

Taken by Force es, muy probablemente, el mejor álbum de Scorpions en la etapa con Uli Jon Roth. Uli es un inventivo y talentoso guitarrista que, por aquel entonces, encandilaba por su manera de tocar y por sus composiciones aportadas al grupo, junto al tándem formado por Meine y Rudolf Schenker. El álbum tuvo problemas con la censura debido a esta misma portada, pero ello no impidió que el grupo siguiese creciendo en popularidad, principalmente en Japón por aquel entonces. Aquí se puede apreciar una banda más pulida, con menos aristas que en sus obras anteriores, y con un buen gusto por la melodía que ya comenzaba a plasmar lo que vendría en un futuro. Gracias a este disco pudieron grabar el mítico álbum en vivo titulado Tokyo Tapesuno de los más aclamados de la historia del rock. Tal y como le sucede a Queen, los álbumes anteriores a su explosión mundial han sido relegados a un segundo escalón por el gran público. No así por los conocedores de su discografía.

Canciones destacadas: «We’ll Burn The Sky», «The Riot of Your Time», «The Sails of Charon» y «He’s A Woman – She’s A Man».

2. Blackout (Harvest, EMI; 1982)

Lovedrive dio el paso más importante tras mostrar un cambio en el sonido algo diferencial con respecto a anteriores trabajos. Sin embargo, Blackout llevó su propuesta más directa a puestos altos en las listas de ventas con composiciones de muy buena calidad. El álbum contiene el primer hit masivo del grupo, «No One Like You», pero el resto de canciones ayudan a mantener un nivel altísimo. De hecho, la inicial «Blackout» es un puñetazo sonoro absolutamente memorable, al igual que la nerviosa y también potente «Dynamite», mientras que «Can’t Live Without You» tiene madera de himno, aunque se ve eclipsada por los cortes más afamados.  Hay momentos reposados como en «When The Smoke Is Going Down», pero el disco apenas ofrece respiros.

Canciones destacadas: «Blackout», «No One Like You», «Dynamite» y «When The Smoke Is Going Down»:

1. Lovedrive (Harvest, EMI; 1979)

De importancia vital para los alemanes por diferentes motivos. Primero, es el disco que tiene que responderTaken by Force y a la marcha de Uli Jon Roth. Segundo, es el que debe mantener el estatus logrado gracias al directo Tokyo Tapescon el que Scorpions comienzan a adentrarse en los mercados más importantes. Además, inicia la mutación del sonido, en parte gracias a la colaboración de un viejo conocido como Michael Schenker, quien colaboraría en algunos cortes, y también debido a la inclusión de Mathias Jabs como guitarra solista, quien a la postre formaría parte de el line-up más clásico. Curiosamente, Jabs sería apartado por el hecho de que Michael volvió momentáneamente a Scorpions, pero Mathias regresó durante la gira del mismo. Lovedrive es un trabajo variado, con una apertura maravillosa como «Loving You Sunday Morning», un corte demoledor como «Another Piece of Meat», preciosas baladas de la talla de «Always Somewhere» y «Holiday», además de un temazo homónimo excelente. Sin el progreso de Lovedrivesería imposible que llegasen poco más tarde al gran público.

Canciones destacadas: «Loving You Sunday Morning», «Another Piece of Meat», «Always Somewhere» y «Holiday».

 

Redactor cultural en ElEstado.net.

La música corre por mis venas.

Richy Fernández

Redactor cultural en ElEstado.net. La música corre por mis venas.

Queremos leer tu opinión.