Ulrike Meinhoff, la lucha armada contra el sistema

Ulrike Meinhoff nació en Oldenburg el 7 de octubre de 1.934, durante la Alemania nazi. Periodista y escritora. Realizó estudios de pedagogía, sociología y alemán en la Universidad de Marburgo (1.955). Continuó sus estudios de filosofía en la Universidad de Münster (1.957), donde conocería a Manuel Sacristán, con quien se iniciaría en el marxismo.

En ese momento pasó a formar parte del Movimiento de Estudiantes Socialistas (Sozialistischer Deutschen Studentenbund). Seguidamente comenzó su militancia en el Partido Comunista de Alemania.

Posteriormente, y ya como redactora de la revista política Konkret, de línea editorial comunista, se interesó, hasta el punto de implicarse activamente en el Movimiento antinuclear. En 1961 contrajo matrimonio con Klaus Dohl, comunista, con el que tuvo a las gemelas Bettina y Regine (1.962). Ulrike se divorciaría en 1968.

En 1.969  fundó, junto a Andreas Baader, la Raf, fracción del ejército rojo (Rote Armee Fraktion) como único medio, a su parecer, de lucha contra el sistema represor. La RAF estuvo integrada, entre otros, por Ulrike Meinhoff, Andreas Baader, Gudrun Ensslin y Jan Carl Raspe.

Ulrike, al igual que sus camaradas, abogaba por la lucha antifascista y antiimperialista en la Alemania occidental, la RFA (República Federal Alemana).

«Solo podemos ser suprimidos si dejamos de luchar. Las personas que se niegan a abandonar la pelea no pueden ser oprimidas, o ganan o mueren en lugar de perder y morir». Ulrike Meinhoff.

La RFA era una Alemania sumida en el capitalismo que de facto suponía la continuidad del nacionalsocialismo, una Alemania infestada de la herencia nazi. Ulrike se decantó por la lucha armada. Robos a bancos y ataques a todo lo relacionado con el capitalismo occidental.

En 1.972 fue detenida, junto a los demás miembros de la RAF, condenados a prisión en régimen de total aislamiento.

Meinhoff permaneció 238 días en aislamiento total el la cárcel de Stammheim, de los cuatro años que permaneció presa. Durante esos 238 días fue brutalmente torturada, torturada en una socialdemocracia, una socialdemocracia apestada de antiguos militares nazis.

El 9 de abril de 1.976 en una de las visitas que le hacía su hermana, Ulrike le dice:

«Si te dicen que me he suicidado, puedes estar segura de que ha sido un asesinato». Ulrike Meinhoff.

Un mes después Meinhoff apareció ahorcada en su celda. Escondieron rápidamente el cadáver. Ni se tomaron huellas, ni estuvo presente ningún abogado. La autopsia fue realizada por un antiguo miembro de las Waffen SS, el doctor Hans Joachim Mallach.

Un año después otros miembros  de la RAF, también encarcelados, Andreas Baader, Gudrun Ensslin y Jan Carl Raspe, también aparecieron muertos en sus celdas, todos el mismo día, el 18 de octubre de 1977. Se habían disparado. ¿Cómo llegó un arma a sus celdas? ¿Se trató realmente de suicidios o fueron asesinatos de Estado bajo la socialdemocracia alemana?

Siempre estudiando lo que ocurre en el mundo, solo si lo conocemos podremos cambiarlo. Comunista, porque es una causa justa y universalmente humana.
Responsable de Memoria Histórica en @ElEstadoNet.

Esther Corzo

Siempre estudiando lo que ocurre en el mundo, solo si lo conocemos podremos cambiarlo. Comunista, porque es una causa justa y universalmente humana. Responsable de Memoria Histórica en @ElEstadoNet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: