VOX y el Cuento de la Criada

Hasta las pasadas elecciones andaluzas, España no había sucumbido aún a la llegada de la extrema derecha a las instituciones, como ya había sucedido en diversos países de la Unión Europea. Pero VOX entró en el parlamento andaluz y las expectativas auguran que también conseguirán representación en las elecciones generales, municipales y europeas previstas para los próximos meses.

Una de las primeras medidas de VOX en Andalucía ha sido solicitar una relación de nombres de trabajadores de las unidades de valoración integral de violencia de género; una lista de la vergüenza y una caza de brujas en toda regla. Con la consecución del poder gracias al acuerdo firmado con PP y Ciudadanos, VOX ha pasado del discurso de la desinformación y la confusión a los hechos.

>>VOX, fascismo y capitalismo del siglo XXI<<

Esta caza ideológica ha sido la primera constatación de lo que pretende hacer la extrema derecha en nuestro país. El acuerdo firmado con los partidos de la derecha en Andalucía incluía otras medidas ambiguas cuyo desarrollo puede deparar la construcción de Gilead en España, empezando por Andalucía.

  • Sistema de atención a mujeres con embarazos no deseados: el acuerdo incluye facilitar “información veraz, asistencia y alternativas socioeconómicas a mujeres con embarazos no deseados”. ¿Qué significa este punto? ¿Cuál puede ser su posterior desarrollo? ¿Quizás antes no se ofrecía información “veraz” a las mujeres que querían interrumpir su embarazo? ¿La ambigüedad en la redacción de la medida podría llegar a derivar en la eliminación del derecho al aborto de las andaluzas, que forma parte del ideario de Vox? En Gilead, las mujeres no abortan: se roban a los bebés con el beneplácito de las autoridades.
  • Eliminar subvenciones a personas físicas o jurídicas que no cumpla evidentes fines de utilidad pública y social: ¿bajo qué criterios se va a valorar la utilidad pública y social de una entidad? ¿Enmascara este punto la eliminación de cualquier ayuda a organizaciones que luchan por erradicar la violencia machista o de aquéllas que trabajan y ofrecen soporte a las víctimas? Dado que el ideario de Vox no reconoce la violencia de género, es de prever que no considere de “utilidad pública” ninguna asociación relacionada.
  • Implementar un plan integral de apoyo a las familias y crear una nueva Consejería de Familia: ¿en qué tipo de familia pensaban Vox y PP al redactar este acuerdo? ¿Incluye este plan integral a todo tipo de familias? La simple denominación de la consejería evoca tiempos pasados, o futuros en la Gilead española. El gobierno andaluz tendrá que explicar con detalle en qué va a consistir este apoyo a las familias y si las andaluzas van a poder seguir viviendo libremente o van a dividirse en castas para pasar a ser criadas, cocineras o esposas cuidadoras de hijos.
  • Garantizar la coexistencia de la educación pública, privada, concertada y diferenciada y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos: bajo este paraguas educativo disfrazado de “libertad” se esconde una apuesta firme por los colegios que segregan por sexo (mayoritariamente, del Opus) y otra vuelta más al pasado. El supuesto derecho de los padres a “no permitir que sus hijos asistan a formación no reglada si son contrarias a sus convicciones” puede derivar en evitar que los jóvenes andaluces asistan a clases sobre prevención de la violencia de género, por ejemplo; volviendo al mismo punto inicial: la negación sistemática de esta lacra por parte del partido de ultraderecha.

La repetición de mensajes y datos falsos con el fin de desinformar y crear confusión social es una constante en VOX desde su nacimiento. Cuestionan la existencia de la violencia contra las mujeres a través de datos falsos sobre denuncias y maltrato; y las medidas aprobadas en Andalucía son lo suficientemente confusas como para legislar en base a sus falacias.

Los monstruos no se presentan en sociedad como tales, sino con un disfraz de normalidad democrática que atrae en base a la desinformación a colectivos huérfanos de referentes y deseosos de echar la culpa de todo al diferente.

>>El baile de debutantes de VOX en el parlamento andaluz<<

Como en el Cuento de la Criada, no nos vamos a dar cuenta de este retroceso hasta que estemos metidos de lleno. Quieren recortar los derechos de las mujeres desde dentro del sistema, enmascarando el fascismo y los verdaderos propósitos con falacias y discursos fáciles que engañan a parte de una sociedad anestesiada. Sin embargo, el movimiento feminista está más despierto que nunca y debe ser uno de los colectivos que abanderen la lucha contra la extrema derecha en España.

Bendito día. Con su mirada.

Politóloga. Colaboradora de ElEstado.net.

Laura

Politóloga. Colaboradora de ElEstado.net.

Queremos leer tu opinión.