El bluff de Lenín Moreno que involucra a la ONU en evaluación que jamás realizó

El anuncio realizado con toda la pompa el jueves 3 de enero de 2019 por el presidente Lenín Moreno demoró solo pocas horas en desinflarse. Se trata de una supuesta evaluación técnica elaborada, según el mandatario ecuatoriano, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el que se habría detectado el desfalco en cinco obras emblemáticas (por su importancia y envergadura) del gobierno de Rafael Correa (2007-2017).

Las obras a las que hizo referencia son las refinerías de Esmeraldas y del Pacífico, el poliducto Pascuales-Cuenca, la planta de licuefacción Bajo Alto y la terminal marítima de Monteverde en los cuales (siempre según la versión oficial) se pagaron unos $ 4.900 millones, cuando debieron costar la mitad.

El presidente ecuatoriano hizo este anuncio en una cadena nacional, transmitida por la radio y televisión y cuyo contenido fue replicado al día siguiente en primera plana por los medios informativos que, sin beneficio de inventario atribuyeron como cierta la versión del régimen morenista.

He entregado el primer resultado de los convenios internacionales, que hemos firmado con organismos tan respetables, como la ONU, para combatir ese cataclismo en el que sumieron a nuestra Patria querida“, dijo en referencia a la lucha contra la corrupción que supuestamente lleva adelante y cuyos resultados son etéreos.

Lo burdo del asunto consiste en que la Organización de las Naciones Unidas no realiza como tal evaluaciones técnicas, auditorías ni mucho menos investigaciones sobre obras realizadas por ningún gobierno en el mundo.

El organismo diplomático, integrado por 196 países, tiene entre sus funciones: mantener la paz y la seguridad, proteger los derechos humanos, distribuir ayuda humanitaria, promover el desarrollo sostenible y defender el derecho internacional.

Lo que ha pasado entonces es que Lenín Moreno en su permanente guerra contra lo que él llama ahora despectivamente “el correísmo” (a quienes antes ensalzaba como compañeros) lanzó una jugada para apantallar a la tribuna, un bluff, y no dudó en tomarse para ello el nombre de las Naciones Unidas, que no se mete en divergencias políticas internas.

Lo que ha hecho el gobierno de Ecuador es contratar con la asesoría del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) –y a través de la estatal PetroEcuador– a cinco empresas de España, Estados Unidos y Reino Unido para realizar una evaluación técnica a las obras citadas arriba, por el envidiable monto de 3,3 millones de dólares, en plena época de austeridad en el país andino.

La evaluación, en términos generales, consistirá en: analizar el desempeño de los proyectos, verificando si se ciñeron a los términos de referencia, especificaciones técnicas originales, y a los estándares técnicos y financieros internacionales; y determinar la situación actual de los proyectos y, de ser el caso, las medidas que deberán emprenderse para ponerlos en línea con los estándares internacionales, así como la estimación de los correspondientes costos.

La cooperación del PNUD consistirá en la preparación y ejecución del proceso de contratación de empresas internacionales especializadas. Los contenidos -hallazgos, conclusiones y recomendaciones- de los informes de evaluación de los proyectos de hidrocarburos serán de exclusiva responsabilidad de las empresas a ser contratadas y no podrán ser tomados como opiniones del PNUD ni de las Naciones Unidas.

Es decir, no existe informe de la ONU que señale explícitamente corrupción en el gobierno anterior ni algún juicio de valor o interpretación de la evaluación.

ElEstado.net se contactó con Arnauld Peral, coordinador residente de la ONU en Quito, quien respondió que este lunes el representante del PNUD en Ecuador, Nuno Queiroz, ofrecerá una rueda de prensa para aclarar todas las dudas sobre la evaluación técnica contratada por el organismo.

Desde Bélgica, el expresidente Rafael Correa advirtió que el nuevo escándalo anunciado por el gobierno Lenín Moreno se trata de un show para distraer a los ciudadanos sobre otros temas como el alza de los combustibles.

No existe informe de la ONU. Lo que hizo PetroEcuador fue contratar por medio de la ONU a cinco empresas, no sabemos si hubo concurso o fue contratación directa, para que evalúe los respectivos proyectos. No sabemos si hay conflicto de intereses porque si ellos quieren comprar, por ejemplo la Refinería de Esmeraldas, van a decir que está en terrible estado la refinería”, dijo Rafael Correa en un enlace digital a través de Facebook.

En tanto, la bancada legislativa de la Revolución Ciudadana alertó que “los elementos de esta cortina de humo pretenden tapar el paquetazo (medidas de ajuste) y la directa conducción a la senda neoliberal”.

Comentarios