Luisa Maldonado: “Yo no puedo gobernar sola y no soy General para dar órdenes”

Luisa Maldonado llegó a la política luego de 20 años de cooperativismo, de estimular la solidaridad dentro de los barrios más discriminados de Quito. Vive en el sur de la ciudad, fue hija de una portera de escuela, le ha puesto a temblar al actual alcalde, Mauricio Rodas desde la concejalía, cargo en el que se desempeñó por 10 años.

Ahora es la candidata de la Revolución Ciudadana (RC) para la Alcaldía de Quito. Advierte que la deshonestidad habita en algunos lugares que la prensa privada y los políticos de derecha no quieren mirar, el arribismo de Lenín Moreno y la vanidad de los intelectuales que traicionaron la Revolución Ciudadana. Esos que nunca se hicieron uno con el pueblo.

¿Qué se siente ser la figura política que puede salvar al correísmo en Quito?

Es un honor porque el proceso de la RC ha transformado el país. Rafael Correa, sin duda, se jugó por el pueblo y yo soy pueblo. Por eso, reivindico su liderazgo. Entonces, es un honor y una enorme responsabilidad en este momento que hemos vivido tantos golpes, tanta traición, tanta persecución. Pero me entusiasma un montón.

¿Qué lectura tiene de lo que estamos viviendo en este postcorreísmo, en este morenismo que otros lo han calificado como un retroceso?

Es nefasto porque cuando tenemos problemas económicos entre todos vemos cómo ayudar. Pero cuando está, de por medio, el cinismo, el engaño, la traición vemos que hemos retrocedido. Yo lo que veo es a unas élites desesperadas por recuperar sus privilegios, por dominar al pueblo, a través del miedo, de la mentira, aupados por estos medios de comunicación de élite. Por eso, que bueno que haya medios alternativos que puedan decirnos otras versiones de lo que está pasando.

¿Qué errores pudo haber cometido el correísmo que de pronto le está pasando factura?

Uno de los errores es no haber escuchado y no haber creído en las bases. Yo me siento parte de eso. Por eso, hay una satisfacción en las bases que quedamos porque sí se sienten representados por Luisa Maldonado. Hay organizaciones de base, ONGs, gestores deportivos, ambientalistas, mujeres que pueden enriquecer el proceso de la Revolución Ciudadana.

¿Ha logrado poner de manifiesto esto al expresidente Rafael Correa?

Otra cosa que quiero señalar antes de responder esa pregunta. Es haberse rodeado de gente no muy honesta porque ahí están muchos de los asambleístas que traicionaron, pero que nosotros ya teníamos ciertos presentimientos porque en los cambios de actitudes uno puede notar. Ese cortocircuito entre la base y la dirigencia nacional no permitía que lleguen los mensajes de lo que la base está sintiendo. Entonces, ahí es cuando le dije a mi querido presidente. Yo le dije Presidente.

¿Y qué ha dicho el expresidente? ¿qué reacción tuvo?

Yo creo que ahora está curándose las heridas porque lo hirieron. Hirieron su confianza, hirieron su corazón. Si algo hemos podido ver en sus ojos es el inmenso amor que tiene por el pueblo. Lo único que le he podido decir, últimamente, es que confíe en nosotros. Nosotros le vamos a devolver la posibilidad para que termine su tarea con la reconstrucción de la patria.

>>El Ecuador cae con un morenismo deschavetado<<

Yo creo que él ha aprendido, está aprendiendo. Es un hombre brillante. Con todo lo que le ha pasado está totalmente abierto a cambiar, a mejorar esos errores. Pero algo le quiero decir con absoluta certeza. La Revolución Ciudadana (RC) tiene errores como toda obra humana pero no es un error.

Es importante recalcar por qué las élites y las oligarquías quieren hacerle creer eso al pueblo. Y no es así. La RC transformó la patria, sacó a más de 2 millones de ciudadanos de la absoluta pobreza, hizo retornar a los migrantes, mejoró nuestra calidad de vida. Eso no lo perdonan a Rafael. Eso borra todo error. Y aquí seguimos porque creemos en este proyecto.

¿Cuando usted conoció por primera vez a Lenín Moreno, Augusto Barrera, Fander Falconí… ¿Qué impresión le dieron estas personas?

Impresionante. Yo a Augusto lo conozco desde hace muchísimos años. Yo estuve con él en Pachakutik. Siempre hemos sido gente de izquierda. Y Fander siempre ha sido el gran intelectual del proceso, y siempre lo respetamos mucho pero en lo que se han transformado es una cosa increíble.

Pero cuando lo pienso mejor siempre los recuerdo distantes. Personas que siempre se jactaron de ser brillantes. El defecto de ambos fue ser muy creídos, muy prevalidos de lo que ellos eran con unos egos enormes. No se daban cuenta que no solo se necesita conocer sino también sentir. Y Rafael tenía eso.

>>Rafael Correa pone de manifiesto la desesperación del régimen de Lenín Moreno<<

Él no solo que sabía sino que también sentía. Él era muy empático con el pueblo. El intelectual conoce pero no siente, y el pueblo siente pero no conoce. Entonces ahí la generosidad pues de los intelectuales de cómo haces revolución con el pueblo pero no los reemplazas sino que te haces uno con el pueblo. Eso les faltó de largo. Les venció el ego y la vanidad.

¿Y en cuánto a Lenín Moreno?

Nunca antes yo le había tratado sino ya en la RC. Y para nosotros casi casi levitaba. No hablaba nunca. Parecía hombre de paz absoluta. Hoy le desconozco. Él ahora dio a conocer algo que ha estado muy adentro de él. Tengo la sensación que él siempre quiso estar ahí con las grandes élites y los grupos oligárquicos.

Es como que hubiera un sentimiento de arribismo impresionante. Se olvidó del pueblo. Nos usó terriblemente. Él no le pertenece al pueblo. Él no es del pueblo. Es una persona que se olvidó, inclusive, su raíz que tanto hablaba en la campaña que cruzaba el río en la canoa y su papá profesor y no sé qué.

>>Lenín Moreno abandona el barco<<

¡Dónde quedó esa historia! Ahora sus amigos son los dueños de los grandes medios de comunicación, los representantes de grupos económicos. Es donde él se siente feliz. Es impresentable. A mí me da vergüenza porque después de Rafael Correa lo que queríamos es más y no menos.

¿Qué va pasar con la denuncia del incremento de los USD 500 millones en la construcción del Metro?

La Fiscalía no se ha pronunciado. Contraloría no se ha pronunciado. Nosotros hicimos esta denuncia en enero del 2017. Vamos al 2019 y no tenemos nada al respecto. Por eso, nosotros decimos que sí hay un acuerdo ahí Rodas, Moreno y el candidato General (Moncayo).

El General, ¿por qué quiere llegar ahora a la alcaldía? ¿Por qué tiene empleados y ex empleados sirviendo ahí en la Alcaldía de Rodas en EMASEO, Obras Públicas, Movilidad? La ciudadanía debe saber eso. Ahí hay un pacto clarito para dejar en la impunidad lo que este alcalde (Rodas) está haciendo con la ciudad.

>>Ecuador: el pedestal de los mercenarios<<

Por ejemplo: el tema Metro. EMASEO acaba de suscribir un contrato de USD 78 millones entregando toda la parte operativa de EMASEO a un consorcio que no sabe hacer esto, que no sabe recoger basura. Es una consultora y una empresa que elabora repuestos. Duplicando el costo de la operación.

Si llega a la Alcaldía, ¿qué va hacer con los taxis y los nuevos servicios como Uber y Cabify?

Ahí tenemos funcionarios con grillete y altos funcionarios de esta Alcaldía con proceso investigativo también con grilletes. Están ya aprobados en Quito cerca de 13 mil taxis por un famoso estudio, que está pedido que se haga una auditoria por Fiscalía. Es dudoso.

El momento que a usted le dicen son 13 mil los históricos que han brindado el servicio y le ponen un cupo de 8963, está creando el espacio para la corrupción. Esos 13 mil van a pugnar por estar dentro de esos 8963. Hay que hacer un proceso de regularización.

>>Elecciones seccionales en Ecuador: Crónica de un fraude anunciado<<

Pero eso no es todo. Hay una resolución emitida por la administración de Rodas en la que se otorga el permiso para otro grupo de taxis que son como 6ooo. Eso hemos denunciado y está en investigación. Nosotros vamos apoyarles a los compañeros taxistas para que migren hacia las aplicaciones tecnológicas, para que den un buen servicio a la ciudadanía.

Lo negativo de estas plataformas tecnológicas es que precarizan el trabajo. No hay derechos laborales. Les descuentan un porcentaje y cualquiera puede manejar y eso es peligroso.

Su mensaje final para los quiteños

Quito necesita una mujer como alcaldesa. Las mujeres siempre tenemos una visión más amplia, más holística. Somos las mamás que defendemos a nuestros hijos. Así vamos a defender la ciudad de estas élites que se han creído, toda la vida que pueden gobernar. Vamos a gobernar para todos. Con mucha participación ciudadana. Yo vengo del sistema cooperativo. Yo no puedo gobernar sola y no soy general para dar órdenes. A no equivocarse.

Comentarios