Las fuerzas del cambio continuarán gobernando las principales ciudades españolas

Queda apenas una semana para los comicios del 26 de Mayo y los partidos ultiman sus estrategias para captar a los sectores sociales más indecisos. En las últimas elecciones, en muchos ayuntamientos saltó la sorpresa, y sobre todo en Valencia, Madrid y Barcelona, en lo que supuso un giro histórico de lo que venían siendo la composición de los mismos. Se continuaba con el “espíritu del 15M” cuando Barcelona en Comú, Ahora Madrid y Compromís dieron la campanada. 

¿En qué situación se encuentran ahora estos ayuntamientos?

En Barcelona, basándonos en la última encuesta del CIS, que fue la más cerca anduvo en las últimas generales y autonómicas valencianas, la formación Barcelona en Comú repetiría victoria con 10-11 concejales, en la actualidad posee 11, con lo cual se asentaría en su posición.

En la ciudad condal cabe destacar la subida de ERC que pasaría de 5 a 11. Barcelona tiene mucho trabajo por delante, los delitos más graves, por ejemplo, han bajado en gran medida al igual que ha aumentado la seguridad en muchas calles, debido a las restricciones al tráfico, consecuencia del último atentado en agosto de 2017 en la capital catalana. La delincuencia de baja intensidad sigue siendo una preocupación muy palpable en los vecinos de la ciudad, donde los delincuentes reincidentes y los robos con violencia o por descuido serán una de las tareas pendientes del nuevo equipo de gobierno municipal. 

La vivienda social, los narcopisos, y el tranvía son muchas de las acciones en las que la próxima formación deberá abordar prioritariamente. 

Una de las grandes victorias de la alcaldía ha sido la ganada contra los apartamentos turísticos, el equipo de Colau abordó el problema en un inicio con muchísimas dificultades, pero con los últimos datos en la mano, parece ser que se ha puesto en orden la situación de más de 6.000 viviendas ilegales en un mercado totalmente descontrolado y desbordado. 

No cambiamos la costa mediterránea para bajar a la capital del Turia, Valencia, donde, y siempre según el CIS, la formación Compromís pasaría de los 9 actuales a 9-11 concejales. En este caso deberíamos destacar la subida de PSOE que pasaría de los 5 actuales a los 9-11, lo cual daría un empate con la formación de Joan Ribó. En la actualidad el pacte del botanic ya utilizado en la actualidad, tanto en la región como en el ayuntamiento de Valencia podría repetirse, ya que la suma Compromís, PSOE y Podem daría para reeditarlo. 

Estamos entonces, ante otra tendencia basada en la continuidad, en la que los valencianos depositarían su confianza para los próximos cuatro años en el Pacte del Botanic. 

En el cap i casal donde la corrupción y los derroches se habían instalado de forma sistemática en el gobierno, el actual ejecutivo no ha podido evitar tener casos en los que algunos dirigentes de Compromís y PSOE son investigados, situación en la que no se encuentra la formación Podemos, que no tiene ningún investiga ni imputado. 

 La ciudad ha dado un paso adelante en modernidad, el transporte público empieza a funcionar con mucha más frecuencia de noche y madrugadas, y la ciudad se ha convertido en la ciudad española con mejor movilidad por carril bici. La contaminación será uno de los grandes asuntos que deberá abordar prioritariamente en la siguiente legislatura el equipo de gobierno, para lo que ya se barajan las opciones tipo “Madrid central”, acompañado de la regulación de pisos turísticos y contra los abusos de las VTC como Cabify y UBER.

En último lugar viajamos a la capital de España, la formación que capitanea Manuela Carmena, que en las anteriores elecciones sacó 20 concejales, ahora, y en una complicada cruzada de la izuquierda madrileña, que conseguirá que el voto se quede muy diluido, la nueva formación Más Madrid alcanzaría según el CIS entre 21 y 23 concejales. A Madrid en Pie no se le da ningún concejal en estas elecciones, y cabría destacar la entrada de VOX con 2-3 ediles y la subida de PSOE de 9 a 10-11. 

La capital fue una de las grandes imágenes de los ayuntamientos del cambio, gracias a que las prioridades sociales de la formación Ahora Madrid fueron objetivo de muchas críticas por parte de la derecha. La apuesta por la bicicleta, Madrid Central, las remunicipalizaciones y el transporte público han sido las banderas claras de la capital, apostando por la reducción del CO2, siendo Madrid una de las capitales europeas con los índices mas altos de contaminación.

La lucha contra las VTC descontroladas y los pisos turísticos son también uno de los problemas que la formación ha tenido que abordar, al igual que en Barcelona y Valencia, ciudades que se han abierto definitivamente al mundo y a Europa, pero no han podido evitar la entrada de fondos y empresas que especulan con los servicios municipales o de vivienda.

Parece que la grandes ciudades españolas seguirán apostando por el cambio, hay que tener en cuenta la entrada de la ultra derecha en Valencia y Madrid, lugares en los que el PSOE, que repite campaña de voto útil crecen. En todos Unidas Podemos en sus diferentes facciones será fundamental para mantener la continuidad del cambio.

Comentarios