Adiós Carmena. Gracias y hasta siempre

2

Querida, queridísima Carmena, quiero desde aquí transmitirte mi reconocimiento y mi profundo agradecimiento por tu enorme labor, y por haber dejado de manera indeleble tu impronta como alcaldesa de Madrid.

Pensaba yo, en mi ingenuidad, que no me sería dado conocer a otro edil con la altura intelectual y la bonhomía del viejo profesor, y ya ves por donde, creo que en el corazón de muchos madrileños no solo lo has emulado, creo que te podemos felicitar por haberlo incluso sobrepasado.

Gracias.

Y felicitarte y admirarte por tu enorme labor, realizada casi sin esfuerzo, como es inherente a las personas que tienen clase (y tú la tienes), desde los tiempos del malhadado despacho de los abogados laboralistas de Atocha, donde afortunadamente los pistoleros fascistas no pudieron encontrarte, tu encomiable trayectoria por la Judicatura, y tu fantástica labor como alcaldesa.

Lástima que no pudieras repetir, entre otras cosas desde mi punto de vista como consecuencia del miope (o no tan miope) caballo de Troya que alguien te colocó, nuestro ex amigo Errejón, matando a la vez dos pájaros de un tiro. Espero al menos que al que te recomendó la “adquisición” le hayas retirado el saludo. Quizás fue el mismo que el 15M convenció a nuestros cabecillas de que lo más conveniente era diluirse con asambleas por los distintos barrios y las ciudades-dormitorio, en vez de procurar que los concentrados en la Puerta del Sol llegásemos hasta Canillejas por un lado y hasta La Moncloa por el otro. No me extrañaría que fuese el mismo, o algún primo suyo.

Divide y vencerás, que dijo aquel. La sibilina habilidad del capitalismo para mantener el sistema incólume no deja de sorprendernos.

Y como homenaje hacia ti y a tu manera de ser, no se me ocurre nada mejor que compartir con nuestros lectores algunos de los meritorios, artísticos y hermosos carteles que durante tu mandato ha publicado el Ayuntamiento, facilitando la dirección de la pagina y rogándoles hagan caso de las advertencias y recomendaciones del mismo: no utilizar con fines comerciales.

Mucho ojo, atención al aviso, no es para negociar, es simplemente para que podáis gozar de su contemplación o lo uséis para vosotros:

Muchos de los carteles que lucen en las calles de Madrid, ahora pueden hacerlo en tu casa o en tu oficina. Este es un repositorio de la cartelería municipal, un espacio para que recorras parte de la historia de Madrid y puedas descargarla, imprimirla, conservarla o compartirla. Recuerda que, para respetar los derechos de autoría puedes copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato, debidamente atribuida, pero no puedes transformarlo ni usarlo con objetivos comerciales.”

Que los disfrutéis.

Comentarios