Análisis de los argumentos electorales de Unidas Podemos

A no ser que se produzca un hecho tan inesperado como difícil -no imposible-, España acudirá a las urnas en otoño otra vez. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos (UP) no han sido capaces de ponerse de acuerdo en la última reunión sostenida hace unas horas.

Ambas formaciones políticas han acudido pensando más en sus intereses internos que en los de los ciudadanos. Pedro Sánchez espera mantener la línea ascendente iniciada en el anterior ciclo electoral para lograr más escaños en detrimento de UP, y así cumplir con las exigencias impuestas por la máxima dirigente del Banco Santander, entidad financiera de la que depende económicamente el PSOE.

Por su parte Pablo Iglesias necesitaba entrar en el gobierno para repartir cargos entre los cuadros de Podemos que se han quedado fuera de las instituciones, por un continuo descenso del apoyo hacia la formación morada en las urnas. De esta manera podría haber calmado las aguas internas, agitadas por una crisis interna no resuelta a causa del interminable ciclo electoral.

El último hecho ha sido una última propuesta de Pablo Iglesias al secretario general del PSOE para sostener una reunión que salvase la situación. Un gesto electoral de cara a la galería con el que el de Podemos ha dejado en una mala posición a Pedro Sánchez, que no ha sabido responder más que con una negativa que lo expone ante la opinión pública como el culpable de la repetición electoral que puede llegar.

Gobierno de coalición como garantía
  • Argumento de UP: Pablo Iglesias expresó en cada una de sus declaraciones sobre las negociaciones con el PSOE, que Unidas Podemos quería gobierno de coalición sí o sí. Según el líder de la coalición de izquierdas, entrar el el gobierno de Pedro Sánchez era la única manera de garantizar que los acuerdos firmados se llevasen a cabo.
  • Hechos: UP se ha enfocado tanto en esta opción por diferentes motivos: uno de surge a causa de constatar que los mecanismos puestos en marcha tras la firma de los PGE2019 no sirvieron para garantizar el cumplimiento de las medidas acordadas. Por otro lado la experiencia de Izquierda Unida (IU), una de las fuerzas principales de UP, con las alianzas junto al PSOE señalan que el partido que hoy lidera Pedro Sánchez no suele cumplir lo prometido, y si lo hace es para apropiarse de las medidas propuestas por sus aliados. Sin embargo existe otro motivo; la necesidad de Pablo Iglesias de contentar a sus cuadros políticos que no están en las instituciones por la sucesiva caída en votos durante los ciclos electorales desde 2.015. El líder de Podemos necesita cargos que repartir para calmar los agitados ánimos en lo interno de la formación morada.
  • Credibilidad: Alta. Pero irá bajando a medida que el emporio mediático del Régimen del 78 se ponga en marcha para apoyar a las cuatro fuerzas que lo representan, tal como hizo en los pasados meses de marzo, abril, mayo y junio, como demostró ElEstado.Net en un análisis informativo.
Unidas Podemos se ha esforzado por el acuerdo

Argumento de UP: Frente a lo expresado por el PSOE, la unidad de la izquierda alternativa sostiene que ha sido ella la que más ha apostado por el acuerdo, dando pasos, constatables más allá de declaraciones, hacia la consecución de un acuerdo que no solo podría haber evitado elecciones, sino también una nueva posibilidad de que la alianza del PP, Cs y VOX llegue al poder ejecutivo.
Hechos: UP ha ido moderando sus reclamaciones programáticas a medida que el PSOE ha ido escorándose a la derecha. Además fue capaz de consentir apartar a su líder, y por lo tanto, perder mucha visibilidad política, al asumir el veto injustificado de Pedro Sánchez. Se mantuvo en los diálogos pese a los desplantes del PSOE que durante las mismas no solo presentó propuestas que infrarrepresentaban a la izquierda, sino que pidió en varias ocasiones al PP y a Cs que se abstuvieran para no tener que pactar con los de Pablo Iglesias. Por último, UP acudió sin líneas rojas a la última reunión, y tras no lograr un acuerdo en ella, volvió a tenderle la mano al PSOE, que la rechazó.
Credibilidad: Alta.

UP como “Pepito Grillo”

Argumento de UP: Sin Unidas Podemos en el gobierno, el PSOE actuará como lo ha hecho anteriormente, conjuntando una política neoliberal con un discurso social. Así se han expresado los líderes de la coalición progresista, que han visto cómo el argumento supone una espada de doble filo, porque por un lado justifica todavía más su insistencia en entrar en el gobierno de Sánchez, pero por el otro se proyectan ante la sociedad como el socio minoritario que simplemente desempeña un papel menor de conciencia del PSOE, lo que asienta en la realidad electoral el argumento del voto útil que favorece al PSOE de la misma manera y con igual intensidad que perjudica a UP.
Hechos: Los gobiernos municipales liderados por las fuerzas aliadas de UP han demostrado con hechos ese argumento.
Credibilidad: Alta.

Unidad frente a la derecha

Argumento de UP: Las fuerzas del campo progresista deben unirse para impedir a la derecha (PP, Cs y VOX) llegar al poder. Con este argumento Unidas Podemos interpela socialmente al PSOE para obligarlo a posicionarse en favor de una alianza institucional. Sin embargo, pese a que logró que Pedro Sánchez se posicionase de esa manera en el anterior ciclo electoral, solo lo hizo para hacerse con varios millones de votos de UP, cosa que consiguió, para una vez tenerlos olvidarse de la promesa electoral. UP se ha visto dañada por emplear esta idea-fuerza, porque al volver a situar al PSOE en la izquierda, tras haberlo identificado como parte de la “casta” del Régimen del 78, no solo perdió la oportunidad de hacer daño a los de Pedro Sánchez evidenciando que no derogó las reformas laborales ni la Ley Mordaza, ni el artículo 135, sino que el regreso del Partido Socialista al campo progresista supone el reencuentro con millones de sus votantes que se fueron a UP precisamente porque el PSOE dejó de representarles al girar hacia posiciones neoliberales que beneficiaban a los de arriba. Que el propio Pablo Iglesias haya refrendado a su máximo competidor electoral como progresista, ha provocado que la actitud conservadora de muchos votantes lo abandonen para volver a su zona de confort.
Hechos: La unidad de la izquierda subió el salario mínimo y mejoró ligeramente algunas condiciones de los trabajadores, pero no tocó los pilares económicos ni sociales, explotadores los primeros y represores los segundos, que los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP han ido asentado en España, cuyas máximas expresiones actuales son la reforma del artículo 135, las dos últimas reformas laborales y la Ley Mordaza.
Credibilidad: Baja.

Comentarios