Pese al cambio del decreto 883, Lenín Moreno debe renunciar y convocar elecciones

El presidente de Ecuador Lenín Moreno habla con lengua de serpiente. Como cantaban los grandísimos artistas Javier Krahe y Joaquín Sabina “hombre blanco hablar con lengua de serpiente“.

El líder del ejecutivo ecuatoriano, Lenín Moreno, ha hecho de su gestión política una continua manipulación, y esta noche una vez más lo ha demostrado tratando de engañar a los líderes indígenas.

El mandatario se comprometió a derogar el decreto 883 de los combustibles para luego desdecirse y anunciar que se modificaría o haría otro. La exigencia de los manifestantes era la derogación y volver a los precios anteriores de las manifestaciones. De manera inmediata, posibilidad que se ha esfumado.

Se anunció que una comisión elaborará otro decreto que sustituya al 883.  Esta maniobra no es más que un maquiavelismo más del presidente de Ecuador, y mientras la población celebra un triunfo que no se ha producido, la maquinaria policial y judicial trata de acabar con el correísmo: se allana ilegalmente la casa de Virgilio Hernández, secretario general de Compromiso Social, se allana ilegalmente la sede de Compromiso Social, y varios asambleístas y sus familias se suman a la actuación de Gabriela Rivadeneira de recibir protección del gobierno de México. Esto es una persecución política que sigue produciéndose a pesar de la desmovilización social.

En la opinión de este cronista no se están teniendo en cuenta los asesinatos y la fuerza excesiva utilizada ni el factor de la gestión que ha hecho Lenín Moreno de las instituciones del Estado, y eso también tendría que ser el motivo de negociación.

Es decir, creo que se debería exigir la derogación del decreto 883 y una convocatoria de elecciones tutelada por organismos internacionales junto con la dimidion de la ministra María Paula Romo y del Ministro Raúl Oswaldo Jarrín Román.

Ecuatorianos, no debe de ser solo una cuestión económica sino también una cuestión de dignidad, Lenín Moreno no debe representales. Tiene las manos muy sucias.

ElEstado.Net no tiene por qué compartir todo el contenido de los artículos publicados en su Sección de Opinión.
Comentarios